MI­GUEL CAL­DE­RÓN

EL AR­TIS­TA PRE­SEN­TA SU NUE­VA EX­PO: “EL PLA­CER DES­PUÉS”

Más por más - - PRIMERA PÁGINA - POR FER­NAN­DO HER­NÁN­DEZ URÍAS (@fhu­rias1) FO­TOS: LU­LÚ URDAPILLET­A (@lu­lur­da­pi­lle­ta)

Un día co­mo cual­quier otro, mien­tras Mi­guel Cal­de­rón ca­mi­na­ba por la co­lo­nia Ro­ma tras el sis­mo del 19 de sep­tiem­bre en bús­que­da de ma­te­rial pa­ra un pro­yec­to so­bre si­nies­tros, se en­con­tró con una ima­gen que cap­tó su aten­ción: la fuen­te de la Ci­be­les es­ta­ba ro­dea­da de hu­mo que sa­lía de de­ba­jo de ella. In­tri­ga­do, ave­ri­guó que los tra­ba­ja­do­res de la glo­rie­ta es­ta­ban co­ci­nan­do en la bo­de­ga que hay ba­jo el mo­nu­men­to y tam­bién se en­te­ró de que uno de ellos por­ta­ba cro­que­tas pa­ra pe­rro en sus bol­si­llos pa­ra que fue­ra más fá­cil en­con­trar­lo en ca­so de que se que­da­ra en­te­rra­do por un tem­blor.

Ese fue el ori­gen de El pla­cer des­pués, pe­lí­cu­la que for­ma par­te de la ex­po­si­ción del mis­mo nom­bre y que pue­de vi­si­tar­se has­ta el 27 de ju­lio en la ga­le­ría ku­ri­man­zut­to (Gob. Ra­fael Re­bo­llar 94, col. San Mi­guel Cha­pul­te­pec). “Cu­rio­sa­men­te yo sa­bía que es­ta ex­po­si­ción no hu­bie­ra exis­ti­do si yo no ha­cía es­ta pe­lí­cu­la. Yo es­tu­dié ci­ne, de he­cho jus­to por ello de­jé los es­tu­dios de pin­tu­ra. Es un me­dio que me lle­na más por la mez­cla de co­sas que me in­tere­san, co­mo mú­si­ca, fo­to­gra­fía, in­ter­ac­ción con gen­te, con­tar his­to­rias. La pe­lí­cu­la fue pri­mor­dial pa­ra po­der te­ner las obras que sur­gie­ron a raíz de ella, y sin la pe­lí­cu­la no exis­ti­rían”, cuen­ta el ar­tis­ta.

Co­mo par­te de la ex­po­si­ción, en la ga­le­ría tam­bién pue­den ver­se una se­rie de “jo­yas” he­chas con cro­que­tas de pe­rro y lla­ma­das Amu­le­tos pa­ra un tem­blor. “Es­toy de acuer­do en que si ves la obra sin nin­gún ti­po de re­fe­ren­cia es un po­co com­pli­ca­do en­ten­der­la; sin em­bar­go, eso se me ha­ce im­por­tan­te en el ar­te: que tú en­tres en un lu­gar, veas una obra y no se­pas qué es y te ge­ne­re cier­ta cu­rio­si­dad. Un tra­ba­jo que me in­fluen­ció mu­cho fue una obra de Fé­lix Gon­zá­lez-To­rres, un mon­te

de dul­ces que vi en una bie­nal Whit­ney, y me sus­ci­to una se­rie de pre­gun­tas que me hi­cie­ron in­ves­ti­gar la obra y me en­can­ta­ría des­per­tar ese ti­po de cu­rio­si­dad”.

A un la­do de los amu­le­tos, tam­bién hay una se­rie de acua­re­las que sur­gie­ron du­ran­te el pro­ce­so de fil­ma­ción co­mo un ex­pe­ri­men­to. “En Na­vi­dad, le re­ga­lé a mis hi­jas unas acua­re­las y du­ran­te to­do el pro­ce­so de la fil­ma­ción y edi­ción, que no po­día ha­cer mu­cho, y en el pro­ce­so de con­cep­tua­li­za­ción de la ex­po­si­ción, que yo te­nía tiem­pos muer­tos, co­men­cé a ex­plo­rar imá­ge­nes que se me sus­ci­ta­ban en la ca­be­za y em­pe­cé a ex­te­rio­ri­zar­las y a ha­cer ex­pe­ri­men­tos con las acua­re­las de mis hi­jas. Y las veo co­mo una es­pe­cie de se­cre­cio­nes muy in­me­dia­tas y es­pon­ta­neas de es­ta­dos de áni­mo y de co­sas que pa­san por mi ca­be­za, y a la vez una es­pe­cie de tri­bu­to a mis es­tu­dios de pin­tu­ra y a mi ado­les­cen­cia”, di­ce.

La im­por­tan­cia de las his­to­rias

En el tra­ba­jo de Mi­guel, las his­to­rias siem­pre tie­nen mu­cho pe­so. Cal­de­rón no so­lo ex­po­ne, sino que tam­bién cuen­ta. Y pa­ra ejem­plo es­tá la se­rie de fo­to­gra­fías Em­plea­do del mes, en la que guar­dias y per­so­nal de man­te­ni­mien­to del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te re­pro­du­cen sus obras fa­vo­ri­tas del re­cin­to; o las pin­tu­ras que for­ma­ron par­te de la mues­tra “Ag­gres­si­vely Me­dio­cre/Men­tally Cha­llen­ged/Fan­tasy Is­land”, que sur­gie­ron a par­tir de la no­ti­cia de cin­co her­ma­nos que, en un par­que na­cio­nal, ma­ta­ron a un hom­bre y vio­la­ron a su no­via, las cua­les ter­mi­na­ron en ma­nos de Wes An­der­son y apa­re­cie­ron en su pe­lí­cu­la Los ex­cén­tri­cos Te­nen­baums.

“Creo que las ano­ma­lías que se me apa­re­cen cons­tan­te­men­te no son gra­tui­tas. Creo que son el re­sul­ta­do de es­tar muy des­pier­to, muy aten­to, y bus­can­do co­ne­xio­nes que sue­len dar­se. Con el tiem­po he desa­rro­lla­do una ma­ne­ra de tra­ba­jar que es li­te­ral­men­te dar­le la vuel­ta a las co­sas mu­chas ve­ces. Y el pro­ce­so de con­tar al­go mu­chas ve­ces, lo va vol­vien­do otra co­sa. Y es un po­co lo que es es­ta ex­po­si­ción, em­pe­zó co­mo al­go y aca­bó co­mo al­go di­fe­ren­te, y en ese sen­ti­do sien­to que hi­ce mi tra­ba­jo lle­ván­do­lo a sus má­xi­mas con­se­cuen­cias”, cuen­ta.

La tra­ge­dia y el ar­te

No es la pri­me­ra vez que Cal­de­rón ha­bla so­bre la ca­tás­tro­fe. “Con­si­de­ro que la tra­ge­dia nos cir­cun­da mu­cho más de lo que cree­mos. Creo que las re­des so­cia­les, los te­lé­fo­nos, la te­le­vi­sión, las compu­tado­ras, nos blo­quean de es­ta tra­ge­dia cons­tan­te que es­ta­mos vi­vien­do. No es que yo sea una per­so­na ne­ga­ti­va, pe­ro creo que nos han ce­rra­do los ojos a una reali­dad que sien­to muy pre­sen­te. Pue­de ser un cli­ché, pe­ro siem­pre pien­so en Go­ya y Los desas­tres de la gue­rra, y me pa­re­ce que hoy vi­vi­mos los desas­tres de la paz, por­que es­ta tran­qui­li­dad apa­ren­te es­con­de mu­cha vio­len­cia y mu­cha in­co­mo­di­dad y po­ca co­mu­ni­ca­ción. No bus­co adoc­tri­nar con mi tra­ba­jo ni dis­cur­sar al­go, pe­ro sí es al­go que ten­go en men­te”.

Mien­tras que so­bre la fun­ción del ar­te, di­ce: “Es di­fí­cil des­cri­bir en po­cas pa­la­bras cuál creo que sea, pe­ro afor­tu­na­da­men­te no tie­ne una ló­gi­ca o no es al­go ma­te­má­ti­co. Es al­go que no sa­bes a dón­de te pue­de lle­var. Pa­ra mí se tra­ta de po­der co­mu­ni­car al­go, po­der mos­trar que hay di­fe­ren­tes mo­dos de vi­vir y de ha­cer las co­sas, y que no exis­ten re­glas pa­ra ha­cer­las. Creo que hoy en día, es­ta co­sa de que el ta­len­to tie­ne que ser así o asá y que uno tie­ne que sa­ber di­bu­jar o ha­cer es­to, no apli­ca. Yo pien­so que, afor­tu­na­da­men­te, el ar­te si­gue sien­do un mun­do sin re­glas y es lo que más de­fien­do co­mo ar­tis­ta: po­der ex­plo­rar las co­sas a mí ma­ne­ra que, de cier­ta for­ma, es­pe­ro que sea par­ti­cu­lar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.