El si­guien­te pa­so de la in­no­va­ción

¿Cuál es el po­ten­cial de las alian­zas en­tre far­ma­céu­ti­cas con la aca­de­mia e ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción?

Manufactura - - SECTORES - POR G. RI­VE­RA Y V. LO­MELÍ

La ar­tri­tis reuma­toi­de, la es­pon­di­li­tis an­qui­lo­san­te y la pso­ria­sis son en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por al­te­ra­cio­nes del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio que re­co­no­ce cé­lu­las del cuer­po co­mo agen­tes ex­ter­nos y las ata­ca. En la piel, ese des­or­den pro­vo­ca un cre­ci­mien­to anor­mal, se en­gro­sa, pro­vo­ca la for­ma­ción de pla­cas y mu­cho do­lor y en oca­sio­nes san­gra­do, se­gún ex­pli­ca José Luis Ca­ña­das, di­rec­tor mé­di­co en Ab­bVie Mé­xi­co.

Pa­ra tra­tar es­tas en­fer­me­da­des y otras de ori­gen can­ce­rí­geno, los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos desa­rro­llan me­di­ca­men­tos bio­tec­no­ló­gi­cos, los cua­les se ob­tie­nen por pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción “al­ta­men­te com­ple­jos y de­ben ma­ni­pu­lar­se y ad­mi­nis­trar­se en con­di­cio­nes cui­da­do­sa­men­te con­tro­la­das”, se­gún un do­cu­men­to de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de In­dus­trias de In­ves­ti­ga­ción Far­ma­céu­ti­ca (AMIIF). Ca­ña­das men­cio­na que la in­ves­ti­ga­ción pa­ra lle­gar a es­te ti­po de in­no­va­cio­nes pue­de to­mar has­ta 10 años, des­de que se tie­ne el pri­mer con­cep­to, pues “de ca­da 10,000 mo­lé­cu­las que po­nes a prue­ba, una es exi­to­sa”. “El tiem­po es lar­go y la in­ver­sión es im­por­tan­te”, di­ce sin pre­ci­sar.

Pa­ra mi­ti­gar el pe­so de am­bos fac­to­res en el desa­rro­llo de nue­vos me­di­ca­men­tos, las com­pa­ñías es­ta­ble­cen alian­zas con ins­ti­tu­cio­nes mé­di­cas, uni­ver­si­da­des, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción e in­clu­so otras com­pa­ñías. El la­bo­ra­to­rio me­xi­cano Si­la­nes, por ejem­plo, desa­rro­lló un an­ti­ve­neno pa­ra la mor­de­du­ra de ser­pien­tes en un tiem­po me­nor al es­ti­ma­do, gra­cias al tra­ba­jo con­jun­to con las uni­ver­si­da-

des Au­tó­no­ma de Nue­vo León, la de Ari­zo­na y la UNAM. Fue­ron 16 años, pe­ro de no ha­ber uni­do es­fuer­zos el desa­rro­llo ha­bría to­ma­do cin­co años más, se­gún com­par­tió Wal­ter García Ub­be­loh­de, sub­di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca del la­bo­ra­to­rio. Re­fie­re que Si­la­nes ca­re­cía de mé­to­dos ana­lí­ti­cos pa­ra me­dir al­gu­nas eta­pas del pro­ce­so de ma­nu­fac­tu­ra y otras va­ria­bles, mis­mos que les pro­por­cio­nó el Ins­ti­tu­to de Bio­tec­no­lo­gía de la UNAM. Las uni­ver­si­da­des de Nue­vo León y Ari­zo­na, se­ña­la, apor­ta­ron los pa­cien­tes pa­ra las fa­ses clí­ni­cas, don­de se ana­li­za la efi­ca­cia y se­gu­ri­dad del me­di­ca­men­to.

De acuer­do con Fernando Fon, di­rec­tor Mé­di­co y de Asun­tos Re­gu­la­to­rios de la AMIIF, es­tas fa­ses son las que ge­ne­ran ma­yor in­te­rés pa­ra es­te ti­po de alian­zas.

“En en­sa­yos clí­ni­cos, la re­la­ción en­tre em­pre­sas tras­na­cio­na­les e ins­ti­tu­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción y sa­lud es muy in­ten­sa”, aña­de Xa­vier So­be­rón, di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Me­di­ci­na Ge­nó­mi­ca (In­me­gen).

Has­ta ini­cios de 2018, Ab­bVie te­nía vi­gen­tes más de 37 es­tu­dios clí­ni­cos en Mé­xi­co de mo­lé­cu­las pa­ra re­gis­tro en on­co­lo­gía, in­mu­no­lo­gía, neu­ro­lo­gía y vi­ro­lo­gía, se­gún Ca­ña­das. “Creo que es el país don­de más in­ves­ti­ga­ción se es­tá ha­cien­do por la com­pa­ñía”, se­ña­ló en una en­tre­vis­ta en mar­zo. Se tra­ta de in­ves­ti­ga­do­res y pa­cien­tes me­xi­ca­nos que par­ti­ci­pan en los es­tu­dios clí­ni­cos de pro­duc­tos, que even­tual­men­te en­gro­sa­rán el dossier glo­bal de me­di­ca­men­tos.

“Tra­ba­ja­mos con hos­pi­ta­les e ins­ti­tu­cio­nes co­mo el IN­can y cen­tros uni­ver­si­ta­rios co­mo el de Nue­vo León pa­ra es­tu­dios de in­mu­no­lo­gía”, afir­ma. En es­te úl­ti­mo pun­to, Ab­bVie tra­ba­ja un es­tu­dio de fac­ti­bi­li­dad con un me­di­ca­men­to bio­tec­no­ló­gi­co pa­ra tra­tar la pso­ria­sis.

“Es­ta vin­cu­la­ción en­tre aca­de­mia e in­dus­tria es ne­ce­sa­ria, pe­ro ne­ce­si­ta­mos desa­rro­llar­la y ha­cer­la más efi­cien­te”, men­cio­na Fon, de la AMIIF. Es por ello que la in­dus­tria ya tra­ba­ja pa­ra que las em­pre­sas y uni­ver­si­da­des pue­dan desa­rro­llar un me­di­ca­men­to bio­tec­no­ló­gi­co en to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va, des­de la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca has­ta los en­sa­yos clí­ni­cos y la apro­ba­ción de las agen­cias re­gu­la­to­rias.

So­be­rón, del In­me­gen, re­co­no­ce que la in­ves­ti­ga­ción na­cio­nal tie­ne el po­ten­cial pa­ra em­pe­zar a desa­rro­llar bio­mar­ca­do­res y lle­gar a eta­pas más avan­za­das en el desa­rro­llo de mo­lé­cu­las. El be­ne­fi­cio es pa­ra los pa­cien­tes y las far­ma­céu­ti­cas que apro­ve­chan la red de in­ves­ti­ga­do­res que hay en el país, la in­fra­es­truc­tu­ra dis­po­ni­ble y los ba­jos cos­tos de pro­duc­ción que hay en Mé­xi­co.

46% Aho­rro en cos­tos que Mé­xi­co ofre­ce en I+D de bio­tec­no­ló­gi­cos: ProMé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.