Su­pera a tu ex

La ma­ne­ra co­rrec­ta de ter­mi­nar con la mu­jer equi­vo­ca­da.

Men's Health (México) - - PORTADA - Por Jeff Vra­bel

Es­ta es otra co­sa que las mu­je­res ha­cen me­jor que los hom­bres: rom­per. Al me­nos es lo que ase­gu­ra Craig Eric Mo­rris, PH.D. y an­tro­pó­lo­go de Penn Sta­te, que es­tu­dia co­ra­zo­nes ro­tos. Co­mo un me­teo­ri­to que gol­pea­ra la Tie­rra y aca­ba­ra con to­do, las mu­je­res tam­bién ter­mi­nan con to­do en ca­lien­te y rá­pi­do. Cuan­do una re­la­ción ha fi­na­li­za­do, llo­ran, in­vier­ten en vino tin­to, ven las pe­lí­cu­las de Ni­cho­las Sparks, se co­nec­tan a Tin­der, re­cu­rren a Ellen pa­ra ob­te­ner fuer­za es­pi­ri­tual y lue­go si­guen ade­lan­te, en don­de en­cuen­tran un lu­gar emo­cio­nal me­jor y jus­to ahí sa­lu­dan al si­guien­te chi­co.

Los hom­bres, por otra par­te, di­vi­den su su­fri­mien­to en lar­gos, abu­rri­dos y one­ro­sos ca­pí­tu­los, con­tan­do una y otra vez el tris­te re­la­to, re­cor­dan­do co­sas, in­ves­ti­gan­do ca­da pa­so que da en Fa­ce­book, aco­sán­do­la du­ran­te me­ses, si no es que más. No­so­tros no nos re­cu­pe­ra­mos; sim­ple­men­te se­gui­mos ade­lan­te. La ves de vez en cuan­do, lue­go ya no, y lue­go la ves por to­das par­tes. Es una lo­cu­ra.

Lo que es más, una rup­tu­ra pue­de des­en­ca­de­nar una con­di­ción real. Se le lla­ma ra­bia de aban­dono, un tér­mino acu­ña­do por Reid Me­loy, PH.D. y psi­có­lo­go en la Uni­ver­si­dad de San Diego. Es­te enojo es el otro la­do de la frus­tra­ción que sien­tes cuan­do ella te gus­ta más de lo que tú a ella. Y aho­ra que se ha ido, estás de­vas­ta­do. Co­mo un so­bre­vi­vien­te de un tor­na­do, te estás pre­gun­tan­do qué diablos pa­só.

Si tie­nes edad su­fi­cien­te pa­ra be­ber, lo más pro­ba­ble es que ya ha­yas pa­sa­do por ahí. La ma­yo­ría de los hom­bres han so­por­ta­do tres rom­pi­mien­tos gra­ves en el mo­men­to en que al­can­zan los 30 años, se­gún los es­tu­dios de Mo­rris.

Pe­ro, ¿son uni­ver­sa­les ese ti­po de ex­pe­rien­cias? ¿Una rup­tu­ra en­ca­ja en to­do? O así co­mo hay mu­chos ti­pos de mu­je­res, ¿exis­ten mu­chas for­mas di­fe­ren­tes de ter­mi­nar con ellas? Aun­que no hay dos rup­tu­ras que sean exac­ta­men­te igua­les, por su­pues­to, tien­den a se­guir pa­tro­nes. Si­gue le­yen­do pa­ra en­ten­der­lo me­jor.

PENSASTE QUE ESTABAS DES­TI­NA­DO A CASARTE CON TU PRI­MER AMOR

Es­to te pu­do ha­ber pa­sa­do con la chi­ca de la que te enamo­ras­te en la ado­les­cen­cia, la mis­ma que se­gui­rás goo­glean­do cuan­do ten­gas 80. Es un do­lor de por vi­da. Se­gún Lau­ren Ho­we, PH.D., Can­di­da­ta en Stan­ford que es­tu­dia las res­pues­tas al re­cha­zo (en ca­so de que pen­sa­ras que tu tra­ba­jo era de­pri­men­te), es­tos se des­ta­can por­que po­de­mos ver­los más allá de en­cuen­tros que no fun­cio­na­ron.

“Mien­tras tan­to”, di­ce Mo­rris, “la an­gus­tia por per­der a una mu­jer de ca­li­dad pue­de ve­nir de la som­bría com­pren­sión de que de­bes co­men­zar a com­pe­tir de nue­vo. Ade­más, si lo com­par­tían to­do, pue­des lle­gar a pen­sar que la de­jas­te ate­rra­do­ra­men­te cer­ca de tu ver­da­de­ro yo, un yo que tú mis­mo no ha­bías co­no­ci­do. Así que po­drías sen­tir la ne­ce­si­dad de asu­mir to­da la cul­pa”.

EL EX-ORCISMO Omi­te ese im­pul­so tan pron­to co­mo pue­das. “Si siem­pre estás pen­san­do, ‘yo era de­ma­sia­do pe­ga­jo­so’ o ‘yo era de­ma­sia­do sen­si­ble’, cues­tio­na las his­to­rias que te estás fa­bri­can­do res­pec­to a la re­la­ción”, su­gie­re Ho­we. “Mu­chos fac­to­res de­ter­mi­nan si una re­la­ción fa­lla. Tal vez fue el mo­men­to, o que la per­so­na no es­ta­ba lis­ta pa­ra una re­la­ción ma­du­ra”. Si tu tris­te y de­vas­ta­do ce­re­bro se afe­rra a un na­rra­ción que lo de­ja con cul­pa, de­be­rían in­ten­tar con­tro­lar el caos, y cam­biar esa na­rra­ti­va ace­le­ra­rá el pro­ce­so. Pa­ra pe­dir ayu­da, pre­gun­ta a los miem­bros del área de bo­das po­ten­cia­les: “los de­más, a me­nu­do pro­por­cio­nan más ex­pli­ca­cio­nes ca­ri­ta­ti­vas de las que ne­ce­si­ta­mos”, di­ce Ho­we.

LA MA­DRE DE TUS HI­JOS

Si in­ten­tas criar se­res hu­ma­nos se­gu­ros de sí mis­mos y es­ta­bles, que ha­yan si­do em­pu­ja­dos re­pen­ti­na­men­te a un hu­ra­cán emo­cio­nal por dos adul­tos fue­ra de con­trol y en una re­la­ción que no fun­cio­na, vas por mal ca­mino. Pon tus reac­cio­nes ne­ga­ti­vas en una ca­ja y en­tié­rra­la en el pa­tio.

EL EX-ORCISMO Ne­ce­si­tas dis­tan­cia emo­cio­nal. An­ne Gil­bert, M.D., psi­quia­tra y es­pe­cia­lis­ta en sa­lud men­tal, en la Uni­ver­si­dad de In­dia­na, di­ce que tu mo­vi­mien­to más pru­den­te es man­te­ner­te tran­qui­lo en la me­di­da de lo po­si­ble, mien­tras in­ten­tas ser un pa­dre de ca­li­dad.

“Co­mien­za a tra­tar­la co­mo si fue­ra un com­pa­ñe­ro de de­par­ta­men­to ama­ble”, su­gie­re el doc­tor Gil­bert. “Ha­gan to­do lo po­si­ble por es­ta­ble­cer lí­mi­tes y se­pa­rar la emo­cio­nes. Man­tén con­ver­sa­cio­nes cor­dia­les, la­bo­ra­les y breves, y no reac­cio­nes an­te su reac­ti­vi­dad”. En resumen, trá­ta­la co­mo lo ha­rías con otras fi­gu­ras cru­cia­les en la vi­da de tus hi­jos: maes­tros, doc­to­res, sue­gra. (Bueno, tal vez no co­mo a es­ta úl­ti­ma). “Más tar­de”, di­ce el doc­tor Gil­bert, “pue­des in­ten­tar re­vi­vir al­gu­na par­te de la amis­tad. Veo un mon­tón de di­vor­cios en don­de la gen­te di­ce, ‘uno de mis me­jo­res ami­gos es mi ex ma­ri­do’”, ase­gu­ra el es­pe­cia­lis­ta. “Pe­ro eso vie­ne más tar­de. Al prin­ci­pio hay que es­ta­ble­cer re­glas, por­que al­guien siem­pre se sien­te más fuer­te que el otro. Cuan­do te re­cu­pe­ras es cuan­do pue­des re­la­jar las re­glas”.

LA SEXY INSTRUCTORA DE YO­GA

No hay me­jor pa­re­ja que la que te in­du­ce a nue­vas pers­pec­ti­vas, ex­pe­rien­cias, ha­bi­li­da­des y a la va­que­ra in­ver­sa. El psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Mon­mouth, Gary Le­wan­dows­ki, PH.D., di­ce que per­der a una mu­jer co­mo és­ta es di­fí­cil, por­que ella es la que te ayu­dó a ex­pan­dir tu sen­ti­do de ti mis­mo y tus ha­bi­li­da­des se­xua­les. Pe­ro si el do­mi­nio de una po­si­ción es lo úni­co que traes en men­te, re­cuer­da que pue­des vol­ver a te­ner esas ex­pe­rien­cias in­ten­sas, pe­ro pro­ba­ble­men­te con al­guien más es­ta­ble.

EL EX-ORCISMO

Haz de es­tas dos pa­la­bras tu man­tra: Lim­piar. Des­can­sar. “Las re­la­cio­nes que pren­den y apa­gan au­men­tan tus ni­ve­les de es­trés”, ase­gu­ra Le­wan­dows­ki. Así que cie­rra los ojos y haz pre­sión so­bre esa pá­gi­na. Cuan­do los abras, no só­lo se ha­brá ido, sino que nun­ca ha­brá exis­ti­do. Es­tá he­cho.

UNA AMI­GA DEL GRU­PO DE AMI­GOS

Si la in­tro­duc­ción de se­xo en un gru­po per­fec­ta­men­te fun­cio­nal es una de las ma­ne­ras más efi­ca­ces pa­ra arrui­nar­lo to­do, la eli­mi­na­ción re­pen­ti­na es aún peor. Así que si sim­ple­men­te no to­le­ras ver a tu ex, lo sen­ti­mos, tu gru­po de ami­gos ha cam­bia­do y to­do te lo de­ben a ti. Si ella se va, tam­bién tu red so­cial in­me­dia­ta. Eso es ma­lo.

EL EX-ORCISMO

Si us­te­des dos son se­rios acer­ca de pre­ser­var la san­ti­dad de la pan­di­lla, to­men en cuen­ta una vez más los in­tere­ses que com­par­tie­ron an­tes de su co­ne­xión: que­jas de tra­ba­jo, jue­gos de futbol, la gen­te que am­bos no so­por­tan. “Mien­tras tan­to, pí­de­le a tus ami­gos que te den una eva­lua­ción ho­nes­ta de lo que vie­ron”, su­gie­re Ho­we. Es­to no in­clu­ye ha­blar mal de ella, pues ha­cer­lo no re­suel­ve na­da y só­lo te ha­rá pa­re­cer dé­bil y li­ge­ra­men­te re­pug­nan­te. En lu­gar de eso, ayú­da­le a tu ce­re­bro a en­ten­der la na­rra­ti­va de tu si­tua­ción.

TE ENAMO­RAS­TE DE QUIEN CREÍSTE ERA TU AL­MA GEMELA

Ella es his­to­ria, y no ha­brá su­fi­cien­te stal­keo en Ins­ta­gram que te ha­ga de­jar de fi­jar­te en las de­fi­cien­cias que, al­gu­na vez, ge­ne­ro­sa­men­te pa­sas­te por al­to. Así que or­ga­ni­za tu re­cu­pe­ra­ción. Tra­ta de es­cri­bir (sí, por es­cri­to) las ra­zo­nes por las cua­les crees que to­do se des­mo­ro­nó, lo que am­bos hi­cie­ron mal y lo que nun­ca vol­ve­rás a ha­cer. “De­dí­ca­le a esa ac­ti­vi­dad 30 mi­nu­tos al día”, su­gie­re Le­wan­dows­ki. Bus­ca el la­do po­si­ti­vo: la li­ber­tad que tan­to ex­tra­ña­bas, las no­ches de pó­quer, los fi­nes de se­ma­na de co­mer y co­mer sin que na­die te di­ga que es­tá mal y sa­ber que lle­ga­rás a tu nue­va re­la­ción que­rién­do­te y va­lo­rán­do­te a ti mis­mo. Le­wan­dows­ki des­cu­brió que las per­so­nas que se de­di­ca­ban a es­cri­bir co­sas po­si­ti­vas se sen­tían más tran­qui­las, con­fia­das y ca­pa­ces. Mu­cho más que quie­nes so­la­men­te es­cri­bían co­sas ne­ga­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.