IN­DUS­TRIA 5.0

La pro­duc­ción en eco­no­mías de me­nor es­ca­la de­be es­tar acom­pa­ña­da de la ca­pa­ci­dad hu­ma­na pa­ra apro­ve­char las tec­no­lo­gías que co­exis­ti­rán en las fá­bri­cas del fu­tu­ro, co­mo los ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos.

Manufactura - - PORTADA -

El desa­rro­llo de sis­te­mas de pro­duc­ción de me­nor es­ca­la y per­so­na­li­za­da le­jos es­tá de de­cir­le adiós a la in­ter­ven­ción del ca­pi­tal hu­mano. Por el con­tra­rio, la ma­nu­fac­tu­ra per­so­na­li­za­da e in­di­vi­dua­li­za­da re­que­ri­rá ha­bi­li­da­des pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas a tra­vés de la crea­ti­vi­dad, la co­la­bo­ra­ción y la to­ma de de­ci­sio­nes en tiem­po real, di­ce Es­ben H. Øs­ter­gaard, fun­da­dor y CTO de Uni­ver­sal Ro­bots, fa­bri­can­te de ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos, co­no­ci­dos co­mo ‘co­bots’.

La ten­den­cia en el con­su­mo es que cuan­do un pro­duc­to se con­vier­te en mer­can­cía ma­si­va, pier­de su va­lor. De tal for­ma que los pro­duc­tos con va­lor pre­mium, ex­po­ne, se­rán los que ofrez­can ex­clu­si­vi­dad, y pro­du­cir­los re­que­ri­rá la coope­ra­ción en­tre el hu­mano ca­pa­ci­ta­do con ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos. “Los co­bots ten­drán que ser fle­xi­bles, fá­ci­les de pro­gra­mar y se­gu­ros pa­ra po­der cum­plir con sus ob­je­ti­vos... las má­qui­nas no son hu­ma­nos, no sa­ben lo que quie­ren los hu­ma­nos, y no pue­den crear eso que tan­to bus­can las per­so­nas”, apun­ta Øs­ter­gaard.

Pa­ra Le­ti­cia Ar­men­ta, directora del Cen­tro de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co (CAE) del ITESM, uno de los re­tos más gran­des que trae­rá la In­dus­tria 5.0 se­rá la co­mu­ni­ca­ción: los ro­bots re­quie­ren de mu­cha pre­ci­sión del ser hu­mano, es­tán pro­gra­ma­dos pa­ra dar cier­tas res­pues­tas y res­pon­der a es­tí­mu­los es­pe­cí­fi­cos. “En un fu­tu­ro ten­dre­mos que en­con­trar la for­ma de co­mu­ni­car­nos, los ro­bots po­drían trans­for­mar por com­ple­to nues­tra ma­ne­ra de in­ter­ac­tuar”.

Se­gún Øs­ter­gaard, la vi­sión fu­tu­ris­ta de los pro­ce­sos de pro­duc­ción de­ja a Mé­xi­co una ta­rea im­por­tan­te: re­plan­tear­se su lu­gar en la ma­nu­fac­tu­ra glo­bal y las ca­pa­ci­da­des que ne­ce­si­ta desa­rro­llar pa­ra en­con­trar va­lor en su pro­duc­ción. Las fir­mas que lo­gren pros­pe­rar se­rán las que ofrez­can un va­lor agre­ga­do en sus pro­duc­tos, las que in­no­ven con fre­cuen­cia y lo ha­gan con ra­pi­dez. Ésas no com­pe­ti­rán fe­roz­men­te por pre­cios, si no por crea­ti­vi­dad.

La es­tra­te­gia ac­tual de Mé­xi­co no es sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo, in­di­ca. De­be tra­ba­jar en crear pro­duc­tos que in­vo­lu­cre a di­se­ña­do­res, ex­per­tos en pro­ce­sos, en ma­te­ria­les e in­clu­so a los con­su­mi­do­res”, opi­na el es­pe­cia­lis­ta. “Los ba­jos cos­tos ya no ofre­ce­rá el mis­mo va­lor en la In­dus­tria 5.0”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.