REDIRIGIR LA IN­NO­VA­CIÓN

Opi­nión, por Héc­tor Nú­ñez

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Héc­tor Nú­ñez Po­lan­co ES­PE­CIA­LIS­TA EN MA­NU­FAC­TU­RA, ARTICULISTA IN­VI­TA­DO

Las es­tra­te­gias de in­no­va­ción en la ciudad no es­tán te­nien­do los resultados que de­be­rían por es­tar di­ri­gi­das a sec­to­res y so­lu­cio­nes con po­cas po­si­bi­li­da­des de éxi­to.

Exis­ten en Juá­rez mu­chas ini­cia­ti­vas que alien­tan, fo­men­tan y apo­yan la in­no­va­ción, mu­chas de las cua­les es­tán te­nien­do bue­nos resultados y ya tie­nen pro­duc­tos y ser­vi­cios di­se­ña­dos y a la ven­ta, sin em­bar­go pa­ra el ta­ma­ño de la ciudad y las ne­ce­si­da­des de la in­dus­tria y la po­bla­ción, son po­cas e in­su­fi­cien­tes pa­ra real­men­te ha­cer de es­ta re­gión un no­do de in­no­va­ción re­le­van­te.

A mi pa­re­cer, la ma­yo­ría de las ini­cia­ti­vas de in­no­va­ción no tras­cien­den por­que es­tán di­ri­gi­das a ha­cer gran­des trans­for­ma­cio­nes a las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción e in­clu­so a la hu­ma­ni­dad, con pro­duc­tos re­vo­lu­cio­na­rios que cam­bian cos­tum­bres, com­pi­ten con otros muy es­ta­ble­ci­dos o re­quie­ren cam­bios de nor­ma­ti­vi­da­des na­cio­na­les o in­clu­so mun­dia­les.

Es pre­fe­ri­ble di­ri­gir la in­no­va­ción a ofre­cer pro­duc­tos o ser­vi­cios di­ri­gi­dos a las po­bla­cio­nes re­gio­na­les o a la in­dus­tria lo­cal, y no lan­zar­se in­me­dia­ta­men­te a la con­quis­ta de los mer­ca­dos glo­ba­les con pro­duc­tos in­no­va­do­res sin una ex­pe­rien­cia pre­via en el ma­ne­jo de ne­go­cios y apli­ca­ción de so­lu­cio­nes.

Mu­chos em­pren­de­do­res po­nen mu­cho én­fa­sis en crear so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras uti­li­zan­do tec­no­lo­gías no­ve­do­sas, pe­ro es ne­ce­sa­rio con­tar con otros ele­men­tos y va­rian­tes que son más importantes que in­clu­so uti­li­zar los úl­ti­mos avan­ces tec­no­ló­gi­cos.

Ciudad Juá­rez es una ciudad que tie­ne mu­cho ta­len­to, sin em­bar­go se­gui­mos sien­do una ciudad ma­nu­fac­tu­re­ra sin una ba­se in­no­va­do­ra pro­pia que con­cre­te nue­vos pro­duc­tos o ser­vi­cios, y que se li­mi­ta a me­jo­ras de pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y de pro­duc­tos en em­pre­sas ex­tran­je­ras.

Co­mo ciudad se­gui­mos cre­yen­do que po­de­mos entrar a las gran­des li­gas sin pa­sar y do­mi­nar pro­ce­sos in­ter­me­dios que ofre­cen ma­du­ra­ción y ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­rias pa­ra su­bir a otros ni­ve­les. Que­re­mos entrar a tec­no­lo­gías avan­za­das, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, vehícu­los au­tó­no­mos, so­lu­cio­nes gran­des en la nu­be, na­no­tec­no­lo­gía, etc. don­de tra­di­cio­nal­men­te son mer­ca­dos aca­pa­ra­dos por em­pre­sas tras­na­cio­na­les que tie­nen gran­des re­cur­sos fi­nan­cie­ros y tec­no­ló­gi­cos co­mo Siem­mens, Bosch, GE, Delphi, Tes­la, Ea­ton, Ama­zon y más.

Es ne­ce­sa­rio que se de­fi­na una es­tra­te­gia de ciudad en ma­te­ria de in­no­va­ción que sea rea­lis­ta con me­tas mul­ti­anua­les, la cual pue­de ser li­de­ra­da por el sec­tor ofi­cial, uni­ver­si­da­des, cen­tros de em­pren­di­mien­to, in­ver­sio­nis­tas, in­dus­tria lo­cal, em­pren­de­do­res y star­tups.

Es­ta es­tra­te­gia de­be con­si­de­rar un pe­rio­do ini­cial de va­rios años pa­ra in­te­grar una ba­se de in­no­va­ción que con­cre­te so­lu­cio­nes más in­me­dia­tas co­mo pro­duc­tos y ser­vi­cios que sus­ti­tu­yan im­por­ta­cio­nes y tro­pi­ca­li­cen pro­duc­tos pa­ra la po­bla­ción re­gio­nal o na­cio­nal.

Una vez con­cre­ta­da la pri­me­ra eta­pa don­de se con­quis­ten mer­ca­dos lo­ca­les y re­gio­na­les y te­ner una ba­se de em­pre­sas con cier­ta ma­du­res y con va­rios años de ope­ra­ción, aho­ra sí su­bir a com­pe­tir en un plano más am­plio ex­pan­dien­do mer­ca­dos y com­pe­ti­ti­vi­dad e in­te­grar tec­no­lo­gías más avan­za­das.

Exis­te un gran mer­ca­do de pro­duc­tos que lle­gan de otras par­tes del país o del mundo y que la po­bla­ción los com­pra por­que no hay otras op­cio­nes. Ahí es don­de hay que ver có­mo ha­cer de es­tos pro­duc­tos una me­jor adap­ta­ción ya sea me­jo­ran­do los pre­cios, con pro­duc­tos me­jo­ra­dos, adap­tán­do­los a las ne­ce­si­da­des lo­ca­les, qui­tán­do­le fun­cio­nes no ne­ce­sa­rias y agre­gar­le va­lor.

Ha­cien­do es­to se tie­ne un en­torno me­nos hos­til y me­nos com­pe­ti­do pa­ra crear em­pre­sas y ma­du­rar­las adap­tan­do pro­duc­tos. De igual ma­ne­ra ana­li­zar to­do los pro­duc­tos que com­pra la maquiladora y bus­car có­mo me­jo­rar­los en fun­cio­na­li­dad, dis­po­ni­bi­li­dad, pre­cio, con­di­cio­nes, etc. pa­ra que de­jen de com­prar­los en el ex­tran­je­ro.

To­do es­to ayu­da a que los em­pren­de­do­res se fa­mi­lia­ri­cen con otras dis­ci­pli­nas co­mo la lo­gís­ti­ca de dis­tri­bu­ción, la pro­duc­ción, el fi­nan­cia­mien­to, po­si­cio­na­mien­to de mar­cas, con­so­li­dar em­pre­sas in­ter­na­men­te, po­lí­ti­cas in­ter­nas y fi­lo­so­fías de la or­ga­ni­za­ción. To­do es­to ne­ce­sa­rio pa­ra el cre­ci­mien­to.

Si se si­gue dan­do la ilu­sión de que so­lo con con­tar con ac­ce­so a he­rra­mien­tas no­ve­do­sas, kits ex­pe­ri­men­ta­les, tec­no­lo­gías de mo­da, ca­sos de éxi­to, se tie­ne ase­gu­ra­do el éxi­to, se­gui­re­mos dan­do fal­sas ex­pec­ta­ti­vas que so­lo ge­ne­ra­rán frus­tra­ción, fra­ca­so y pérdida de tiem­po.

Es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que la ciudad se en­cuen­tra re­le­ga­da en tér­mi­nos de po­lo in­no­va­dor y que es ne­ce­sa­rio tra­zar un ca­mino ba­sa­do en la reali­dad don­de hay que dar el pri­mer pa­so con­quis­tan­do los mer­ca­dos más cer­ca­nos, que llevarán tiem­po y es­fuer­zo pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos y dar el si­guien­te pa­so que es no­to­rie­dad mun­dial y con­quis­ta de mer­ca­dos glo­ba­les.

So­lo te­nien­do la hu­mil­dad y re­co­no­cien­do la reali­dad se podrán dar pa­sos con­cre­tos pa­ra ha­cer de la ciudad un ver­da­de­ro po­lo de in­no­va­ción, y de­jar de la­do fal­sas ex­pec­ta­ti­vas y vi­sio­nes que no son las que re­quie­re la ciudad en es­te mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.