XIMEN SARIÑANA

LA CAN­TAN­TE PRE­SEN­TA SU NUE­VO DIS­CO, ¿DÓN­DE BAI­LA­RÁN LAS NI­ÑAS?, EL 27 DE JU­NIO EN EL AU­DI­TO­RIO NA­CIO­NAL.

Más por más - - PRIMERA PÁGINA - POR DA­NIE­LA BARRANCO (@dan­ni­sit)

To­dos la he­mos es­cu­cha­do al me­nos una vez. O la he­mos vis­to en el ya clá­si­co me­me de Amar­te due­le, pe­ro Xi­me­na Sariñana no es la mis­ma de ha­ce 10 años, cuan­do apa­re­cía en pe­lí­cu­las y te­le­no­ve­las y co­men­za­ba su ca­rre­ra en la mú­si­ca. Y la mues­tra de ello es su más re­cien­te dis­co, ¿Dón­de bai­la­rán las ni­ñas?, el cual pre­sen­ta­rá en el Au­di­to­rio Na­cio­nal el pró­xi­mo 27 de ju­nio.

A sus 33 años, Xi­me­na es una de las mú­si­cas más co­no­ci­das en el país y sus cua­tro dis­cos la res­pal­dan; in­clu­so, cuan­do sa­có Me­dio­cre —en 2008—, fue no­mi­na­da al Grammy La­tino. De ahí si­guió su dis­co ho­mó­ni­mo y lue­go se en­fo­có en No to­do lo pue­des dar, en 2014, el cual ella pro­du­jo y es­cri­bió las can­cio­nes. “En es­te ál­bum em­pu­jé mu­chí­si­mo pa­ra que se hi­cie­ra co­mo yo que­ría. Fui ca­si una dic­ta­do­ra”, cuen­ta en en­tre­vis­ta.

¿La ra­zón? Se en­con­tra­ba en un pro­ce­so de au­to­des­cu­bri­mien­to y de re­co­no­cer­se a ni­vel per­so­nal y pro­fe­sio­nal. “Tras esa ex­pe­rien­cia en la que ya me co­no­cí y des­cu­brí mu­chas co­sas, me pro­bé mu­chas co­sas, co­mo que soy ca­paz de ser pro­duc­to­ra y ya sé a qué sue­na Xi­me­na Sariñana”, si­gue.

Tar­dó cin­co años pa­ra vol­ver a en­trar al es­tu­dio y ha­cer un dis­co nue­vo. En ese pe­rio­do, la can­tan­te se con­vir­tió en ma­má, pe­ro tam­bién fue un tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que su mú­si­ca re­pre­sen­ta­ra lo que es. Ha­cer ¿Dón­de bai­la­rán las ni­ñas? “fue di­ver­ti­do, aho­ra tu­ve ga­nas de ex­pe­ri­men­tar, de com­par­tir con más per­so­nas”.

A pe­sar de eso, Xi­me­na no ha per­di­do su esen­cia y, con su mú­si­ca, se pre­sen­ta tal y co­mo es an­te el pú­bli­co, man­te­nién­do­se fiel a lo que cree. Aun­que, cla­ro, ha te­ni­do al­gu­nos cam­bios: “He me­jo­ra­do mu­cho co­mo com­po­si­to­ra, pro­duc­to­ra y can­tan­te, tam­bién es­toy mu­cho más com­pro­me­ti­da. Es­te tra­ba­jo de­fi­ne mu­cho de lo que soy co­mo per­so­na”.

Un dis­co de em­po­de­ra­mien­to

Las le­tras de ¿Dón­de ju­ga­rán las ni­ñas?, to­das es­cri­tas por ella, re­fle­jan el cre­ci­mien­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal de Xi­me­na. Mu­chas son so­bre em­po­de­ra­mien­to, li­ber­tad, au­to­cui­da­do y con­fian­za en uno mis­mo. To­das mues­tran el es­ta­do en el que la can­tan­te se sen­tía al es­cri­bir­las y es que pa­ra ella es im­por­tan­te que ca­da quien to­me res­pon­sa­bi­li­dad e ini­cia­ti­va so­bre sus emo­cio­nes.

“Hay que pa­sar­la mal cuan­do es ne­ce­sa­rio, pe­ro siem­pre pen­san­do que la vi­da si­gue y va­mos ha­cia de­lan­te. Tam­bién que­ría de­jar de ha­blar de desamor, que lo he he­cho, pe­ro se tra­ta de de­jar de sen­tir cul­pa, de­jar de ser víc­ti­mas”, ex­pli­ca. Y es que, di­ce, a las mu­je­res nos han edu­ca­do con la idea de que so­mos muy emo­cio­na­les y que su­fri­mos por un hom­bre: “Hay que de­jar es­te cli­ché de dar­te a desear o de­jar que él te bus­que, ¿por qué? Nun­ca lo en­ten­dí y has­ta te sen­tías cul­pa­ble. Yo le quie­ro es­cri­bir o em­pe­zar al­go, ¿por qué ten­go que es­pe­rar­me a que él ha­ga al­go?”.

Aun­que pue­de so­nar fe­mi­nis­ta, el dis­co es pa­ra to­dos, ya que el men­sa­je que Xi­me­na quie­re dar es que to­dos de­be­mos au­to­cui­dar­nos, no so­lo en cues­tio­nes fí­si­cas, sino tam­bién y so­bre to­do emo­cio­na­les. “Creo que, más que nun­ca, se ne­ce­si­tan men­sa­jes de es­te ti­po en la mú­si­ca. Pa­ra mí sí se ha vuel­to un te­ma de ur­gen­cia y de im­por­tan­cia, es­cri­bir can­cio­nes que ten­gan men­sa­jes y que re­fle­jen ma­ne­ras de pen­sar pro­po­si­ti­vas pa­ra quien las es­cu­che y que, ade­más, sean di­ver­ti­das y te ha­gan bai­lar”.

En es­te sen­ti­do, el nom­bre del ál­bum es un gui­ño a ¿Dón­de ju­ga­rán las ni­ñas?, de Mo­lo­tov y a ¿Dón­de ju­ga­rán los ni­ños?, de Ma­ná, dis­cos que Xi­me­na es­cu­chó mu­cho en su mo­men­to y aho­ra qui­so ha­cer una ver­sión más fe­me­ni­na.

Por ello, tam­bién lla­mó a mú­si­cas pa­ra co­la­bo­rar en es­te nue­vo ál­bum, un dis­co que im­pli­co el tra­ba­jo de mu­cha gen­te y obli­gó a Xi­me­na a sa­lir­se de su zo­na de con­fort. Por ejem­plo, ¿Dón­de bai­la­rán las ni­ñas? tie­ne can­cio­nes con Girl Ul­tra, IZA y Fran­cis­ca Va­len­zue­la.

En el ca­so de Girl Ul­tra, ar­tis­ta de la CDMX, Xi­me­na ha­bía es­cu­cha­do so­bre ella por ami­gos en co­mún. Fue una bús­que­da mu­tua y las can­tan­tes hi­cie­ron una can­ción pa­ra su pro­yec­to y pa­ra el dis­co de Sariñana, lla­ma­da “No sé”. IZA es una can­tan­te bra­si­le­ña y quien ya es to­do un fe­nó­meno en su país, “cuan­do la co­no­cí ape­nas iba em­pe­zan­do e hi­ci­mos jun­tas es­ta can­ción, me en­can­tó có­mo que­da­ba con su voz. Ella es­cri­bió la le­tra del te­ma”, cuen­ta.

Por otro la­do, Fran­cis­ca es muy bue­na ami­ga de Xi­me­na des­de ha­ce va­rios años: “He­mos gi­ra­do jun­tas, la he apo­ya­do mu­cho en su ini­cia­ti­va de Rui­do­sa, nos que­re­mos mu­cho y lo úni­co que nos fal­ta­ba era es­cri­bir al­go jun­tas. Es una ge­nia en to­do lo que ha­ce, es sú­per ta­len­to­sa”.

Can­ta con Xi­me­na en el Au­di­to­rio

Xi­me­na Sariñana es una de las can­tan­tes más fa­mo­sas del país, pe­ro no es la úni­ca. Ha­ce fal­ta dar más es­pa­cio a las mu­je­res en fes­ti­va­les de mú­si­ca, “hay que lu­char mu­chí­si­mo por ga­nar esos es­pa­cios. Me da co­ra­je cuan­do veo nue­vos fes­ti­va­les, y de los que a ve­ces for­mo par­te, y que sea la úni­ca mu­jer. Hay un chin­go de mu­je­res ha­cien­do mú­si­ca in­creí­ble”, di­ce.

Pa­ra la can­tan­te, una par­te im­por­tan­te es que los pro­mo­to­res se den cuen­ta de que las mu­je­res tam­bién lle­nan lu­ga­res y que hay pro­pues­tas de ca­li­dad e in­no­va­do­ras. Ba­jo es­te sen­ti­do, Xi­me­na in­vi­tó a Vanessa Za­mo­ra pa­ra abrir su con­cier­to en el Au­di­to­rio Na­cio­nal.

Tam­bién tie­ne in­vi­ta­dos co­mo Girl Ul­tra, pe­ro tam­bién hay ban­das co­mo Little Je­sus, por­que “ser mu­jer no es un gé­ne­ro mu­si­cal”. Sin du­da es un con­cier­to im­per­di­ble, pues la can­tan­te es­tá ti­ran­do la ca­sa por la ven­ta­na. La ci­ta es el 27 de ju­nio y los pre­cios de los bo­le­tos van des­de los $100 has­ta los $1,250.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.