Un país sin huel­gas

¿Con­trol sin­di­cal o de­ci­sión de em­plea­dos? En Mé­xi­co, las huel­gas pa­re­cen es­tar en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Manufactura - - RECURSOS HUMANOS - Por Ami­netth Sán­chez

El sa­lón Adolfo Ló­pez Ma­teos de Los Pi­nos pa­re­ce el cuar­to de gue­rra del sin­di­ca­lis­mo me­xi­cano. Los lí­de­res de las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les del país es­tán ahí reuni­dos. Carlos Ace­ves del Ol­mo, de la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co; Carlos Romero Des­champs, del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Pe­tro­le­ros de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, y Juan Díaz de la To­rre, del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción, son al­gu­nos de los con­vo­ca­dos. Son las 13:00 ho­ras del 1 de ma­yo de 2016.

El mo­ti­vo de la reunión no es una cri­sis la­bo­ral. De he­cho, to­dos po­san son­rien­tes jun­to al pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to pa­ra con­me­mo­rar el Día del Tra­ba­jo. Y tie­nen una ra­zón pa­ra ha­cer­lo, por­que –se­gún el man­da­ta­rio– el en­torno del tra­ba­jo es po­si­ti­vo. Una mues­tra de ello, des­ta­ca, es que el país lle­va 31 me­ses con­se­cu­ti­vos sin que es­ta­lle una huel­ga de ca­rác­ter fe­de­ral.

Y en los úl­ti­mos dos años, el pa­no­ra­ma tu­vo un cam­bio mí­ni­mo. De 2016 a la fe­cha, cin­co huel­gas han es­ta­lla­do en el país, in­vo­lu­cran­do a más de mil tra­ba­ja­do­res, de acuer­do con da­tos de la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial. “Es el se­xe­nio con me­nos huel­gas”, ase­gu­ra Raúl Mai­llard, abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en de­re­cho del tra­ba­jo.

Las ci­fras de la Jun­ta Fe­de­ral de Con­ci­lia­ción y Ar­bi­tra­je lo res­pal­dan. En el se­xe­nio

de Er­nes­to Ze­di­llo hu­bo 283 huel­gas, en el de Vicente Fox, 267; en el de Fe­li­pe Cal­de­rón, 111, y en el de Pe­ña Nie­to, 22. “La­bo­ral­men­te es­te se­xe­nio ha si­do bueno”, des­ta­ca José Luis Ca­ra­zo, se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo de la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co.

Pe­ro pre­su­mir es­to co­mo un lo­gro es un error, con­si­de­ra Gra­cie­la Ben­su­sán, pro­fe­so­ra in­ves­ti­ga­do­ra de tiem­po com­ple­to en la UAM-Xo­chi­mil­co y par­cial en Flac­so Mé­xi­co. “Lo que re­fle­ja es que hay un fuer­te con­trol sin­di­cal y un mer­ca­do la­bo­ral dé­bil. En un país don­de el sa­la­rio cae y cae es inima­gi­na­ble que los tra­ba­ja­do­res no ha­gan huel­gas y que los sin­di­ca­tos no se mue­van pa­ra tra­tar de con­tra­pe­sar el po­der de los em­plea­do­res”.

Mai­llard coin­ci­de con la exis­ten­cia de un con­trol sin­di­cal que, al fi­nal, im­pac­ta en que las or­ga­ni­za­cio­nes de­jen de re­pre­sen­tar los in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res y pier­dan su fuer­za de coac­ción ha­cia el pa­trón. “Era un se­cre­to a vo­ces que en es­te se­xe­nio es­ta­ban prohi­bi­das las huel­gas”, de­ta­lla. “Sim­ple­men­te la au­to­ri­dad lle­va­ba a los in­vo­lu­cra­dos de pró­rro­ga en pró­rro­ga has­ta que las par­tes re­sol­vie­ran el con­flic­to sin lle­gar a la huel­ga”.

El nú­me­ro de em­pla­za­mien­tos tam­bién dis­mi­nu­yó. En el pe­rio­do 2006-2012, los sin­di­ca­tos rea­li­za­ron 67,414 anun­cios legales a los pa­tro­nes con el pro­pó­si­to de ir­se a huel­ga por di­fe­ren­tes cau­sas: re­vi­sión de sa­la­rio, fir­ma de con­tra­to co­lec­ti­vo o vio­la­ción de con­tra­to de ley. En lo que va de la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­ña Nie­to su­man 43,710.

Ca­ra­zo afir­ma que los em­plea­dos son quie­nes no desean las huel­gas, por te­mor a que las com­pa­ñías de­ci­dan cam­biar sus ope­ra­cio­nes a otro país. “Mu­cha gen­te se sor­pren­de por­que no hay huel­gas en Mé­xi­co, pe­ro en es­ta eta­pa son los tra­ba­ja­do­res los que me­nos quie­ren es­ta­llar­las”, des­cri­be el tam­bién se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la In­dus­tria Me­tá­li­ca, Si­de­ro­me­ta­lúr­gi­ca, Ex­trac­ción de Mi­ne­ra­les, Si­mi­la­res y Co­ne­xos de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na. “La sa­bi­du­ría de la gen­te es la que nos lle­va a es­ta si­tua­ción”.

El di­ri­gen­te ex­pli­ca que cuan­do las ne­go­cia­cio­nes de los con­tra­tos co­lec­ti­vos no es­tán cum­plien­do con las de­man­das, les avi­san a los tra­ba­ja­do­res. Y las res­pues­tas, ase­gu­ra, ca­si siem­pre son las mis­mas. “Di­cen: ‘no, con lo que nos es­tén dan­do aho­ri­ta pre­fe­ri­mos aguan­tar­nos, por­que sa­be­mos que una em­pre­sa que se va a huel­ga pue­de ce­rrar, des­apa­re­cer, y no­so­tros que­dar­nos sin tra­ba­jo’”.

Los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos, por su par­te, in­sis­ten en el con­trol sin­di­cal, ade­más de atri­buir la ba­ja de es­ta­lli­dos a las es­tra­te­gias de ne­go­cia­ción, que per­mi­ten que, des­pués de que ca­da par­te ex­pon­ga sus in­tere­ses, las di­fe­ren­cias se re­suel­van a tra­vés del diá­lo­go.

Ben­su­sán vi­sua­li­za que el es­ce­na­rio sin­di­cal se trans­for­ma­rá en los pró­xi­mos años. “Va a ser una po­lí­ti­ca más abier­ta y más agre­si­va”, pre­vé Mai­llard. Las em­pre­sas pue­den pre­pa­rar­se pa­ra ello con un buen equi­po de Re­cur­sos Hu­ma­nos y abo­ga­dos la­bo­ra­les que atien­dan, a tra­vés del sin­di­ca­to y los tra­ba­ja­do­res lí­de­res, las ne­ce­si­da­des de los em­plea­dos.

“De­ben tam­bién te­ner un acer­ca­mien­to con ca­da tra­ba­ja­dor pa­ra que, en vez de que va­yan y le to­quen la puer­ta al sin­di­ca­to y és­te lle­gue de ma­ne­ra agre­si­va a tra­tar de re­sol­ver el con­flic­to, el co­la­bo­ra­dor se acer­que con el pa­trón, plan­tee las in­quie­tu­des y las pue­dan re­sol­ver en con­jun­to”, re­co­mien­da el abo­ga­do. Y los sin­di­ca­tos de­be­rán re­gre­sar a su ob­je­ti­vo: re­pre­sen­tar a los tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.