Es Iron­man y ha con­quis­ta­do la ci­ma del mun­do. Luis Ál­va­rez re­ve­la su per­so­na­li­dad.

“El triatlón me cam­bió la vi­da”, es­ta es la afir­ma­ción de Luis Ál­va­rez, un de­por­tis­ta que lle­va más de 30 años ha­cien­do triatlo­nes y 25 par­ti­ci­pan­do en Iron­man. Sin em­bar­go, ha­ce unos sie­te años de­ci­dió to­mar “nue­vos ai­res” y em­pren­dió una aven­tu­ra que ca

Men's Health (México) - - MENS HEALTH - Por San­tia­go de Ávi­la y Juan­fra Gon­zá­lez Fo­tos Héc­tor Gar­cía Cortesía Luis Ál­va­rez

“El Iron­man siem­pre ha si­do mi más gran­de me­ta, pe­ro ha­ce sie­te años me fi­jé co­mo ob­je­ti­vo su­bir las sie­te mon­ta­ñas más al­tas de to­dos los con­ti­nen­tes”.

Pa­ra una per­so­na con un es­ti­lo de vi­da co­mo el de Luis Ál­va­rez, es di­fí­cil man­te­ner el equi­li­brio en­tre el de­por­te, el tra­ba­jo y la fa­mi­lia. A pe­sar de es­to, su pa­sión por ca­da uno de es­tos as­pec­tos lo ha sa­ca­do siem­pre a flo­te en to­do lo que ha­ce.

“El Iron­man siem­pre ha si­do

mi más gran­de me­ta, pe­ro ha­ce sie­te años me fi­jé co­mo ob­je­ti­vo su­bir las sie­te mon­ta­ñas más al­tas de to­dos los con­ti­nen­tes. Pa­ra 2015, ya te­nía en la bol­sa las pri­me­ras seis. El Eve­rest pa­re­cía al­go muy le­jano”, co­men­ta.

Jorge Sa­la­zar, uno de sus ami­gos y pie­za fun­da­men­tal pa­ra com­ple­tar es­te re­to, fue quien lo con­ven­ció de su­mar­se a la ex­pe­di­ción que tu­vo lu­gar en 2016. Du­ran­te los cin­co me­ses pre­vios al ascenso, Ál­va­rez aban­do­nó por com­ple­to la prác­ti­ca del triatlón, pe­ro ase­gu­ra que no ex­tra­ñó es­ta dis­ci­pli­na, ya que era cons­cien­te de que pa­ra al­can­zar la cumbre de la mon­ta­ña más al­ta del pla­ne­ta (8,848 msnm), ten­dría que de­di­car­se de lleno a su pre­pa­ra­ción y asu­mir el re­to con to­tal se­rie­dad.

Du­ran­te su entrenamiento, siem­pre tu­vo en men­te que se­ría lo más du­ro que en­fren­ta­ría en su vi­da. Pa­ra acli­ma­tar­se a la al­ti­tud y pre­pa­rar­se pa­ra la exi­gen­cia de es­te desafío, es­ca­ló las tres cús­pi­des de ma­yor al­tu­ra de Mé­xi­co en tres días: el Pi­co de Ori­za­ba, el vol­cán Iz­tac­cíhuatl y el Ne­va­do de To­lu­ca. “El re­to no só­lo era su­bir las cum­bres, sino tam­bién el he­cho de via­jar en co­che cer­ca de mil ki­ló­me­tros, en­tre mon­ta­ña y mon­ta­ña”. La lo­gís­ti­ca pa­ra lo­grar­lo fue muy com­ple­ja: “Te­nía­mos que dor­mir arri­ba, co­ci­nar, co­mer y ha­cer to­do el día a día a más de 4,200 msnm. Ade­más de des­can­sar sin ca­sa de cam­pa­ña, to­tal­men­te a la in­tem­pe­rie”, cuen­ta el em­pre­sa­rio, atle­ta y aven­tu­re­ro.

EL GRAND SLAM

Hu­bo dos si­tua­cio­nes en par­ti­cu­lar que re­sul­ta­ron muy di­fí­ci­les pa­ra él en su in­ten­to por con­se­guir el Grand Slam del mon­ta­ñis­mo (así se le lla­ma al re­to de las sie­te cum­bres).

“Du­ran­te el ascenso en De­na­li, ha­ría­mos cumbre al cuar­to día de ex­pe­di­ción, o sea una subida mu­chí­si­mo más rá­pi­da de lo nor­mal (a es­to se le lla­ma speed as­cent). En es­te pro­ce­so no guar­da­mos co­mi­da en los in­ter­me­dios, tam­po­co hi­ci­mos cam­pa­men­to pa­ra su­bir y ba­jar. De­ci­di­mos ha­cer cumbre al si­guien­te día, el cuar­to, por­que pa­re­cía que el cli­ma era bueno y opor­tuno. Es­to era inusual, ya que nor­mal­men­te no se con­si­gue des­de ese pun­to, sino a par­tir del si­guien­te cam­pa­men­to, por­que es un ca­mino bas­tan­te lar­go. Así que em­pa­ca­mos lo mí­ni­mo.

“El día se veía muy bien, pe­ro arri­ba de la cumbre los vien­tos al­can­za­ban ve­lo­ci­da­des su­pe­rio­res a los 60 ki­ló­me­tros por ho­ra, con una tem­pe­ra­tu­ra de 30 gra­dos ba­jo ce­ro. A só­lo 100 me­tros de la ci­ma, los guías nos di­je­ron al­go di­fí­cil de creer: ‘Te­ne­mos que re­gre­sar’.

“Re­cuer­do que mis pa­la­bras fue­ron: ‘¡No me ha­gan es­to!’, con un tono de frus­tra­ción y de­cep­ción. Des­pués de 10 o 13 ho­ras ca­mi­nan­do, nos fal­ta­ban cer­ca de seis pa­ra el re­torno, ya no traía­mos co­mi­da pa­ra otro in­ten­to, era im­po­si­ble reanu­dar al día si­guien­te, lo que sig­ni­fi­ca­ba que te­nía que es­pe­rar to­do un año más. Al lle­gar al cam­pa­men­to nos dor­mi­mos y cuan­do des­per­ta­mos re­ci­bi­mos la sor­pre­sa de que el res­to de ex­pe­di­cio­nes sa­bía lo que es­tá­ba­mos rea­li­zan­do y nos de­ja­ron co­mi­da, así que hi­ci­mos otro in­ten­to y lo­gra­mos el ascenso en me­nos de seis días”, co­men­ta Ál­va­rez.

“La otra ex­pe­rien­cia fue tra­tar de ha­cer el Mont Blanc en 24 ho­ras. Ha­bía de­ma­sia­da nie­ve y el ries­go de ava­lan­cha era la­ten­te, en­ton­ces mi guía me di­jo que no era se­gu­ro y de­bía­mos re­ti­rar­nos. Le su­ge­rí va­rias op­cio­nes, pe­ro a fi­nal de cuen­tas re­sul­tó un fra­ca­so, no lo­gra­mos

“Pla­neo ha­cer nue­ve Iron­man más, su­bir el Iz­tac­cíhuatl en Mé­xi­co y el Kos­ciusz­ko en Aus­tra­lia”.

su­bir y, por pri­me­ra vez, no com­ple­té la mi­sión que ha­bía pla­nea­do. Esa fue otra de las si­tua­cio­nes com­pli­ca­das que vi­ví”.

Tras va­rios años de afi­ción al al­pi­nis­mo, fi­nal­men­te de­ci­dió afron­tar la ci­ma del Eve­rest, pe­ro nun­ca ima­gi­nó lo que en­fren­ta­ría: cuan­do se en­con­tra­ba a más de ocho mil me­tros, en la de­no­mi­na­da “zo­na de la muer­te”, Ál­va­rez per­dió la vis­ta. “Es­tu­ve 48 ho­ras cie­go. El pro­ble­ma fue que con el pro­pio va­por que ex­ha­las, se con­ge­la y ata­ca la cór­nea. En­ton­ces co­men­za­ron a sa­lir­me úl­ce­ras y aca­bé por no po­der abrir los ojos del do­lor”, nos cuen­ta. Las re­des so­cia­les em­pe­za­ron a inun­dar­se a tra­vés de los men­sa­jes que el hi­jo de Luis pu­bli­ca­ba en la fan pa­ge del triatle­ta, pues el res­ca­te, en el pun­to en que se en­con­tra­ba, era im­po­si­ble con he­li­cóp­te­ro. Así que Ál­va­rez tu­vo que ini­ciar el des­cen­so por sus pro­pios me­dios. “La his­to­ria no es que lle­ga­ra a la ci­ma del Mon­te Eve­rest, sino que es una re­pre­sen­ta­ción de la so­li­da­ri­dad me­xi­ca­na, pues si no es por Jorge Sa­la­zar, Jorge Her­mo­si­llo, Pa­blo Es­pi­no­sa y los sher­pa, yo no se­ría no­ti­cia por es­ca­lar el Eve­rest, ya que un al­pi­nis­ta da­ña­do y so­lo, es un al­pi­nis­ta muer­to”, afir­ma quien os­ten­ta el ré­cord mun­dial por ha­ber rea­li­za­do to­dos los Iron­man que han exis­ti­do en el pla­ne­ta. A pe­sar de es­to, na­da lle­ga al ni­vel de per­der la vis­ta sin po­si­bi­li­dad de res­ca­te a ocho mil 300 msnm.

“Na­da hay com­pa­ra­ble con ba­jar el Eve­rest de es­pal­das, cie­go y sin las su­je­cio­nes, só­lo con ama­rrar­te la cuer­da en el an­te­bra­zo y sa­bien­do que se­gu­ra­men­te cae­rás mu­chas ve­ces”, co­men­ta quien du­ran­te el des­cen­so su­frió va­rias ro­tu­ras de cos­ti­llas co­mo con­se­cuen­cia de di­chos per­can­ces.

“No pen­sa­ba en otra co­sa, no in­vo­lu­cra­ba sen­ti­mien­tos, por­que se­ría un des­gas­te in­ne­ce­sa­rio, úni­ca­men­te desea­ba vol­ver aba­jo sin im­por­tar na­da. Ha­cer­lo a cie­gas fue uno de los re­tos más di­fí­ci­les de mi exis­ten­cia”, di­ce Luis, con un tono tan ale­gre y jo­vial que pa­re­cie­ra co­mo si ha­bla­ra de un sim­ple pa­seo por el par­que.

Es­tu­vo to­tal­men­te cie­go por dos días y lo úni­co que le im­por­ta­ba era so­bre­vi­vir. ¿Có­mo sa­lió ile­so de es­ta aven­tu­ra? Sin du­da fue­ron sus más de 30 años de ex­pe­rien­cia li­dian­do con el su­fri­mien­to, com­ple­tan­do triatlo­nes en cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas que muy po­cos ha­brían su­pe­ra­do, lo que le per­mi­tió es­tar aquí pa­ra con­tar su his­to­ria.

Mu­chos lo ca­ta­lo­ga­rían co­mo su­per­triatle­ta. No­so­tros pre­fe­ri­mos lla­mar­lo su­per­vi­vien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.