#Mc­world

“The eye has to tra­vel” de­cía la cé­le­bre Diana Vree­land, y el equi­po edi­to­rial hi­zo lo pro­pio en es­ta edi­ción.

Marie Claire (México) - - Bienvenida - Pe­dro Zu­ri­ta DI­REC­TOR EDI­TO­RIAL

T ie­ne un par de años que se es­cu­cha fuer­te un dis­cur­so a es­ca­la glo­bal y el cual ha co­bra­do eco gra­cias a las re­des so­cia­les. El fa­mo­so hash­tag #Inmys­ki­ni­win, lan­za­do por el mo­de­lo al­bino Shaun Ross, se con­vir­tió en un mo­vi­mien­to pa­ra amar nues­tros cuer­pos y nues­tra piel tal co­mo son; al igual que la cam­pa­ña de len­ce­ría de Lo­nely Girls Pro­ject, con Le­na Dun­ham mos­tran­do un cuer­po di­fe­ren­te al que so­le­mos ver en las cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad. El ob­je­ti­vo de es­tas ac­cio­nes es rom­per el mol­de de lo que tra­di­cio­nal­men­te se ha con­si­de­ra­do “es­té­ti­co”, pa­ra re­con­fi­gu­rar­lo y am­pliar­lo. Pe­ro ¿qué es­tá pa­san­do en Mé­xi­co, en La­ti­noa­mé­ri­ca? Por­que aquí no nos li­bra­mos de nues­tra pro­pia reali­dad, aun­que a ve­ces sea más có­mo­do mi­rar la pa­ja en el ojo ajeno. ¿Y por qué lo di­go? Por­que hay que ser ho­nes­tos, aquí has­ta los di­chos po­pu­la­res guar­dan una des­agra­da­ble car­ga de ra­cis­mo. “No tie­ne la cul­pa el in­dio, sino quien lo ha­ce com­pa­dre”, “nun­ca fal­ta un prie­ti­to en el arroz” y otros por el es­ti­lo son el cla­ro in­di­ca­ti­vo de que exis­te un me­nos­pre­cio por los to­nos de piel os­cu­ra. Y es­tá tan en­rai­za­do, que si bus­cas el video “Ni­ños y cul­tu­ra ra­cis­ta” en Youtu­be, te das cuen­ta de lo que ha­blo. ¿Por qué no po­de­mos ver lo be­llo que han re­pre­sen­ta­do los si­glos de mes­ti­za­je por los que ha pa­sa­do nues­tra cul­tu­ra?; ¿por qué no es­tar or­gu­llo­sos de nues­tra he­ren­cia in­dí­ge­na, plas­ma­da en mu­chos de no­so­tros me­dian­te nues­tro co­lor de piel? De cual­quier ma­ne­ra, dé­jen­me que les di­ga que de acuer­do con Na­tio­nal Geo­grap­hic, pa­ra 2060 los blan­cos no his­pa­nos de­ja­rán de ser ma­yo­ría en Es­ta­dos Uni­dos, y en el mun­do en­te­ro “la hu­ma­ni­dad se mez­cla­rá ca­da vez más”. Y si es­to va a su­ce­der en el fu­tu­ro, si de cual­quier ma­ne­ra lo mes­ti­zo do­mi­na­rá en me­nos de me­dio si­glo, ¿pa­ra qué des­gas­tar­nos con ton­te­rías co­mo las cla­si­fi­ca­cio­nes por el Pan­to­ne de la piel? ¿Por qué no ade­lan­tar­nos, re­co­no­cer nues­tras di­fe­ren­cias y ce­le­brar­las? Só­lo cam­bian­do nues­tra per­cep­ción de la reali­dad po­dre­mos ser per­so­nas com­ple­tas y fe­li­ces.

@dia­naedm, en Bar­ce­lo­na. @ flo­ren­cia­lo des­de Ja­pón.

Úne­te a la con­ver­sa­ción con el hash­tag: #mi­piel­mior­gu­llo

@la­chi­caal­mo­do­var de vi­si­ta en L. A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.