¿SOY NOR­MAL?

Men's Health (México) - - RESPONDE -

Me sien­to ex­tre­ma­da­men­te in­có­mo­do cuan­do la gen­te llo­ra en­fren­te de mí.

Tú no eres un co­bar­de, so­lo es­tás cul­tu­ral­men­te con­di­cio­na­do. “Ver a al­guien gri­tar ha­ce que mu­chos hom­bres se in­co­mo­den, por­que la vul­ne­ra­bi­li­dad es se­ñal de lá­gri­mas, sen­sa­ción que a los chi­cos se les ha en­se­ña­do a evi­tar”, ex­pli­ca Randy Cor­ne­lio, PH.D., pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en el Vas­sar Co­lle­ge, que es­tu­dia la cien­cia de las emo­cio­nes hu­ma­nas. Las lá­gri­mas de la otra per­so­na pue­den in­clu­so ac­tuar co­mo un “con­ta­gio emo­cio­nal” y ha­cer que a ti tam­bién se te em­pa­ñen los ojos. Tu reac­ción es nor­mal, aun­que pue­de que no sea con­ve­nien­te, de­pen­dien­do de quién es­tá llo­ran­do y por qué. ¿Tie­nes una es­po­sa que llo­ra? ¿O un ami­go llo­ri­quean­do? De­be­rás pres­tar­les aten­ción. Si te re­sul­ta pro­ble­má­ti­co que él o ella pa­re de llo­rar, sim­ple­men­te di­le que ac­ti­var la fuen­te de agua, en reali­dad pue­de ha­cer que una per­so­na sea más fuer­te. En un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de In­dia­na, ju­ga­do­res de fut­bol de la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va que se sen­tían có­mo­dos con el llan­to te­nían una ven­ta­ja men­tal, tan­to den­tro co­mo fue­ra de la can­cha: Ellos con­ta­ban con ni­ve­les más al­tos de au­to­es­ti­ma, que los com­pa­ñe­ros de equi­po que en­cap­su­lan sus emo­cio­nes.

¡Po­drías lu­cir un me­jor tra­se­ro!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.