EN ES­TA ME­SA NO HAY DESABASTO

Más por más - - APPS - CHILANGO MAR­GOT CAS­TA­ÑE­DA @march­cas­ta­ne­da EDITORA DE GAS­TRO­NO­MÍA

Die­ta abs­te­mia. Die­ta opre­so­ra, enemi­ga de los car­bohi­dra­tos, las gra­sas y los vi­nos del jue­ves en la no­che: te odio. Me­dios, nu­trió­lo­gos, ami­gos ve­ga­nos y cul­pas re­za­gan­tes me di­cen que de­je de co­mer cier­tos gru­pos de ali­men­tos. No way.

La ra­zón por la que to­das las die­tas prohi­bi­ti­vas —de Año Nue­vo o cual­quier épo­ca— fra­ca­san es por­que quie­ren cam­biar­nos de un día pa­ra otro. Peor: nos con­ven­cen de coar­tar nues­tra pro­pia li­ber­tad, de au­to­im­po­ner­nos un desabasto de co­mi­das ri­cas —y fe­li­ci­da­des pe­que­ñi­tas—. Wrooong.

Me hi­per­nie­go a ser la ma­mo­na del gru­po que di­ce co­sas co­mo “lle­va­ré mi pro­pia ce­na, es­toy en ce­ro carbs”. Eli­jo, me­jor, la fi­lo­so­fía de Mi­chael Po­llan: “Co­me co­mi­da”. Y en co­mi­da en­tran to­dos los gru­pos de ali­men­tos, in­clu­so el vi­ni­to de los jue­ves tan ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner­me cuer­da.

En In De­fen­se of Food, su bes­tse­ller pu­bli­ca­do en 2008, el es­cri­tor de­cre­tó su aho­ra fa­mo­so ma­ni­fies­to: Eat food. Not too much. Mostly plants (Co­me co­mi­da. No de­ma­sia­da. En su ma­yo­ría plan­tas). Me gus­ta. Sí, le en­tro.

Lo que me en­can­ta es su uso del tér­mino health­yish: al­go así co­mo “me­dio sa­lu­da­ble”. O sea, un sa­lu­da­ble buena on­da, in­clu­yen­te, fle­xi­ble, que me de­ja co­mer­me una ham­bur­gue­sa con pa­pas fri­tas uno que otro día; no el ti­rá­ni­co y ab­so­lu­tis­ta que me quie­re man­dar al in­fierno no­más por mi­rar de reojo el McDo­nald’s que me que­da de ca­mino.

Di­ga­mos que healthy-ish es el “acá­ba­te las ver­du­ras y des­pués pue­des co­mer ga­lle­tas” que nos de­cían las ma­dres en nues­tra in­fan­cia. O sea: co­me de to­do, pe­ro de for­ma in­te­li­gen­te (con con­cien­cia de la ca­li­dad y la can­ti­dad). Que el desabasto no sea de sen­sa­tez.

Lo sien­to, ten­den­cias ali­men­ta­rias fas­cis­tas, no me voy a sen­tir mal por ser om­ní­vo­ra, ni por mis vi­nos de los jue­ves ni por ser lo su­fi­cien­te­men­te fe­liz co­mo pa­ra no prohi­bir­me pe­que­ñas fe­li­ci­da­des. El as­ce­tis­mo no es lo mío (por aho­ra). To­do con mo­de­ra­ción, ami­gos, in­clu­so la mo­de­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.