LA BE­LLE­ZA DE LO CO­TI­DIANO

Más por más - - NUMERALIA - FER­NAN­DO HER­NÁN­DEZ URÍAS @fhu­rias1 EDI­TOR PRINT DE MÁSPORMÁS

En po­co más de un año, la jo­ven editorial que­re­ta­na Gris Tor­men­ta ha pu­bli­ca­do cua­tro tí­tu­los que va­len mu­cho la pe­na. Uno de ellos es Lo in­fra­or­di­na­rio, un vo­lu­men que es­tá ins­pi­ra­do en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “¿Apro­xi­ma­cio­nes a qué?”, fir­ma­do por el fran­cés Geor­ges Pe­rec en 1973 y pu­bli­ca­do por la re­vis­ta Cau­se com­mu­ne, mis­mo que aho­ra sir­ve co­mo pre­tex­to pa­ra re­unir 16 en­sa­yos breves de au­to­res ibe­roa­me­ri­ca­nos con­tem­po­rá­neos.

En su tex­to, el au­tor de La vi­da instrucciones de uso cues­tio­na la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar por es­cri­to y dar­le es­pa­cio a lo ha­bi­tual, a lo co­ti­diano, al día a día, con la fi­na­li­dad de re­co­brar el asom­bro. “Los dia­rios [re­fi­rién­do­se a los pe­rió­di­cos] ha­blan de to­do, sal­vo de lo dia­rio. Los dia­rios me aburren, no me en­se­ñan na­da; lo que cuen­tan no me con­cier­ne, no me in­te­rro­ga, y ade­más no res­pon­de a las preguntas que plan­teo o que me qui­sie­ra plan­tear”, di­ce Pe­rec.

Nos han he­cho creer (y có­mo no, si nos lo re­pi­ten cons­tan­te­men­te en la pu­bli­ci­dad) que la vi­da no va­le na­da si no es­tá lle­na de emo­cio­nes fuer­tes, de via­jes exó­ti­cos; que la am­bi­ción es un va­lor y que hay que es­tar cons­tan­te­men­te in­sa­tis­fe­cho. Pa­sa­mos el día pe­ga­dos a una pan­ta­lla y así de­ja­mos de apre­ciar la be­lle­za de lo co­ti­diano.

En­tre los 16 es­cri­to­res se­lec­cio­na­dos pa­ra par­ti­ci­par en es­ta an­to­lo­gía es­tá Juan Vi­llo­ro, quien se pre­gun­ta por qué exis­ten las pe­la­di­llas; Bren­da Lo­zano, quien re­pa­sa la his­to­ria de Nue­va York du­ran­te el si­glo XX a par­tir de los ob­je­tos que car­ga en su bol­sa; Juan Pa­blo Vi­lla­lo­bos, quien re­pa­sa su cum­plea­ños nú­me­ro 45 de for­ma pa­ra­noi­ca y Ga­brie­la Yba­rra, quien ex­pli­ca có­mo ha ido reapren­dien­do a vi­vir a la­do de su hi­jo de seis me­ses.

Lo in­fra­or­di­na­rio es una lla­ma­da de aten­ción a abrir los ojos y pres­tar aten­ción a aque­llo que, por es­tar ya tan asi­mi­la­do, pue­de lle­gar a con­fun­dir­se con el pai­sa­je. Fi­jar­se en aque­llo que es­tá to­dos los días con no­so­tros, in­te­rro­gar to­do aque­llo que es­tá a nues­tro al­re­de­dor, ver lo ex­tra­or­di­na­rio en lo or­di­na­rio. Ta­reas, to­das, ex­tre­ma­da­men­te com­pli­ca­das en es­tos tiem­pos de tan­tas dis­trac­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.