¿SOY NOR­MAL?

Men's Health (México) - - RESPONDE -

Sim­ple­men­te, no pue­do ori­nar cuan­do al­guien es­tá pa­ra­do en el min­gi­to­rio de al la­do.

No te preo­cu­pes, na­die te quie­re ob­ser­var en el min­gi­to­rio. Es­to sue­na a pa­ru­re­sis, o sín­dro­me de ve­ji­ga tí­mi­da. Aun­que no es exac­ta­men­te nor­mal, es­te ma­les­tar es muy co­mún: 21 mi­llo­nes de per­so­nas en los Es­ta­dos Uni­dos aprie­tan su ve­ji­ga en el ba­ño. Las cau­sas de la fo­bia so­cial son des­co­no­ci­das, pe­ro cla­ra­men­te al­go acer­ca del ac­to de ori­nar los po­ne an­sio­sos. Eso sig­ni­fi­ca que en cual­quier lu­gar no tan pri­va­do don­de in­ten­tes go­tear, tu sis­te­ma ner­vio­so com­pren­si­vo emi­te adre­na­li­na y epi­ne­fri­na. “Es­tas hor­mo­nas aprie­tan los múscu­los del cue­llo de tu ve­ji­ga y pre­vie­nen a la ori­na de fluir”, nos ex­pli­ca el mé­di­co uró­lo­go ase­sor de MH, Judd Moul. El equi­va­len­te en los in­tes­ti­nos es lla­ma­do par­co­pre­sis. “El frío y aler­gias a fár­ma­cos que con­tie­nen epi­ne­fri­na pue­den tam­bién de­te­ner el flu­jo”, agre­ga él. Pa­ra un pe­que­ño arre­glo, la si­guien­te vez que in­ten­tes ir ha­cia el ori­nal ex­ha­la tres cuar­tos de tu res­pi­ra­ción, y man­ten­te así de 30 a 45 se­gun­dos. Tus múscu­los pél­vi­cos de­be­rán re­la­jar­se con­for­me sien­tas ga­nas, avi­san­do al cho­rro pa­ra que em­pie­ce. ¿Si­gue se­co? Qui­zá ne­ce­si­tes con­si­de­rar una te­ra­pia de com­por­ta­mien­to cog­ni­ti­vo, o CBT, que ha si­do pro­ba­da con éxi­to en el 80% de per­so­nas con pro­ble­mas de ti­mi­dez al ori­nar. Vi­si­ta lo­ca­tor.apa.org pa­ra en­con­trar un te­ra­pis­ta au­to­ri­za­do que te ayu­de a rom­per el se­llo. Aquí hay un he­cho in­vul­ne­ra­ble: “Si tú no con­su­mes su­fi­cien­te de es­te mi­ne­ral esen­cial, mo­ri­rás”, di­ce el ase­sor en nu­tri­ción de MH y PH.D., Jef­frey Blumberg. Tu cuer­po ne­ce­si­ta hie­rro pa­ra trans­fe­rir oxí­geno a tra­vés de los gló­bu­los ro­jos de tus pul­mo­nes a los te­ji­dos y múscu­los. Atle­tas de re­sis­ten­cia y le­van­ta­do­res de pe­sas qui­zá ne­ce­si­tan li­ge­ra­men­te más hie­rro (pa­ra la re­pa­ra­ción de múscu­los) que otros hom­bres. “Pe­ro a me­nos de que siem­pre va­yas al gim­na­sio, do­nes san­gre re­gu­lar­men­te o seas ve­ge­ta­riano, desecha el su­ple­men­to de hie­rro”, agre­ga Blumberg. La ma­yo­ría de hom­bres in­gie­ren más que su­fi­cien­te a tra­vés de su die­ta: una por­ción de ce­real en grano o una ba­rra de cho­co­la­te amar­go de 100 gra­mos otor­ga la re­co­men­da­ción dia­ria de 8 mi­li­gra­mos. De he­cho, cer­ca del 33% de los hom­bres tie­nen ni­ve­les de hie­rro que los po­nen en se­ve­ros ries­gos de so­bre­car­ga, de acuer­do a un re­por­te re­cien­te de CDC. Ir arri­ba del “ni­vel to­le­ra­ble de in­ges­ta” de 45 mi­li­gra­mos al día “pue­de cau­sar es­trés oxi­da­ti­vo, que con­tri­bu­ye al desa­rro­llo de en­fer­me­da­des car­dia­cas o cán­cer”, ex­pli­ca Blumberg. In­clu­so peor: el hie­rro ex­ce­si­vo se pue­de acu­mu­lar en tu ma­te­ria gris, lo cual tal vez arrui­ne el hi­po­cam­po e in­cre­men­te el ries­go a con­traer Alz­hei­mer, re­por­ta una investigación en UCLA. Co­mo la ma­yo­ría de mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos con­tie­ne hie­rro, en­fó­ca­te en su­ple­men­tos idea­dos pa­ra gen­te arri­ba de los 50 años. Tu cuer­po al­ma­ce­na más hie­rro con­for­me en­ve­je­ces, así que no en­con­tra­rás ese mi­ne­ral en mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos co­mo el Cen­trum Sil­ver Men 50+. Si él usual­men­te in­cli­na su oí­do en el bar, con­si­de­ra un lu­gar más ani­ma­do: En un es­tu­dio de 2014 en el Jour­nal of Sports Scien­ce and Me­di­ci­ne, la gen­te que en­tre­na mien­tras es dis­traí­da con al­go dis­fru­ta­ble –una con­ver­sa­ción amis­to­sa o un pro­gra­ma de TV de co­me­dia, di­cen- du­pli­ca o más la in­ten­si­dad de su ren­di­mien­to des­pués del ejer­ci­cio. Así que pla­nea tu si­guien­te sa­li­da jun­tos al­re­de­dor de al­go ac­ti­vo, co­mo una se­sión de gim­na­sio o pa­tear un ba­lón de fut­bol. So­lo ha­gan al­gu­nas de es­tas ru­ti­nas y rom­pe­rán en una bue­na su­do­ra­ción. Y cuan­do es­tés en ello, no ol­vi­des son­reír. Una de las ra­zo­nes por la que tus lu­ga­res fre­cuen­ta­dos se con­vier­ten en fies­tas pe­no­sas es por la mí­mi­ca fa­cial. “Cuan­do la gen­te ha­ce ex­pre­sio­nes mí­mi­cas de tris­te­za o ale­gría, otras per­so­nas pue­den sen­tir un re­fle­jo de esas emo­cio­nes es­pe­cí­fi­cas,” se­ña­la Elai­ne Hat­field, Ph. D., pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ha­wai. Eso sig­ni­fi­ca que una sim­ple pal­ma­da en la es­pal­da o una son­ri­sa cuan­do es­tán brin­dan­do con una cer­ve­za les pue­de le­van­tar el áni­mo. Cla­ro, eso so­lo si tus gestos y mo­vi­mien­tos son ge­nui­nos (y me­di­dos, apro­pia­da­men­te)”, ad­vier­te Hat­field. Tú no quie­res rom­per re­la­cio­nes cuan­do él men­cio­ne al nue­vo chi­co con el que su ex es­tá sa­lien­do. Eso lo no­quea­ría.

Me he man­te­ni­do lim­pio de los mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos con hie­rro des­de que me di­je­ron que eran ma­los pa­ra los hom­bres. ¿Eso es real­men­te ver­dad? Mi com­pa­ñe­ro es­tá te­nien­do un mo­men­to di­fí­cil, y me des­ani­ma a don­de­quie­ra que va­ya­mos. ¿Có­mo pue­do mo­ti­var­lo? En­con­tré en el pa­si­llo un cham­pú que in­vi­ta a com­prar­lo. ¿Hay al­gún in­gre­dien­te que ten­ga que bus­car?

Sí: mo­nó­xi­do de dihi­dró­geno, que ve­rás en la eti­que­ta co­mo “agua”. “Es el in­gre­dien­te más usual pa­ra qui­tar el se­bo, una acu­mu­la­ción de acei­te, su­dor y suciedad”, di­ce Joe Cin­cot­ta, Ph. D., quí­mi­co en je­fe en Fe­de­ri­ci Brands. Pe­ro el agua no ac­túa so­la: Los acei­tes ne­ce­si­tan al­go a lo que pe­gar­se pa­ra ser desecha­dos. Allí es don­de im­por­tan los agen­tes ten­soac­ti­vos co­mo el sul­fa­to lau­ril de so­dio y el sul­fa­to de so­dio lau­ro. Am­bos son agen­tes lim­pia­do­res: “El pri­me­ro es fuer­te y pro­du­ce es­pu­ma grue­sa, mien­tras que el se­gun­do es más sua­ve y dó­cil en tu ca­be­llo”, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res en la Uni­ver­si­dad de Du­ke. Pe­ro si tu pe­lo se pa­re­ce a una co­la de ca­ba­llo, sál­ta­te com­ple­ta­men­te los cham­pús a ba­se de sul­fa­tos (tú quie­res man­te­ner la hu­me­dad en tu cue­ro ca­be­llu­do)”, se­ña­la Cin­cot­ta. En ese ca­so, bus­ca la gli­ce­ri­na o el pan­ter­nol en la eti­que­ta. Uno que con­tie­ne am­bos es el Fresh Sea­berry Re­vi­ta­li­zing Sham­poo.

¿Tie­nes un pre­gun­ta? No­so­tros te­ne­mos res­pues­tas. Pre­gun­ta en Mens­health­la­tam.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.