ÍDOLO FUE­RA DEL RING

Más por más - - EXCÉNTRICA - POR TA­MA­RA DE AN­DA (@pla­que­ta)

A pe­sar de que la es­ta­ción de Me­tro que lle­va su nom­bre tie­ne co­mo sím­bo­lo un guan­te de box y que aún apa­re­cen es­po­rá­di­ca­men­te re­por­ta­jes so­bre el de­por­te en el Ba­rrio Bra­vo, la fa­ma de Te­pi­to co­mo la zo­na co­mer­cial don­de se con­si­gue “de to­do” (le­gal o ile­gal) ya re­ba­só su no­to­rie­dad pu­gi­lís­ti­ca.

Sin em­bar­go, co­mo pa­ra que no se le ol­vi­de a na­die que de aquí sur­gie­ron gran­des le­yen­das del ring y que la dis­ci­pli­na to­da­vía se prac­ti­ca, a las ori­llas del ba­rrio hay una es­ta­tua que es­tá cum­plien­do 30 años. El mo­nu­men­to al bo­xea­dor fue co­lo­ca­do aquí en 1988 por el Con­se­jo Na­cio­nal de Bo­xeo y las au­to­ri­da­des lo­ca­les. Es una obra de Ma­rio Ren­dón, egre­sa­do de la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas de la UNAM. Es­te chilango na­ció en 1941 y cre­ció vi­si­tan­do la Are­na Co­li­seo, don­de ha­bía fun­cio­nes de box y lu­cha li­bre (¡y has­ta la fe­cha!). Qui­zá por eso le sa­lió tan chi­do el atle­ta, en po­si­ción triun­fal, apun­tan­do el guan­te ha­cia el fir­ma­men­to.

Cu­rio­sa­men­te, des­pués de es­ta asig­na­ción, a Ren­dón le han caí­do otras dos cham­bas ha­cien­do es­cul­tu­ras de bo­xea­do­res. En 1996 se le­van­tó la de Car­los Mon­zón en San­ta Fe, Ar­gen­ti­na, una obra fuer­te­men­te cri­ti­ca­da por­que el ti­po era un fe­mi­ni­ci­da. Y en 2012 se inau­gu­ró la efi­gie de Rocky Mar­ciano en Brock­ton, Mas­sa­chu­setts, en Es­ta­dos Uni­dos; és­ta la reali­zó jun­to a Víc­tor Gu­tié­rrez y, an­tes de que se la lle­va­ran pa­ra allá, se ex­hi­bió en la Uni­dad Za­ca­ten­co del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal. Suer­tu­dos quie­nes lle­ga­ron a ver­la.

Pe­ro vol­vien­do al mo­nu­men­to chilango: en el pe­des­tal se han co­lo­ca­do pla­cas en ho­me­na­je a gran­des bo­xea­do­res oriun­dos de la zo­na; des­gra­cia­da­men­te, la ma­yo­ría se las han ro­ba­do. Per­ma­ne­ce la de Al­fon­so Zamora, quien ga­nó pla­ta en los Olím­pi­cos de Mu­nich 72 y quien, aun­que ya se re­ti­ró, si­gue en­tre­nan­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Al que le ha­bían pro­me­ti­do bus­to pe­ro que no le pu­sie­ron na­da, ni si­quie­ra un gra­fi­ti, fue a Kid Az­te­ca, una de las glo­rias de­por­ti­vas de la historia del box na­cio­nal, quien mu­rió en la po­bre­za y se que­dó es­pe­ran­do su ho­me­na­je. Qué po­ca.

En el mo­nu­men­to al bo­xea­dor to­da­vía se ha­cen even­tos y con­me­mo­ra­cio­nes, pe­ro cual­quier día es bueno pa­ra vi­si­tar­lo. Es­tá so­bre Pa­seo de la Re­for­ma, a la al­tu­ra de Ig­na­cio Allen­de. Si te fre­seas, ve en do­min­go, que es­tá el tian­guis de la La­gu­ni­lla y se lle­na de gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.