MAX

Men's Health (México) - - RESPONDE -

¿Có­mo pue­do con­ven­cer a mi no­via pa­ra de­jar de ir a los sa­lo­nes de bron­cea­do?

Prue­ba la te­rri­ble ver­dad: las ca­mas de bron­cea­do con do­sis de ra­dia­ción UVA tues­tan más fuer­te que la luz del sol. Eso pue­de ser di­fí­cil de creer, da­do que tu chi­ca sa­le ma­rrón, no que­ma­da. “La luz UVA uti­li­za­da no crea en­ro­je­ci­mien­to de la piel o la que­ma de sen­sa­cio­nes, por lo que los cur­ti­do­res a me­nu­do no se dan cuen­ta de cuán­to da­ño es­tán ha­cien­do”, di­ce Ro­ge­rio Ne­ves, M.D., PH.D., di­rec­tor ad­jun­to del Penn Sta­te Hers­hey Me­la­no­ma Cen­ter. De he­cho, el uso re­gu­lar de las ca­mas de bron­cea­do au­men­ta el ries­go de desa­rro­llar me­la­no­ma, el ti­po más mor­tal de cán­cer en la piel, en un 75% si el uso co­mien­za an­tes de los 35 años. ¿Aún no la has con­ven­ci­do? En­ton­ces pre­gún­ta­le por qué tie­ne un bron­cea­do tan fal­so. Si se tra­ta de una cues­tión es­té­ti­ca, su­gié­re­le un au­to­bron­cea­dor inofen­si­vo. Es­tos pro­duc­tos con­tie­nen dihi­dro­xia­ce­to­na, un adi­ti­vo de co­lor que no es can­ce­rí­geno y ti­ñe la ca­pa ex­ter­na de la piel. La di­rec­to­ra de moda de Men’s Health, San­dra Ny­gaard, re­co­mien­da Jer­gens Na­tu­ral Glow, lo­ción que bron­cea uni­for­me­men­te con el tiem­po y se usa co­mo una cre­ma hi­dra­tan­te dia­ria. “Aho­ra, si di­ce que el bron­cea­do le le­van­ta el áni­mo, ella pue­de es­tar en­gan­cha­da en la ur­gen­cia de en­dor­fi­nas pro­vo­ca­da por la ex­po­si­ción UV”, ex­pli­ca el Dr. Ne­ves. Pa­ra pre­ve­nir que al­guien sal­ga he­ri­do, es re­co­men­da­ble que tu chi­ca tur­ne con­ti­go las ci­tas de bron­cea­do, a cam­bio de al­gu­nas fe­chas de gim­na­sio.

Li­bros de co­lo­rear pa­ra adul­tos

Uti­li­zar li­bros pa­ra co­lo­rear con in­trin­ca­dos pa­tro­nes crea­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra los adul­tos, pue­de ayu­dar a ali­viar el es­trés y la an­sie­dad.

¿Sen­ti­mien­to en­lo­que­ci­do? Aga­rra un lá­piz de co­lor. “Co­lo­rear en imá­ge­nes es re­pe­ti­ti­vo y rít­mi­co, pe­ro pue­de te­ner un efec­to cal­man­te”, ex­pli­ca Da­vid Gus­sak, PH.D., un te­ra­peu­ta en ar­te de la Flo­ri­da Sta­te Uni­ver­sity. Si eso sue­na un po­co zen, bueno, en un es­tu­dio en la re­vis­ta Art The­rapy, las per­so­nas que co­lo­rean en man­da­las -di­se­ños pro­mi­nen­tes y ador­na­dos en el bu­dis­mo–, vie­ron sus ni­ve­les de es­trés ba­jar 3 ve­ces más que las que tra­ba­ja­ron con un pa­trón a cua­dros y el do­ble de las que ga­ra­ba­tea­ron en una pá­gi­na en blan­co. Sus su­mi­nis­tros an­ti­es­trés: “Co­lo­rear man­da­las: pa­ra Con­fian­za, Ener­gía y Pro­pó­si­to”, (de ven­ta en Ama­zon) y un con­jun­to de mar­ca­do­res de co­lo­res Pen­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.