Fac­tor éti­co

Des­de ha­cer­nos sen­tir gua­pas y se­gu­ras, has­ta ayu­dar a co­mu­ni­da­des mar­gi­na­das. La in­dus­tria tex­til de ac­ce­so­rios y de lu­jo tie­ne más que el sim­ple pro­pó­si­to de ves­tir­nos.

Marie Claire (México) - - Moda - POR SO­FÍA CAL­DE­RÓN

¿QUÉ ES LA MO­DA PARA TI?

Es una pre­gun­ta que ca­si siem­pre tie­ne la mis­ma res­pues­ta: es una ex­ten­sión de nues­tra per­so­na­li­dad, una for­ma de re­fle­jar quié­nes so­mos. Se­gún Or­so­la de Cas­tro, di­se­ña­do­ra y fun­da­do­ra de Fas­hion Re­vo­lu­tion, es la piel que es­co­ge­mos. Es muy fá­cil enamo­rar­se de los co­lo­res, for­mas, tex­tu­ras y mo­vi­mien­to de las piezas que son crea­das por men­tes bri­llan­tes y crea­ti­vas, para ser pre­su­mi­das por no­so­tras: las aman­tes de la mo­da.

EL NUE­VO SIS­TE­MA

El gus­to por usar las úl­ti­mas ten­den­cias, adop­tar vie­jas y nue­vas pren­das, ver­nos siem­pre me­jor y di­fe­ren­tes, tie­ne un pre­cio que mu­chas ve­ces ig­no­ra­mos. Para co­no­cer­lo, de­be­mos en­ten­der pri­me­ro que el sis­te­ma de la mo­da ha cam­bia­do to­tal­men­te en los úl­ti­mos años. An­tes, se pre­sen­ta­ban las co­lec­cio­nes de oto­ño/in­vierno y pri­ma­ve­ra/ve­rano una vez al año, seis me­ses pre­vios a la lle­ga­da de ca­da tem­po­ra­da. Aho­ra, con el boom del in­ter­net, las re­des so­cia­les y el pro­ta­go­nis­mo de las blog­gers y street sty­lers du­ran­te las se­ma­nas de mo­da, las re­glas han cam­bia­do. Se re­quie­re in­me­dia­tez para ad­qui­rir las piezas en el mo­men­to en que las ve­mos en pa­sa­re­la o en Ins­ta­gram.

Las mar­cas se han vis­to for­za­das a ofre­cer a sus con­su­mi­do­ras más pro­duc­to, más rápido. Si an­tes veía­mos dos co­lec­cio­nes, aho­ra te­ne­mos 52 —una por se­ma­na gra­cias al gran ni­vel de ro­ta­ción de las tien­das de fast fas­hion o high street—. La pre­sión por te­ner el pre­cio más ba­jo ha pro­vo­ca­do una evo­lu­ción de la in­dus­tria, lle­van­do la pro­duc­ción a paí­ses con mano de obra más ba­ra­ta en Asia y Áfri­ca. A la vez, la mis­ma com­pe­ten­cia, año con año, ha obli­ga­do a las ma­nu­fac­tu­re­ras de es­tos paí­ses en desa­rro­llo a te­ner una mano de obra ca­da vez más ba­ja.

To­do es­to tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en nues­tra so­cie­dad y en­torno. La pro­duc­ción de in­su­mos na­tu­ra­les, co­mo el al­go­dón, no es su­fi­cien­te de­bi­do al al­to con­su­mo de pren­das. Ade­más, el tra­ta­mien­to de La ro­pa en­mar­ca gran par­te de lo que ve­mos cuan­do mi­ra­mos a otro. Na­tu­ral­men­te ad­quie­re la es­pe­cial ca­pa­ci­dad de de­cir co­sas so­bre uno mis­mo. El ves­ti­do, en­ton­ces, sir­ve co­mo una es­pe­cie de me­tá­fo­ra vi­sual de la iden­ti­dad”,

Las han ga­na­do tan­ta aten­ción co­mo las co­lec­cio­nes mis­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.