TO­MÁS

Men's Health (México) - - RESPONDE -

A ve­ces, el ejer­ci­cio me pro­vo­ca co­me­zón, ¿qué es­tá pa­san­do?

A me­nos de que ha­yas es­ta­do ha­cien­do fle­xio­nes en una hie­dra ve­ne­no­sa, apos­ta­mos por la ex­pli­ca­ción más sim­ple. “Ha­cer ejer­ci­cio pro­vo­ca que tus va­sos san­guí­neos se di­la­ten, tra­yen­do una olea­da de san­gre a la piel”, di­ce Ana­to­li Frei­man, M.D., D.A.B.D., di­rec­tor mé­di­co del To­ron­to Der­ma­to­logy Cen­tre. A ve­ces, des­pués de un pa­rén­te­sis en el ejer­ci­cio, el ce­re­bro pue­de ma­lin­ter­pre­tar al au­men­to de flu­jo san­guí­neo co­mo una reac­ción alér­gi­ca y en­viar his­ta­mi­nas pa­ra com­ba­tir la pi­ca­zón in­duc­to­ra. A cor­to pla­zo, pue­des usar un an­ti­his­ta­mí­ni­co que no cau­se som­no­len­cia (co­mo Alle­gra) apro­xi­ma­da­men­te 30 mi­nu­tos an­tes de ca­da una de tus pró­xi­mas se­sio­nes de en­tre­na­mien­to. “Pe­ro si to­da­vía es­tás ras­cán­do­te cuan­do de­jes de to­mar los me­di­ca­men­tos, una ru­ti­na de

¿Los hom­bres tam­bién tie­nen zo­nas eró­ge­nas co­mo no­so­tras?

en­tre­na­mien­to de­ma­sia­do es­tric­ta po­dría ser la cul­pa­ble. La fric­ción cons­tan­te pro­vo­ca una li­be­ra­ción de his­ta­mi­na”, ex­pli­ca el Dr. Frei­man. La so­lu­ción ob­via: una mar­cha más re­la­ja­da. El di­rec­tor de Fitness de Men’s Health, BJ Gad­dour, su­gie­re usar una lí­nea de pan­ta­lo­nes cortos y cal­ce­ti­nes de com­pre­sión de la mar­ca Hy­le­te. Ellos son me­nos res­tric­ti­vos que al­gu­nas otras fir­mas, pe­ro si­guen sien­do un ajus­te per­fec­to pa­ra tus múscu­los. ¿Ade­más de la zo­na don­de la es­ti­mu­la­ción con­du­ce a una erec­ción? Sí. “Un mon­tón de par­tes del cuer­po mas­cu­lino tie­nen una alta con­cen­tra­ción de ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas, pe­ro so­lo unas po­cas en­vían sen­sa­cio­nes pla­cen­te­ras a la ín­su­la del ce­re­bro cuan­do se to­ca”, di­ce Oli­ver Tur­bull, PH.D., pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Ban­gor Uni­ver­sity, en Ga­les. De he­cho, la in­ves­ti­ga­ción de Turn­bull mues­tra que hom­bres y mu­je­res com­par­ten mu­chos de los mis­mos pun­tos ca­lien­tes, in­clui­dos los la­bios, la nu­ca, los pe­zo­nes y el in­te­rior de los mus­los. Pe­ro, ami­gos, los hom­bres tam­bién tie­nen un pun­to P, co­mo en el pe­ri­neo, el área que se en­cuen­tra en­tre los tes­tícu­los y las nal­gas. En el es­tu­dio de Turn­bull, en­con­tra­ron que la es­ti­mu­la­ción pe­ri­neal es 30% más alu­ci­nan­te que la de las mu­je­res. (“Pa­ra los hom­bres que leen es­to, ya sa­ben dón­de de­ben ellas plan­tar su mano. Pí­dan­les que usen sus de­dos pa­ra ma­sa­jear es­ta zo­na sua­ve­men­te y po­co a po­co”, su­gie­re el ase­sor se­xual de Men’s Health, Debby Her­be­nicj, Ph. D.). Y re­cuer­den, se­ño­ras: los hom­bres no son muy ex­plí­ci­tos so­bre la se­ña­li­za­ción cuan­do al­go se sien­te bien. Se pue­de con­si­de­rar uno de sus fe­li­ces gru­ñi­dos al equi­va­len­te de un mi­llar de sus ge­mi­dos.

Di­le no a tan­tos em­bu­ti­dos, o tus sánd­wi­ches que­da­rán así y tu es­tó­ma­go lo re­sen­ti­rá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.