¿Adiós MA­MÁS?

Pró­xi­ma­men­te, los hom­bres po­drán te­ner bebés sin una mu­jer; a par­tir de una téc­ni­ca que crea ci­go­tos ar­ti­fi­cia­les con cé­lu­las de la piel.

Marie Claire (México) - - Belleza -

ar­can­do lo que ha si­do ca­ta­lo­ga­do co­mo un ha­za­ña histórica, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res bri­tá­ni­cos en­con­tró la for­ma de con­ce­bir ra­to­nes sin fer­ti­li­zar un óvu­lo con un es­per­ma­to­zoi­de —el mé­to­do na­tu­ral (y has­ta ha­ce po­co úni­co) pa­ra ge­ne­rar vi­da ma­mí­fe­ra. El doc­tor Tony Perry, ex­per­to en em­brio­lo­gía mo­le­cu­lar de la Uni­ver­si­dad de Barth, de­cla­ró: “Nues­tro tra­ba­jo desafía el dog­ma —con­ser­va­do in­tac­to des­de que los pri­me­ros em­brio­lo­gis­tas des­cu­brie­ron las cé­lu­las hue­vo de los ma­mí­fe­ros en 1827 y ob­ser­va­ron una fer­ti­li­za­ción cin­cuen­ta años des­pués— de que só­lo la unión de ga­me­tos pue­de de­ri­var en la con­cep­ción de un ser hu­mano”. El pro­ce­di­mien­to con­sis­te en in­fu­sio­nar el es­per­ma con cé­lu­las or­di­na­rias de­ri­va­das de la piel o cual­quier otro te­ji­do pa­ra crear em­brio­nes via­bles. Es­to po­dría per­mi­tir a las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les te­ner hi­jos o ha­bi­li­tar a cual­quier hom­bre pa­ra fer­ti­li­zar sus pro­pias cé­lu­las y pro­du­cir des­cen­den­cia con una mez­cla de ge­nes he­re­da­dos de sí mis­mo y sus an­te­pa­sa­dos. Asi­mis­mo, la idea de se­guir desa­rro­llan­do es­te cam­po se­rá cru­cial pa­ra que las mujeres, cu­ya fer­ti­li­dad ha­ya si­do afec­ta­da por dro­gas con­tra el cán­cer o qui­mio­te­ra­pia, pue­dan con­ver­tir­se en ma­dres. El doc­tor Perry acla­ra que ape­nas se ha cum­pli­do la pri­me­ra eta­pa, la cual de­mues­tra un prin­ci­pio y, en tan­to, más re­tos se pre­sen­ta­rán an­tes de que la re­pro­duc­ción sin ga­me­tos sea téc­ni­ca­men­te plau­si­ble. Pa­ra las prue­bas, los cien­tí­fi­cos em­pe­za­ron por crear em­brio­nes de ra­tón “par­te­no­ge­no­tos”. És­tos eran ci­go­tos hem­bras crea­dos me­dian­te el en­ga­ño de la cé­lu­la que se desa­rro­lla­ba sin la ayu­da de un es­per­ma­to­zoi­de co­mo si hu­bie­ra si­do fer­ti­li­za­da. Los em­brio­nes pro­du­ci­dos de es­ta ma­ne­ra sue­len mo­rir tras unos días por­que ca­re­cen de la pro­gra­ma­ción ne­ce­sa­ria; no obs­tan­te, el Dr. Perry y su equi­po des­cu­brie­ron que al in­yec­tar los par­te­no­ge­no­tos con el es­per­ma se trans­for­ma­ban en cé­lu­las hue­vo nor­ma­les que re­sul­ta­ban en un na­ci­mien­to. Has­ta el mo­men­to, han na­ci­do 30 ra­to­nes a par­tir de es­ta téc­ni­ca… y la re­vo­lu­ción ape­nas co­mien­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.