NA­DAR CON­TRA CO­RRIEN­TE

BABASÓNICOS PRE­SEN­TA EN LA CIU­DAD SU NUE­VO DIS­CO. HA­BLA­MOS CON ELLOS SO­BRE SU VISITA Y SU VI­SIÓN DE LA IN­DUS­TRIA MU­SI­CAL AC­TUAL.

Más por más - - PRIMERA PÁGINA - POR DA­NIE­LA BA­RRAN­CO (@dan­ni­sit) | FO­TO: LU­LÚ URDAPILLETA (@lu­lur­da­pi­lle­ta)

Mu­chos los co­no­cie­ron a prin­ci­pios de los 90 con “D-ge­ne­ra­ción”, el pri­mer gran éxi­to de los Babasónicos y que es par­te de Pas­to, su dis­co de­but, en el que in­clu­so par­ti­ci­pa­ron Gus­ta­vo Ce­ra­ti y Da­niel Me­le­ro. Más tar­de, en la dé­ca­da de los 2000, ga­na­ron a los jó­ve­nes que na­cie­ron al mis­mo tiem­po que la ban­da gra­cias a Jes­si­co, su ter­cer dis­co, y a In­fa­me —có­mo ol­vi­dar que en el ca­nal 28 pa­sa­ban fre­cuen­te­men­te el vi­deo de “Pu­ti­ta”.

A 27 años de to­do eso, Adrián Dár­ge­los, Die­go Ro­drí­guez, Die­go Tu­ñón, Ma­riano Do­mín­guez y Die­go Cas­te­lla­nos es­tán de re­gre­so con mú­si­ca nue­va. Se tra­ta de Dis­cu­ti­ble, el nue­vo ál­bum de Babasónicos, que pre­sen­ta­rán es­te do­min­go 9 de di­ciem­bre en el Pepsi Cen­ter WTC, ade­más de que tam­bién son par­te del car­tel del Festival Ca­tri­na, en Cho­lu­la, Pue­bla, el día an­te­rior.

Aun­que la ban­da ar­gen­ti­na es clien­te fre­cuen­te no so­lo de la Ciu­dad de Mé­xi­co, sino de otros es­ta­dos del país, pro­me­te un con­cier­to di­fe­ren­te con un setlist con­for­ma­do por can­cio­nes que no han to­ca­do en mu­cho tiem­po, nue­vas ver­sio­nes y, por su­pues­to, los te­mas nue­vos. “Nos gus­ta ge­ne­rar hip­no­sis en los con­cier­tos”, di­ce Die­go “Uma” Ro­drí­guez.

Y es que al mo­men­to de ha­cer un dis­co o pla­near un con­cier­to, la ban­da pien­sa en to­das las si­tua­cio­nes. “En un prin­ci­pio que­re­mos rom­per ba­rre­ras ar­tís­ti­cas, o sea, tra­tar de sur­car lu­ga­res a los que no he­mos lle­ga­do y des­pués ge­ne­rar shows com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes, con pre­sen­cia de caos, de con­tras­tes, y gran par­te de eso se ve­rá en el Pepsi Cen­ter”, di­ce Uma.

Babasónicos es una ban­da que sa­le con­ti­nua­men­te de gi­ra. De he­cho, los úl­ti­mos dis­cos que ha sa­ca­do son com­pi­la­to­rios, el úl­ti­mo con mú­si­ca nue­va fue Ro­man­ti­sís­mi­co en 2013. La de­ci­sión de lan­zar dis­cos com­pi­la­to­rios no fue ini­cia­ti­va del gru­po. De acuer­do con Die­go, les pro­pu­sie­ron ha­cer una re­vi­sión de la mú­si­ca que han he­cho, co­sa a la que se opu­sie­ron en un prin­ci­pio. Sin em­bar­go, fi­nal­men­te de­ci­die­ron se­guir el pro­yec­to por­que tu­vie­ron la li­ber­tad de ha­cer lo que qui­sie­ran. Es­te pe­rio­do fue “mu­cho tra­ba­jo de en­sa­yar”, cuen­ta Ma­riano.

¿QUÉ HAY DE DIS­CU­TI­BLE?

Es­te nue­vo dis­co sa­lió a fi­na­les de oc­tu­bre y tie­ne 10 can­cio­nes nue­vas, to­das con le­tras que pue­den lle­gar a ser po­lé­mi­cas. El pri­mer sen­ci­llo es “La pre­gun­ta”, can­ción que de he­cho fue par­te de las pro­tes­tas a fa­vor del abor­to en Ar­gen­ti­na sin que Babasónicos tu­vie­ran na­da que ver. “La gen­te se apro­pia de los te­mas”, ex­pli­can. “Las can­cio­nes es­tán he­chas pa­ra eso”.

Dis­cu­ti­ble es un ál­bum con can­cio­nes que la gen­te se pue­de apro­piar “y po­ner­las a la cau­sa que quie­ran”, ex­pli­ca Die­go. Por otro la­do, pa­ra Ma­riano, es­te tra­ba­jo es la con­tra­par­te de otros gé­ne­ros mu­si­ca­les, co­mo el re­gue­tón, “que no tie­ne poe­sía ni es obra de au­tor”. Se­gún los in­te­gran­tes de la ban­da, es­ta­mos en tiem­pos en los que la mú­si­ca co­mer­cial do­mi­na la in­dus­tria.

En es­te sen­ti­do, Dis­cu­ti­ble es un dis­co que pue­de ser eso mis­mo, tan­to en el sen­ti­do lí­ri­co o mu­si­cal; son le­tras que van más allá de un co­men­ta­rio y que bus­can ge­ne­rar una dis­cu­sión, lo que —a de­cir de Die­go— siem­pre ha bus­ca­do la mú­si­ca de Babasónicos.

Tam­bién es una pro­vo­ca­ción. O eso ex­pli­ca Ma­riano: “Pa­ra mí, to­da la par­te lin­güís­ti­ca de la mú­si­ca tie­ne que ver con eso, con ge­ne­rar dis­pa­ra­do­res. So­mos una ban­da que no ha­bla li­te­ral­men­te de si­tua­cio­nes, sino que tra­ta de po­ner poe­sía y ca­da uno pue­de in­ter­pre­tar lo que quie­ra”.

MÚ­SI­CA DE AU­TOR VS LA MÚ­SI­CA UR­BA­NA

Pa­ra na­die es un se­cre­to que el re­gue­tón es­tá en to­das las lis­tas de po­pu­la­ri­dad de dis­tin­tas pla­ta­for­mas, me­dios y de di­fe­ren­tes paí­ses; es­te gé­ne­ro, jun­to con el hip hop, es lo que es­tá es­cu­chan­do la gen­te. Ar­tis­tas co­mo J Bal­vin, Dra­ke, Post Ma­lo­ne y Ozu­na sue­nan en to­dos la­dos. Sin em­bar­go, Babasónicos quie­ren ir con­tra la co­rrien­te.

“En­tien­do que eso es lo que tam­bién es­cu­cha la gen­te, pe­ro vos po­dés te­ner la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar la mú­si­ca de una ma­ne­ra u otra. Eso no es obra de au­tor, son fór­mu­las de la in­dus­tria. El arte tras­cien­de épo­cas y la ba­su­ra siem­pre exis­tió”, di­ce Ma­riano, quien tam­bién cuen­ta que hay mú­si­ca que no ha­ce a la gen­te pen­sar, a di­fe­ren­cia de la mú­si­ca de au­tor, la cual, des­de su pers­pec­ti­va, tie­ne más pro­fun­di­dad, pro­vo­ca otro ti­po de co­sas y es con­tra­cul­tu­ra.

Eso no qui­ta que Babasónicos sean una ban­da co­mer­cial. Tam­bién ofre­cen con­fe­ren­cias de pren­sa y sus dis­cos sa­len ba­jo una mul­ti­na­cio­nal. Sin em­bar­go, di­ce Die­go, es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar en­tre la mú­si­ca he­cha por au­to­res y el res­to de la ma­qui­na­ria in­dus­trial.

A pe­sar de que pa­re­cie­ra que el rock es­tá muer­to —in­clu­so así lo afir­ma Die­go— y de que las per­so­nas es­cu­chan y con­su­men otro ti­po de mú­si­ca, Babasónicos si­gue en el gus­to de una bue­na par­te del pú­bli­co. Eso lo atri­bu­yen a que tie­nen una au­dien­cia muy va­ria­da y de di­fe­ren­tes eda­des.

“Hay fans que nos aban­do­na­ron en el ca­mino, y fans jó­ve­nes que pue­den en­con­trar­nos por­que es­cu­cha­ron una can­ción en la ra­dio y di­cen ‘es­to qué es’ y nos re­vi­san. Tie­ne que ver con eso, los jó­ve­nes cu­rio­sos siem­pre tie­nen al­go que des­cu­brir”, con­clu­ye Die­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.