ME­MO­RIA QUE MUE­VE CON­CIEN­CIAS

Más por más - - EXCÉNTRICA - POR TA­MA­RA DE AN­DA (@pla­que­ta)

Vi­si­tar es­te mu­seo es in­có­mo­do y do­lo­ro­so, pe­ro ne­ce­sa­rio. Sig­ni­fi­ca ver ca­ra a ca­ra una de las fa­ce­tas más te­rri­bles del pa­sa­do y del pre­sen­te de Mé­xi­co: la des­apa­ri­ción for­za­da de luchadores so­cia­les a ma­nos del go­bierno.

El Mu­seo Ca­sa de la Me­mo­ria In­dó­mi­ta fue crea­do por Ro­sa­rio Iba­rra, quien se con­vir­tió en ac­ti­vis­ta cuan­do su hi­jo Je­sús Pie­dra Iba­rra fue des­apa­re­ci­do en 1974. Pa­ra 1977, Ro­sa­rio y otros fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos de to­do el país ya ha­bían for­ma­do el Co­mi­té ¡Eu­re­ka!, una or­ga­ni­za­ción que, has­ta la fe­cha, lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo de Es­ta­do. “Ro­sa­rio te­nía 47 años y se abo­có a la lu­cha a tiem­po com­ple­to. Aho­ri­ta tie­ne 92 —cuen­ta Jor­ge Gál­vez, di­rec­tor del lu­gar, el cual se fun­dó en 2009—. Fue la pri­me­ra mu­jer can­di­da­ta a la pre­si­den­cia en 82, don­de tu­vo un fo­ro pa­ra ha­blar in­ter­na­cio­nal­men­te de los des­apa­re­ci­dos. Fue can­di­da­ta cua­tro ve­ces al Pre­mio No­bel de la Paz, pe­ro el go­bierno me­xi­cano hi­zo lo im­po­si­ble pa­ra que no se lo die­ran. Al fi­nal, fue se­na­do­ra de la Re­pú­bli­ca en 2006, ahí di­jo: ‘Hay una deu­da, hay que usar­la pa­ra ha­cer un mu­seo’”.

El mu­seo se di­se­ñó pa­ra mos­trar el con­tex­to de las des­apa­ri­cio­nes. “Con­ci­lia la par­te ar­tís­ti­ca y la ideo­ló­gi­ca pa­ra que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en­tien­dan la des­apa­ri­ción for­za­da co­mo po­lí­ti­ca te­rror y al­go sis­te­má­ti­co —di­ce Jor­ge—. Pa­ra en­ten­der la de los 70 se ex­pli­ca 68, el ope­ra­ti­vo mi­li­tar del 10 de ju­nio de 1971; em­pe­za­mos a ex­pli­car que esos an­te­ce­den­tes mo­ti­va­ron a jó­ve­nes a con­ti­nuar con la lu­cha”.

Pa­ra Jor­ge, es­te fe­nó­meno no se ha ex­tin­gui­do. “La po­lí­ti­ca de te­rror si­gue sien­do la mis­ma. En los 70 y 80 es un dis­cur­so ideo­ló­gi­co, es la Gue­rra Fría, los que pro­tes­ta­mos so­mos co­mu­nis­tas, te­rro­ris­tas, asal­ta­ban­cos, bue­nos pa­ra na­da. Aho­ra ocu­rre con otro dis­cur­so, el de la su­pues­ta gue­rra con­tra el nar­co, pe­ro el pa­trón de des­apa­ri­cio­nes es el mis­mo. Hay ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas, el mis­mo mo­dus ope­ran­di; in­ves­ti­ga­cio­nes dan cuen­ta que gru­pos de­lin­cuen­cia­les fue­ron crea­dos por el ejér­ci­to me­xi­cano”.

El lu­gar se apro­ve­cha pa­ra to­da cla­se de even­tos gra­tui­tos re­la­cio­na­dos con el te­ma: ci­ne, círcu­los de es­tu­dios, tea­tro ca­lle­je­ro, ta­lle­res. To­do a con­tra­co­rrien­te, sin re­cur­sos ni apo­yo del go­bierno. Lo que lo man­tie­ne en pie, ase­gu­ra Jor­ge, es la con­vic­ción. “Mo­ver las con­cien­cias es lo que nos da ener­gía”.

El Mu­seo Ca­sa de la Me­mo­ria In­dó­mi­ta es­tá en Re­gi­na 56, en el Cen­tro His­tó­ri­co, y abre de mar­tes a do­min­go, de 10:00 a 17:30.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.