El ofi­cio de ‘sem­brar’ da­tos

El gi­gan­te glo­bal em­plea el big da­ta y las apli­ca­cio­nes di­gi­ta­les pa­ra am­pliar su ofer­ta de ser­vi­cios a los agri­cul­to­res y su por­ta­fo­lio de pro­duc­tos.

Manufactura - - CLÚSTER - POR SHEI­LA SÁN­CHEZ FER­MÍN

Los agri­cul­to­res ya son ‘di­gi­ta­les’. Su for­ma de tra­ba­jar y to­mar las de­ci­sio­nes pa­ra sem­brar sus cul­ti­vos ha cam­bia­do de ma­ne­ra drás­ti­ca en la úl­ti­ma dé­ca­da. Con ayu­da de apli­ca­cio­nes mó­vi­les, por me­dio del ce­lu­lar o ta­blets, pue­den in­ves­ti­gar qué ti­po de se­mi­lla o fer­ti­li­zan­te de­ben com­prar y có­mo ele­var la efi­cien­cia de su pro­duc­ción. Es­to tam­bién trans­for­mó la ma­ne­ra de ope­rar de los gran­des pro­vee­do­res de es­tos agri­cul­to­res, co­mo la mul­ti­na­cio­nal Monsanto, que ha­ce tres años em­pren­dió la trans­for­ma­ción de su área de sis­te­mas de in­for­ma­ción pa­ra ofre­cer­le a sus clien­tes so­lu­cio­nes in­te­gra­les. “Ha si­do un es­fuer­zo muy gran­de, co­mún­men­te co­no­ci­do en las em­pre­sas co­mo trans­for­ma­ción di­gi­tal”, de­ta­lla Car­los Caraza, Chief In­for­ma­tion Of­fi­cer de Monsanto pa­ra la re­gión de La­ti­noa­mé­ri­ca Nor­te, quien ha si­do el en­car­ga­do de ha­cer reali­dad esa evo­lu­ción.

Caraza, que lle­va 13 años en la com­pa­ñía, co­men­ta que las em­pre­sas de la agri­cul­to­ra se ha­llan en­tre las que me­jor es­tán apro­ve­chan­do las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción pa­ra ha­cer más efi­cien­tes sus procesos. Pa­ra ace­le­rar es­te ma­ne­jo de la cien­cia de da­tos, Monsanto ha rea­li­za­do en los úl­ti­mos años nu­me­ro­sas ad­qui­si­cio­nes de com­pa­ñías que se de­di­can a desa­rro­llar apli­ca­cio­nes. “Así po­de­mos entender

y pre­de­cir de mu­cha me­jor ma­ne­ra las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, el ti­po de sue­lo y el desem­pe­ño de nues­tras se­mi­llas”, des­ta­ca el eje­cu­ti­vo.

“Por ejem­plo, lo que ha­ce Field View, uno de los pro­gra­mas de la em­pre­sa que ad­qui­ri­mos ha­ce unos años, es ge­ne­rar ‘recetas elec­tró­ni­cas’ —in­for­ma­ción so­bre qué her­bi­ci­das, qué se­mi­llas y otro ti­po de pro­duc­tos se ajus­tan me­jor a su ti­po de tie­rra y cul­ti­vo—, que se le en­vían a un agri­cul­tor, y él las uti­li­za pa­ra poder sem­brar de me­jor ma­ne­ra, in­clu­so de ma­ne­ra au­to­ma­ti­za­da. En Mé­xi­co ya es­ta­mos en pro­gra­mas pi­lo­to al nor­te del país”.

In­for­mar­se, la cla­ve del CTO

Caraza habla des­de la ex­pe­rien­cia del día a día. El di­rec­ti­vo co­men­zó en la com­pa­ñía en el área de Ma­nu­fac­tu­ra, pri­me­ro co­mo res­pon­sa­ble de la ca­de­na de su­mi­nis­tro y lue­go co­mo ge­ren­te de ope­ra­cio­nes en una de las plan­tas más gran­des de pro­duc­ción de se­mi­llas, cer­ca de Ce­la­ya, Guanajuato. Allí es­tu­vo en con­tac­to di­rec­to con los agri­cul­to­res, y co­no­ció sus pro­ble­mas y ne­ce­si­da­des.

“Si un eje­cu­ti­vo de sis­te­mas no es­tá al tan­to de las innovaciones del sec­tor y no se man­tie­ne de­bi­da­men­te ac­tua­li­za­do, pue­de per­der el en­fo­que, la vi­sión y la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va pa­ra una or­ga­ni­za­ción —aña­de—. Es el gran reto que te­ne­mos en el agro, de­ri­va­do de es­tas innovaciones di­gi­ta­les”.

Por ello, se­gún Caraza, exis­ten tres prin­ci­pa­les cla­ves pa­ra no que­dar­se atrás en es­te cam­po. La pri­me­ra es ge­ne­rar un net­work ex­terno con di­rec­ti­vos de sis­te­mas, lo que per­mi­te des­cu­brir y apli­car innovaciones de otras in­dus­trias. “Un ejem­plo muy pun­tual, de­ri­va­do de es­te net­work, es que he­mos traí­do nue­vas tec­no­lo­gías a nues­tra or­ga­ni­za­ción, co­mo au­to­ma­ti­za­ción de procesos a tra­vés de ro­bó­ti­ca pa­ra el área de fi­nan­zas. Es­te ejem­plo en par­ti­cu­lar lo ob­tu­vi­mos y lo en­ten­di­mos me­jor a tra­vés de la in­dus­tria de la banca”, cuen­ta.

Su se­gun­do con­se­jo es asis­tir a los prin­ci­pa­les even­tos que ca­da año se or­ga­ni­zan so­bre el big da­ta y las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. “Hay una serie de ellos que se lle­van a ca­bo de ma­ne­ra anual en nues­tro país, y que son con­vo­ca­dos por em­pre­sas de con­sul­to­ría de pri­mer ni­vel, co­mo Gart­ner”, de­ta­lla. Fi­nal­men­te, Caraza re­cuer­da que es im­pres­cin­di­ble entender al clien­te. “Sa­ber qué re­quie­re, qué ne­ce­si­ta y có­mo lo ne­ce­si­ta, de ma­ne­ra que pue­da adop­tar tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción den­tro de sus ini­cia­ti­vas”, con­clu­ye.

“Si un eje­cu­ti­vo de sis­te­mas no es­tá al tan­to de las innovaciones del sec­tor, pue­de per­der el en­fo­que”.

Car­los Caraza

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.