¡VI­VA MA­RIA!

Tan só­lo bas­ta una pa­la­bra pa­ra des­cri­bir a la ama­zo­na del mo­men­to y esa es “pio­ne­ra”. De­rri­ban­do ca­da ba­rre­ra a su pa­so, Ma­ria Bor­ges da ini­cio al ca­pí­tu­lo de­fi­ni­ti­vo en la his­to­ria del mo­de­la­je, don­de la di­ver­si­dad no se­rá la ex­cep­ción sino la re­gla.

Marie Claire (México) - - En Portada - POR PA­ME­LA COR­TÉS FO­TOS: RA­YAN AYASH ESTILISMO: DAVIAN LAIN PRO­DUC­CIÓN: MA­RIE CLAI­RE MÉ­XI­CO Y LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA

Gra­ce Jo­nes, Nao­mi Camp­bell, Iman, Alek Wek, Jour­dan Dunn, Ajak Deng… re­sul­ta un po­co de­cep­cio­nan­te des­cu­brir que bien po­dría­mos con­tar a las su­per­mo­de­los o top mo­dels de co­lor a tra­vés del tiem­po con los de­dos de las ma­nos. Y es que, si de cá­no­nes es­té­ti­cos se tra­ta, el ma­nual ha con­tem­pla­do has­ta aho­ra —tris­te y li­te­ral­men­te— pu­ras pá­gi­nas en blan­co. Nun­ca fal­ta el fes­te­jo fu­gaz ca­da vez que una be­lle­za de piel os­cu­ra apa­re­ce en la por­ta­da de una re­vis­ta o abre uno de los des­fi­les más an­ti­ci­pa­dos; pe­ro, sea­mos ho­nes­tos, cuan­do la “in­clu­sión” lle­ga a cuen­ta­go­tas ter­mi­na por con­ver­tir­se en un cruel y pa­té­ti­co es­pe­jis­mo. Hoy, lo que se ne­ce­si­ta de for­ma im­pe­ra­ti­va es una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción… la bue­na no­ti­cia es que ya te­ne­mos a nues­tra cau­di­lla. Na­ci­da en me­dio de la gue­rra ci­vil en uno de los rin­co­nes más po­bres del pla­ne­ta, Ma­ria Bor­ges apren­dió rá­pi­da­men­te a for­ta­le­cer su ca­rác­ter con ca­da gol­pe de la vi­da. Su ma­dre mu­rió cuan­do ella te­nía 11 años y, da­do que su pa­dre nun­ca es­tu­vo real­men­te in­vo­lu­cra­do en la fa­mi­lia, la jo­ven an­go­le­ña fue cria­da por su her­ma­na ma­yor, que en aquel en­ton­ces ape­nas iba a cum­plir 16. El con­flic­to ar­ma­do lle­gó a su fin el 4 de abril de 2002 y una dé­ca­da más tar­de —con dos com­pe­ten­cias de mo­de­la­je ba­jo el bra­zo— Ma­ria, quien al­gu­na vez fue blan­co de bur­las en la es­cue­la por su al­tu­ra y delgadez, se en­con­tra­ba fir­man­do un con­tra­to con la agen­cia Su­pre­me en Nue­va York. A par­tir de en­ton­ces, su ca­mino la ha lle­va­do de glo­ria en glo­ria; fre­cuen­te­men­te con la fra­se “pri­me­ra mo­de­lo afri­ca­na en…” ador­nan­do el ti­tu­lar. Sin em­bar­go, pa­ra Ma­ria Bor­ges es­ta lu­cha no se tra­ta de ella, pe­ro sí de una cau­sa. Así lo de­mos­tró en 2015 al des­ha­cer­se de las ex­ten­sio­nes lar­gas con las que ha­bía des­fi­la­do el Vic­to­ria’s Se­cret Fas­hion Show en dos oca­sio­nes an­te­rio­res. Es­ta vez, desea­ba re­co­rrer la fa­mo­sa pa­sa­re­la cu­bier­ta de glit­ter con su pe­lo na­tu­ral, cor­to y ri­za­do, or­gu­llo­sa­men­te afri­cano. Al año si­guien­te, no só­lo ella, sino cua­tro mo­de­los más tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en el es­pec­tácu­lo con pei­na­dos dis­tin­tos a las tí­pi­cas on­das que por años ha­bían ca­rac­te­ri­za­do a la mar­ca. Eso es a lo que lla­ma­mos el prin­ci­pio de un cam­bio. Ac­tual­men­te, tras ha­ber si­do nom­bra­da “La Mo­de­lo Afri­ca­na Nú­me­ro Uno”, Ma­ria se en­cuen­tra dan­do la vuel­ta al mun­do co­mo la nue­va em­ba­ja­do­ra de una mar­ca de be­lle­za —si­guien­do los pa­sos de Ju­lian­ne Moo­re, Jen­ni­fer Ló­pez, Bla­ke Li­vely, Eva Lon­go­ria, He­len Mi­rren, Karlie Kloss y Li­ya Ke­be­de—; no obs­tan­te, su as ba­jo la man­ga con­sis­tió en unir fuer­zas con la fir­ma de cos­mé­ti­cos úni­ca y ex­clu­si­va­men­te si el acuer­do in­cluía apo­yar la ca­rre­ra de una pro­me­sa afri­ca­na del mo­de­la­je. La ele­gi­da por Ma­ria fue Ola­mi­de Ogun­de­le, de Ni­ge­ria, quien hi­zo su de­but en Pa­ris Fas­hion Week con la mar­ca Paul & Joe gra­cias a di­cho in­ter­cam­bio. Bien dicen por ahí que hay dos ti­pos de per­so­nas: “quie­nes to­can puer­tas y quie­nes las ti­ran”. A sus es­ca­sos 24 años, Ma­ria Bor­ges ha de­mos­tra­do que, más que un sim­ple ros­tro… es una voz y una fuer­za trans­for­ma­do­ra.

MC: Na­cis­te en Luan­da, An­go­la —que an­te­rior­men­te ha­bía si­do co­lo­nia por­tu­gue­sa— du­ran­te la gue­rra ci­vil. ¿Có­mo re­cuer­das tu in­fan­cia y có­mo es la vi­da en tu país aho­ra?

MB: Ten­go po­cas me­mo­rias so­bre la gue­rra que es­tá­ba­mos vi­vien­do. Re­cuer­do una his­to­ria que mi her­ma­na me con­tó. Cuan­do era muy pe­que­ña, me de­cían que guar­da­ra si­len­cio ab­so­lu­to aden­tro del cló­set mien­tras los sol­da­dos es­ta­ban en la ca­sa bus­can­do a mi pa­dre. Yo me ta­pa­ba la bo­ca con las ma­nos pa­ra no ha­cer nin­gún rui­do. Te­nía mu­cho mie­do. Aho­ra hay paz en An­go­la, pe­ro gran­des di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas en­tre la gen­te.

MC: ¿Qué le di­rías a tu ma­dre si vol­vie­ras a ver­la?

MB: Lo mu­cho que la ex­tra­ño, pe­ro tam­bién lo afor­tu­na­da que soy por te­ner la po­si­bi­li­dad de ha­cer­me car­go de mis her­ma­nos. Siem­pre es­ta­ré ahí pa­ra ellos.

MC: ¿te in­tere­sa­ba el mun­do de la mo­da an­tes de ser des­cu­bier­ta?

MB: Al ser tan al­ta, mien­tras es­tu­dia­ba in­ten­ta­ron fi­char­me en el equi­po de bas­quet­bol o co­mo por­te­ra en fut­bol; pe­ro tal y co­mo su­ce­de con la ma­yo­ría de las ni­ñas al­re­de­dor del mun­do, me em­pe­zó a in­tere­sar la ro­pa cuan­do era ado­les­cen­te. MC: Siem­pre des­ta­cas­te en­tre la mul­ti­tud por tu be­lle­za y al­tu­ra. ¿Eso te ha­cía sen­tir in­se­gu­ra mien­tras cre­cías o to­do lo con­tra­rio? MB: Era de­ma­sia­do in­se­gu­ra. Los ni­ños se bur­la­ban de mí por mis pier­nas lar­gas o por ser muy al­ta y del­ga­da. Me lla­ma­ban ji­ra­fa.

MC: A ve­ces apren­de­mos más de los fra­ca­sos que de los triunfos. Tú par­ti­ci­pas­te en el con­cur­so Eli­te Mo­del Look en tu país pe­ro no con­se­guis­te el pri­mer lu­gar. ¿Qué te en­se­ñó esa ex­pe­rien­cia?

MB: En la vi­da, no siem­pre nos to­ca ga­nar. Eso me ayu­dó a ser más de­ter­mi­na­da y a tra­ba­jar más du­ro. Que­dar en se­gun­do lu­gar me re­cor­dó que es im­por­tan­te to­mar las co­sas “pa­so a pa­so”; in­clu­so ten­go ta­tua­da esa fra­se pa­ra nun­ca ol­vi­dar­la.

MC: Even­tual­men­te lle­gó tu re­van­cha. Triun­fas­te en la com­pe­ten­cia Ford Su­per­mo­del, fir­mas­te con una agen­cia in­ter­na­cio­nal y una se­ma­na más tar­de es­ta­bas desfilando en tu pri­mer Fas­hion Week. ¿Cuál fue el show con el que de­bu­tas­te y qué pen­sa­mien­tos cru­za­ron por tu men­te AL ob­ser­var la lo­cu­ra que im­pli­ca?

MB: Mi pri­me­ra pa­sa­re­la fue en Lis­boa, Por­tu­gal. Hi­ce al­gu­nas ahí que sa­lie­ron muy bien y por eso me en­via­ron a Su­pre­me, en Nue­va York. Ca­mi­né 17 shows du­ran­te mi pri­me­ra tem­po­ra­da, in­clu­yen­do Marc Ja­cobs. El pro­ble­ma más gran­de era mi idio­ma, no ha­bla­ba una pa­la­bra de in­glés cuan­do lle­gué aquí. MC: ¿Qué pien­sas cuan­do la gen­te te com­pa­ra con Nao­mi Camp­bell? MB: Es un ho­nor. Ella es uno de mis gran­des ído­los. MC: Tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­la. ¿Có­mo fue el ha­ber con­vi­vi­do con ella? MB: Es­ta­ba de­ma­sia­do ner­vio­sa y emo­cio­na­da al mis­mo tiem­po. MC: ¿el re­to más gran­de al que te has en­fren­ta­do co­mo mo­de­lo? MB: ¿Me cree­rías si te di­go que al­gu­na vez me con­si­de­ra­ron de­ma­sia­do al­ta pa­ra mo­de­lar una co­lec­ción? MC: En 2015 hi­cis­te his­to­ria co­mo la pri­me­ra mo­de­lo afri­ca­na en ca­mi­nar el Vic­to­ria’s Se­cret Fas­hion Show con un afro cor­to na­tu­ral. ¿Qué sen­tis­te en ese mo­men­to? MB: Es­ta­ba en shock. Pe­ro real­men­te me dio más ale­gría ver que en 2016 hu­bo más de no­so­tras desfilando con ese ti­po de pe­lo. MC: Ya ha­bías he­cho dos Vic­to­ria’s Se­cret Fas­hion Shows con an­te­rio­ri­dad. ¿Por qué crees que de re­pen­te se to­mó la de­ci­sión de de­jar­te lu­cir tu ca­be­lle­ra ori­gi­nal? ¿Se te con­sul­tó al res­pec­to? MB: Yo le pre­gun­té a mi agen­te si po­día des­fi­lar con ese es­ti­lo. Al po­co tiem­po su­pe que lo ha­bían apro­ba­do. Me dio mu­cha fe­li­ci­dad.

MC: Sin im­por­tar tu es­ta­tus de ícono glo­bal, si­gues via­jan­do a ca­sa pa­ra par­ti­ci­par en An­go­la Fas­hion Week. ¿Por qué lo ha­ces?

MB: Es­toy or­gu­llo­sa de mi país. Es un es­ca­pa­ra­te pa­ra nues­tros di­se­ña­do­res lo­ca­les y la gen­te que quie­ro que for­me par­te de la mo­da tam­bién.

MC: He­mos vis­to un flo­re­ci­mien­to de Áfri­ca en tér­mi­nos de ar­te, mú­si­ca, mo­de­los, etc. ¿Có­mo in­vi­ta­rías al mun­do a mi­rar lo que es­tá su­ce­dien­do en el con­ti­nen­te y des­ha­cer­se de los es­te­reo­ti­pos?

MB: Áfri­ca fue la cu­na de la hu­ma­ni­dad. Mu­chos de los paí­ses ahí es­tán cre­cien­do y so­fis­ti­cán­do­se des­de su in­de­pen­den­cia y la in­dus­tria se es­tá desa­rro­llan­do. Cuan­do hay paz y buen go­bierno, la so­cie­dad pros­pe­ra.

MC: Úl­ti­ma­men­te, la in­dus­tria de la mo­da es­tá co­men­zan­do a aplau­dir la di­ver­si­dad de la be­lle­za. ¿Cuál es tu opi­nión so­bre tan es­pe­ra­do fe­nó­meno?

MB: No lo con­si­de­ra­ría un fe­nó­meno por­que han exis­ti­do mu­chos ti­pos de be­lle­za a lo lar­go del tiem­po y en dis­tin­tos lu­ga­res. Aho­ra pa­re­ce que el mun­do fi­nal­men­te es­tá re­co­no­cien­do y ce­le­bran­do esas di­fe­ren­cias.

MC: Pla­tí­ca­nos so­bre tu la­bor al­truis­ta en An­go­la.

MB: Yo era una ni­ña po­bre y por lo mis­mo me en­fo­co en los pe­que­ños de es­ca­sos re­cur­sos. Si pue­do ayu­dar­los de al­gu­na ma­ne­ra soy fe­liz. Tra­ba­jo muy de la mano con la igle­sia a la que he ido des­de mis pri­me­ros años.

MC: ¿Cuán­tos ta­tua­jes tie­nes y qué sig­ni­fi­can?

MB: La fra­se “step by step” me ins­pi­ra a dar lo me­jor de mí. Tam­bién ten­go un co­ra­zón en la mu­ñe­ca aba­jo de la pal­ma de mi mano. ¡Lle­vo el amor adon­de­quie­ra que voy!

MC: ¿Cuá­les son tus pa­sio­nes y hob­bies fa­vo­ri­tos?

MB: ¡Amo la bue­na co­mi­da! Me gus­ta ju­gar bas­quet­bol con mis ami­gos y tro­tar jun­to al río en Nue­va York. Tam­bién pa­so mu­cho tiem­po en el gim­na­sio.

MC: ¿Qué te pa­re­ció tu pri­me­ra se­sión de por­ta­da pa­ra Ma­rie Clai­re Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca?

MB: ¡Arri­ba, arri­ba, arri­ba! Fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa y es­pe­ro tra­ba­jar otra vez con us­te­des muy pron­to. ¡Les agra­dez­co enor­me­men­te la opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar jun­tos!

“...Han exis­ti­do mu­chos ti­pos de be­lle­za a lo lar­go del tiem­po y en dis­tin­tos lu­ga­res. Aho­ra pa­re­ce que el mun­do fi­nal­men­te es­tá re­co­no­cien­do y ce­le­bran­do esas di­fe­ren­cias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.