LA EM­PRE­SA CON MÁS RE­CO­NO­CI­MIEN­TOS FE­DE­RA­LES EN SU SEC­TOR

“Di­se­ño y desa­rro­llo de un pro­ce­so de co­la­da con­ti­nua y ex­tru­sión hí­bri­da pa­ra pro­duc­tos de gri­fe­ría de al­ta ca­li­dad”.

Manufactura - - OPINIÓN -

Por su pro­yec­to de co­la­da con­ti­nua y ex­tru­sión hí­bri­da, Hel­vex ob­tu­vo el Pre­mio Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción edi­ción XIX en la ca­te­go­ría In­no­va­ción de Pro­ce­so - Em­pre­sas Gran­des In­dus­tria­les.

El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Enrique Pe­ña Nie­to, otor­gó el pre­mio al In­ge­nie­ro Jorge Bar­ba­rá Mor­fín, di­rec­tor ge­ne­ral de la com­pa­ñía, re­co­no­cien­do con ello el tra­ba­jo dis­rup­ti­vo y es­fuer­zo plas­ma­do en el pro­yec­to ga­na­dor, ti­tu­la­do “Di­se­ño y desa­rro­llo de un pro­ce­so de co­la­da con­ti­nua y ex­tru­sión hí­bri­da pa­ra pro­duc­tos de gri­fe­ría de al­ta ca­li­dad”.

Es­to re­fuer­za de li­de­raz­go de Hel­vex en el gre­mio, pues de­no­ta su fuer­te com­pro­mi­so por crear el me­jor pro­duc­to en el mer­ca­do, con pro­ce­sos in­no­va­do­res que ga­ran­ti­cen la ca­li­dad y du­ra­bi­li­dad, fac­to­res de com­pra de­ter­mi­nan­tes.

En­tre los be­ne­fi­cios que apor­ta el pro­ce­so ga­na­dor, des­ta­can el apro­ve­cha­mien­to del 70% del la­tón uti­li­za­do des­de la co­la­da has­ta la ex­tru­sión, con­tra el 40% que per­mi­tía la tec­no­lo­gía an­te­rior; el in­cre­men­to del 30% de pro­duc­ti­vi­dad del pro­ce­so de co­la­da; la ob­ten­ción del 99.7% de ba­rras sin de­fec­to; la re­duc­ción del 30% de re tra­ba­jo y del cos­to al re­fun­dir ma­te­ria pri­ma no apro­ve­cha­da, así co­mo el ase­gu­ra­mien­to del 98% de ca­li­dad en el pro­duc­to.

Es­tas me­jo­ras im­pac­tan po­si­ti­va­men­te a to­da la ca­de­na de pro­ce­sos sub­se­cuen­tes pa­ra pro­du­cir ar­tícu­los de gri­fe­ría de la­tón, tra­du­ci­das en una rá­pi­da res­pues­ta an­te la de­man­da del mer­ca­do, me­jo­ras en lo­gís­ti­ca, aho­rro eco­nó­mi­co y, por lo tan­to, una ma­yor ren­ta­bi­li­dad pa­ra la em­pre­sa. De igual for­ma, be­ne­fi­cia a la ca­de­na de dis­tri­bui­do­res al ge­ne­rar in­cre­men­tos en las ven­tas por la co­mer­cia­li­za­ción de un me­jor pro­duc­to en el mer­ca­do, mien­tras que al con­su­mi­dor fi­nal le ga­ran­ti­za ca­li­dad su­pre­ma en ca­da pie­za. La ob­ten­ción del pre­mio re­pre­sen­ta un gran mé­ri­to, pues pa­ra con­se­guir­lo se de­ben su­pe­rar tres eta­pas de eva­lua­ción ri­gu­ro­sa efec­tua­das por un gru­po es­pe­cia­li­za­do y mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de­sig­na­do por la Fun­da­ción del Pre­mio Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción. La pri­me­ra fa­se que tu­vo una par­ti­ci­pa­ción de ca­si 700 em­pre­sas y de las cua­les só­lo 230 con­ti­nua­ron a la se­gun­da eva­lua­ción, y de ellas se es­co­gie­ron 25 pro­yec­tos fi­na­lis­tas que fue­ron eva­lua­dos por un Con­se­jo de Pre­mia­ción in­te­gra­do por per­so­na­li­da­des de la Se­cre­ta­ria de Eco­no­mía, el Con­se­jo Na­cio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, y la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria de la Trans­for­ma­ción.

El Pre­mio Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción se une al es­pec­tro de re­co­no­ci­mien­tos lo­gra­dos por la com­pa­ñía a lo lar­go de su his­to­ria, en­tre los que se en­cuen­tran el Pre­mio Na­cio­nal de Ca­li­dad, el Pre­mio Na­cio­nal de Ex­por­ta­ción, Me­jo­res Em­pre­sas Me­xi­ca­nas y una Men­ción Ho­no­rí­fi­ca en Red Dot Award 2016, en­tre otros.

lo que he­mos vis­to que fun­cio­na me­jor en ca­da in­dus­tria. El ter­cer pa­so es el desa­rro­llo

de ini­cia­ti­vas ac­cio­na­bles pa­ra ce­rrar las bre­chas de­tec­ta­das. Es la eta­pa don­de re­fi­na­mos el cálcu­lo del im­pac­to de ca­da ini­cia­ti­va en la lí­nea ba­se, dis­tin­guien­do las bre­chas es­truc­tu­ra­les de las no es­truc­tu­ra­les. Pa­ra es­te cálcu­lo es vi­tal el uso de co­ti­za­cio­nes, aná­li­sis de tiem­pos, ex­pe­rien­cia del per­so­nal en plan­ta, en­tre otros.

Con ello es po­si­ble ob­te­ner un be­ne­fi­cio anua­li­za­do por ini­cia­ti­va y de­ter­mi­nar las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra desa­rro­llar­la (tan­to de ca­pi­tal co­mo de gas­to). Las ini­cia­ti­vas las re­pre­sen­ta­mos en Pla­nes de pro­yec­to que con­tie­nen

la des­crip­ción, el im­pac­to, los su­pues­tos, el tiem­po, los re­cur­sos ne­ce­sa­rios y los prin­ci­pa­les hi­tos pa­ra su im­ple­men­ta­ción.

El cuar­to pa­so es la prio­ri­za­ción y plan de im­ple­men­ta­ción.

Aquí se bus­ca de­fi­nir los pro­yec­tos a im­ple­men­tar con ma­yor ur­gen­cia, de­ter­mi­nar los se­cun­da­rios y des­car­tar los que re­sul­tan in­via­bles ac­tual­men­te, ya sea por fac­to­res in­ter­nos o ex­ter­nos al si­tio.

En un ta­ller en el cual par­ti­ci­pa el equi­po de li­de­raz­go de la plan­ta y, con ba­se en la in­ver­sión, el va­lor y la di­fi­cul­tad de ca­da ini­cia­ti­va se pre­ci­sa cuá­les se im­ple­men­ta­rán en el cor­to y me­diano pla­zos y cuá­les se eva­lua­rán pos­te­rior­men­te. Asi­mis­mo, se rea­li­za un plan con el ob­je­ti­vo de es­ta­ble­cer la fe­cha de ini­cio y rea­li­za­ción de be­ne­fi­cios pa­ra ca­da ini­cia­ti­va.

Es­ta me­to­do­lo­gía per­mi­te com­pa­rar las prác­ti­cas de las em­pre­sas de ma­nu­fac­tu­ra con las me­jo­res prác­ti­cas de com­pe­ti­do­res lí­de­res. La eva­lua­ción no se rea­li­za con­tra un com­pe­ti­dor en par­ti­cu­lar, sino que uti­li­za un bench­mark com­pues­to de las me­jo­res prác­ti­cas de los lí­de­res pa­ra ca­da fun­ción.

Con ello, las com­pa­ñías pue­den iden­ti­fi­car cuá­les con sus ma­yo­res áreas de opor­tu­ni­dad y de­ter­mi­nar sus prio­ri­da­des pa­ra im­pul­sar pro­yec­tos que cie­rren las bre­chas y ase­gu­rar el man­te­ner­se com­pe­ti­ti­vo en un mun­do ca­da vez más in­cier­to y cam­bian­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.