DIS­RUP­CIO­NES PA­RA EL FU­TU­RO DE LA MA­NU­FAC­TU­RA

Manufactura - - PORTADA - POR JESSICA BIGIO

El desa­rro­llo de ma­te­ria­les in­te­li­gen­tes y la im­pre­sión 4D pro­me­ten di­ri­gir la in­dus­tria del fu­tu­ro y for­ta­le­cer la trans­for­ma­ción ha­cia lí­neas de en­sam­ble per­so­na­li­za­das, don­de hu­ma­nos y ro­bots co­exis­ti­rán pa­ra dar ma­yor va­lor agre­ga­do a los pro­duc­tos.

En 2009 la im­pre­sión 3D se le­van­tó co­mo la gran pro­me­sa de la pro­duc­ción per­so­na­li­za­da. Los con­su­mi­do­res po­drían im­pri­mir cual­quier pro­duc­to por su cuen­ta des­de la co­mo­di­dad de sus ho­ga­res, mien­tras que los fa­bri­can­tes de im­pre­so­ras 3D ca­pi­ta­li­za­ban la ex­pec­ta­ti­va que ge­ne­ra­ba la im­pre­sión por ca­pas. En dos años, el equi­po de Ma­ke­rBot, por ejem­plo, cre­ció de 50 a 500 tra­ba­ja­do­res, y el va­lor de las ac­cio­nes de Stra­tasys –la ma­nu­fac­tu­re­ra que la ad­qui­rió– pa­só de 10 dó­la­res por ac­ción a 140.

Ocho años des­pués, esa tec­no­lo­gía que da vi­da a ob­je­tos tri­di­men­sio­na­les ha avan­za­do. La em­pre­sa Na­tu­ral Ma­chi­nes in­tro­du­jo una im­pre­so­ra ca­paz de ha­cer ham­bur­gue­sas, piz­zas y cho­co­la­tes; Apis Cor de­mos­tró que pue­de im­pri­mir pa­re­des de con­cre­to en me­nos de 24 ho­ras, y gru­pos mu­si­ca­les to­can con ins­tru­men­tos im­pre­sos en 3D. Sin em­bar­go, el cos­to de es­ta tec­no­lo­gía, los tiem­pos de pro­duc­ción y la li­mi­ta­ción de los ma­te­ria­les que pue­den ser uti­li­za­dos, res­trin­gen su po­ten­cial. “Los pro­fe­sio­na­les de la ca­de­na de va­lor to­da­vía no lo­gra­mos sa­car­le el ma­yor pro­ve­cho a la im­pre­sión 3D, en par­te por­que hay mu­cha in­fra­es­truc­tu­ra que no se ter­mi­na de im­ple­men­tar”, ex­pli­ca José Ruiz, so­cio de ase­so­ría en Ca­de­na de Su­mi­nis­tro y Com­pras de KPMG Mé­xi­co.

No es la pri­me­ra vez que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y cien­tí­fi­cos tar­dan más de lo es­pe­ra­do en ser adop­ta­dos a gran es­ca­la por la in­dus­tria. Mu­chos Think Tanks y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción la­bo­ran de for­ma in­de­pen­dien­te, y aun­que co­la­bo­ran en ex­pe­ri­men­tos con em­pre­sas pri­va­das, sus des­cu­bri­mien­tos pue­den tar­dar dé­ca­das en in­cor­po­rar­se a los cen­tros de pro­duc­ción. Dou­glas Tho­mas, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pa­tro­nes y Tec­no­lo­gía en Es­ta­dos Uni­dos, re­co­no­ce que hay po­co en­ten­di­mien­to en los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción ma­nu­fac­tu­re­ros so­bre los cos­tos reales en las ca­de­nas de su­mi­nis­tro de la in­dus­tria, lo que obs­ta­cu­li­za su im­ple­men­ta­ción.

Aún así, la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en­fo­ca­da a los pro­ce­sos de pro­duc­ción avan­za a pa­sos agi­gan­ta­dos. Hay una ne­ce­si­dad la­ten­te de fo­men­tar la fle­xi­bi­li­dad y la per­so­na­li­za­ción de for­ma efi­cien­te en la ma­nu­fac­tu­ra pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des del con­su­mi­dor.

El pre­su­pues­to glo­bal pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo cre­ció 4.14% en 2018 pa­ra al­can­zar 2,190 tri­llo­nes de dó­la­res, es­ti­ma la Pre­dic­ción Glo­bal de In­ver­sión en In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo de la pu­bli­ca­ción R&D Ma­ga­zi­ne. El fi­nan­cia­mien­to de es­tos cen­tros sue­le ve­nir de va­rias fuentes –in­di­vi­duos, em­pre­sas pri­va­das, go­bierno y/o fun­da­cio­nes– y su fi­na­li­dad, más que es­pe­rar re­sul­ta­dos de apli­ca­ción in­me­dia­tos, es crear.

“Nues­tro ob­je­ti­vo es ha­cer pre­gun­tas, des­cu­brir e in­ven­tar”, di­ce Sky­lar Tib­bits, fun­da­dor y co­di­rec­tor del Self-As­sembly Lab del MIT, en en­tre­vis­ta con Ma­nu­fac­tu­ra. “Pu­bli­ca­mos el tra­ba­jo y lue­go nos con­tac­tan em­pre­sas in­tere­sa­das en co­la­bo­rar, pe­ro no in­ten­ta­mos con­ven­cer a na­die de que se in­tere­se por nues­tro tra­ba­jo”, aña­de.

Mien­tras la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la im­pre­sión 3D, la au­to­ma­ti­za­ción y la In­dus­tria 4.0 em­pie­zan a te­ner su lu­gar en las fá­bri­cas del mun­do, en los la­bo­ra­to­rios ya se co­ci­nan las nue­vas tec­no­lo­gías.

La im­pre­sión 4D, el desa­rro­llo de ma­te­ria­les in­te­li­gen­tes, la In­dus­tria 5.0 y una trans­for­ma­ción ha­cia eco­sis­te­mas de pro­duc­ción per­so­na­li­za­dos e hi­per­es­pe­cia­li­za­dos, se em­pie­zan a ver con más cla­ri­dad en la ma­nu­fac­tu­ra del fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.