SU­BIR­SE A LA RU­TA DE LA SE­DA

Mé­xi­co y Chi­na des­pués del T-MEC.

Manufactura - - SECTORES - Por Da­niel Sal­da­ña / Víc­tor Lo­melí

Il­de­fon­so Gua­jar­do te­nía ra­zo­nes pa­ra es­tar tran­qui­lo. La re­ne­go­cia­ción del aho­ra Tra­ta­do en­tre Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá (T-MEC) ha­bía con­clui­do, tras ca­si 13 me­ses de tra­ba­jo, y to­ca­ba ex­pli­car­lo. Pe­ro en su com­pa­re­cen­cia an­te se­na­do­res –ini­cios de oc­tu­bre– un te­ma ge­ne­ró con­tro­ver­sia: la cláu­su­la 32.10. “Na­die res­trin­ge a Mé­xi­co a ha­cer acuer­dos co­mer­cia­les con quien quie­ra”, di­jo el se­cre­ta­rio de Eco­no­mía al ex­pli­car el al­can­ce real del apar­ta­do que se­ña­la que si uno de los paí­ses so­cios bus­ca acuer­dos co­mer­cia­les con eco­no­mías de ‘no mer­ca­do’, de­be co­mu­ni­car­lo a sus con­tra­par­tes, y en ca­so de con­cre­tar­lo, los otros par­ti­ci­pan­tes pue­den ter­mi­nar el acuer­do.

Jorge Mo­ro­nes, vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y Tec­no­lo­gía de Chi­na en Mé­xi­co, di­fie­re de la ver­sión ofi­cial. El apar­ta­do sí cam­bia di­rec­ta­men­te la re­la­ción que Mé­xi­co tie­ne con Chi­na. “No lo di­ce tex­tual pe­ro sí po­ne un can­da­do real, ope­ra­ti­vo, en el cual el país no pue­de, o se­rá muy difícil, fir­mar un TLC con Chi­na”.

Ar­tu­ro Oro­pe­za, vi­ce­pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo In­dus­trial y Cre­ci­mien­to Eco­nó­mi­co (IDIC), afir­ma que se­ña­lar que la cláu­su­la “‘no di­ce na­da y no im­pi­de na­da’, es una lec­tu­ra muy li­ge­ra, no se­ría una co­rrec­ta in­ter­pre­ta­ción”. Más aún, el ar­tícu­lo 32.10 evi­den­cia en los he­chos lo que era un se­cre­to a vo­ces des­de ha­ce dé­ca­das: Es­ta­dos Uni­dos nun­ca ha que­ri­do que Chi­na, su com­pe­ti­dor di­rec­to, es­té cer­ca de Mé­xi­co. “Esa es una de las gran­des ra­zo­nes que ex­pli­can por qué no hay una re­la­ción fuer­te en­tre am­bos paí­ses en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y de in­ver­sión, co­mo sí la tie­ne Chi­na con Bra­sil”, re­mar­ca.

De acuer­do con da­tos ofi­cia­les, el país asiá­ti­co in­vir­tió en Bra­sil unos 3,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) de 2010 a 2017, mien­tras que Mé­xi­co ha cap­ta­do po­co más de 1,000 mdd de 1999 al pri­mer se­mes­tre de 2018.

Nue­va es­tra­te­gia

Aún con la cláu­su­la, el país no de­ja­rá de la­do sus la­zos co­mer­cia­les con Chi­na y tam­po­co pon­drá en ries­go la re­la­ción que más le re­di­túa; es de­cir, con Es­ta­dos Uni­dos, afir­ma Jorge Ve­lar­de, di­rec­tor de pro­gra­mas aca­dé­mi­cos de EGADE Bu­si­ness School del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey. Es por ello que los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos coin­ci­den en que la re­la­ción Mé­xi­co-Chi­na de­be evo­lu­cio­nar más allá del ne­xo co­mer­cial, pri­vi­le­giar el in­ter­cam­bio tec­no­ló­gi­co y la in­ver­sión en sec­to­res de mu­tuo in­te­rés.

“La pre­gun­ta de ‘a ver si fir­ma­mos un TLC con Chi­na’ fue de ha­ce 10 o 20 años”, di­ce Oro­pe­za, del IDIC, quien con­si­de­ra que el país de­be apro­ve­char es­ta co­yun­tu­ra pa­ra lo­grar un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la nue­va di­ná­mi­ca chi­na y en su plan por con­ver­tir­se en el pri­mer he­ge­món eco­nó­mi­co en 2050. Pa­ra ello, Chi­na em­pren­dió en 2013 una es­tra­te­gia glo­bal co­no­ci­da co­mo

One Belt, One Road (OBOR), o la “Nue­va Ru­ta de la Se­da”, que alu­de al an­ti­guo víncu­lo co­mer­cial y cul­tu­ral en­tre orien­te y oc­ci­den­te.

Se tra­ta del gran pro­yec­to geo­po­lí­ti­co y co­mer­cial de Chi­na que abar­ca 70% de la po­bla­ción mun­dial en unos 70 paí­ses con los que la na­ción asiá­ti­ca tie­ne acuer­dos de coope­ra­ción e in­ver­sión en cien­cia, tec­no­lo­gía e in­fra­es­truc­tu­ra, en­tre otros ru­bros. OBOR sur­gió pa­ra los con­ti­nen­tes de Eu­ro­pa, Asia y Áfri­ca, pe­ro en ene­ro de 2018 in­clu­yó la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

Una aso­cia­ción ti­po OBOR da­ría a Mé­xi­co una al­ter­na­ti­va pa­ra es­tre­char la re­la­ción con Chi­na sin “vio­len­tar” la cláu­su­la 32.10 y al mis­mo tiem­po au­men­tar el co­mer­cio y las in­ver­sio­nes. En el pri­mer pun­to, el plan­tea­mien­to de­be par­tir de ne­go­ciar “pro­duc­to por pro­duc­to”, de acuer­do con Jorge Ve­lar­de, del Tec de Mon­te­rrey.

“Hay que mi­grar a un co­mer­cio sec­to­rial don­de am­bas par­tes pue­dan fir­mar acuer­dos, no de libre co­mer­cio, si no don­de pue­dan dis­mi­nuir ta­ri­fas aran­ce­la­rias, so­bre to­do de pro­duc­tos don­de Mé­xi­co pue­de te­ner ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra ex­por­tar”, agre­ga Mo­ro­nes, de la cá­ma­ra chi­na.

En tan­to, pa­ra au­men­tar la in­ver­sión chi­na en Mé­xi­co, el país tie­ne que ge­ne­rar un plan que to­me en cuen­ta el en­fo­que “es­tra­té­gi­co e in­te­gral” que al­can­zó la re­la­ción bi­la­te­ral en ju­nio de 2013 du­ran­te la vi­si­ta del man­da­ta­rio Xi Jin­ping a Mé­xi­co. Lo ideal es ver –por sec­to­res– dón­de es­tá la com­ple­men­ta­ción de am­bos paí­ses, ha­cer una es­pe­cie de ‘check list’ so­bre lo que le in­tere­sa a Mé­xi­co de Chi­na en cien­cia, tec­no­lo­gía, in­fra­es­truc­tu­ra, en in­ver­sión in­dus­trial, en puer­tos, tre­nes, etc. “Pro­ba­ble­men­te ha­brá mu­chas co­sas que nos in­tere­san y le in­tere­san a Chi­na”, di­ce Ar­tu­ro Oro­pe­za.

“Si Mé­xi­co no lo pien­sa así, des­per­di­cia­rá es­ta opor­tu­ni­dad y ven­drán 4 o 5 in­ver­sio­nes más, pe­ro no una gran in­ver­sión chi­na que val­ga la pe­na y que po­ten­cia­li­ce el desa­rro­llo de Mé­xi­co ba­jo una aso­cia­ción Chi­na-Mé­xi­co, co­mo sí lo ha he­cho en Bra­sil”, con­clu­ye.

Con Chi­na hay que cons­truir una vi­sión in­te­gral don­de la ma­nu­fac­tu­ra y la in­dus­tria ten­gan un pa­pel cen­tral: IDIC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.