A TO­DA MÁ­QUI­NA (DE ES­CRI­BIR)

Más por más - - EXCÉNTRICA - POR TA­MA­RA DE AN­DA (@pla­que­ta)

El lo­cal se ha ido lle­nan­do de ca­jas fuer­tes de to­dos ta­ma­ños, el nue­vo gi­ro que es­te ne­go­cio ha te­ni­do que adop­tar an­te la de­caí­da del ori­gi­nal, que so­bre­vi­ve al fon­do del es­pa­cio: ven­ta y re­pa­ra­ción de má­qui­nas de es­cri­bir. Los tres ex­per­tos que aquí tra­ba­jan apren­die­ron el ofi­cio ha­ce más de 30 años, en es­ta mis­ma zo­na, que en aquel en­ton­ces es­ta­ba lle­na de ta­lle­res que se de­di­ca­ban a lo mis­mo. Ni se ima­gi­na­ban que las compu­tado­ras des­pla­za­rían es­tos apa­ra­tos que al­gu­na vez fue­ron in­dis­pen­sa­bles y has­ta sím­bo­lo de es­ta­tus.

Al­gu­nos de sus clien­tes son, ob­via­men­te, ofi­ci­nas de go­bierno afe­rra­das a es­ta tec­no­lo­gía que ya po­dría es­tar en un mu­seo (y que, sea­mos ho­nes­tos, a ve­ces uti­li­zan pa­ra tor­tu­rar a los ciu­da­da­nos que ha­ce­mos trá­mi­tes). Tam­bién hay al­gu­nas es­cue­las se­cun­da­rias que aún im­par­ten el ta­ller de me­ca­no­gra­fía y cu­yas pro­fe­so­ras des­con­fían de los te­cla­dos de las compu­tado­ras, qui­zá por­que no son for­ja­do­res de ca­rác­ter (otra vez el sa­dis­mo). Sin em­bar­go, el gre­mio que los man­tie­ne vi­vos es, por mu­cho, el de los mé­di­cos. Cuan­do son es­tu­dian­tes, es­cri­ben los in­for­mes de su re­si­den­cia con má­qui­na de es­cri­bir, por­que su le­tra es es­pan­to­sa e ile­gi­ble. Di­cen que tam­bién son ma­lo­ras en­tre ellos, que des­com­po­nen a pro­pó­si­to las má­qui­nas de sus com­pa­ñe­ros, que se ro­ban las te­clas e in­clu­so las ti­ran al pi­so no­más por mo­les­tar. Por eso, ca­da cier­to tiem­po las traen a ser­vi­cio. Y en los con­sul­to­rios, al­gu­nos pre­fie­ren ela­bo­rar así las re­ce­tas, tam­bién pa­ra pre­ve­nir que sus pa­tas de ara­ña cau­sen al­gu­na con­fu­sión fa­tal en la far­ma­cia.

Cu­rio­sa­men­te, en Na­vi­dad suben las ven­tas por­que re­sul­ta que los ni­ños, im­pre­sio­na­dos an­te esa tec­no­lo­gía ob­so­le­ta pe­ro fas­ci­nan­te, le pi­den a San­to­clós una má­qui­na de es­cri­bir.

Ah, y por su­pues­to es­tán los es­cri­to­res, quie­nes sien­ten que no se ins­pi­ran sin el “ta­ca ta­ca ta­ca” de las te­clas y el gol­pe­teo con­tra el pa­pel mien­tras be­ben güis­qui. Ya que les sal­ga al­go chi­do, pues quién sa­be, pe­ro ellos se sien­ten so­ña­dos.

No ti­res ni de­jes arrum­ba­da tu má­qui­na de es­cri­bir, por­que aun­que sea en nom­bre de la nos­tal­gia, aquí po­drían dar­le un se­gun­do ai­re.

Ser­vi­cio Uni­ver­sal Mon­te­ro es­tá en Allen­de 22, lo­cal 1, en el Cen­tro His­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.