As­cen­di­mos al Iz­tac­cíhuatl pa­ra com­pro­bar que los obs­tácu­los no es­tán en el ex­te­rior, sino en no­so­tros.

CONQUISTANDO

Men's Health (México) - - MENS HEALTH - POR VÍC­TOR MAR­TÍ­NEZ FO­TOS ISA­BEL MAR­TÍ­NEZ-CA­RRE­RA

A lo lar­go de la his­to­ria, po­cas dis­ci­pli­nas han cau­ti­va­do la ima­gi­na­ción del ser hu­mano co­mo el mon­ta­ñis­mo. El de­seo de lle­gar a lo más al­to y ob­ser­var el mun­do des­de la pers­pec­ti­va de las aves ha lle­va­do a mi­les de per­so­nas a po­ner a prue­ba su vo­lun­tad y su­pe­rar los lí­mi­tes de lo po­si­ble, al­can­zan­do las cum­bres más al­tas del pla­ne­ta.

En Men’s Health ama­mos los re­tos, es por eso que cuan­do The North Fa­ce nos in­vi­tó jun­to con el equi­po de Wo­men’s Health a rea­li­zar una ex­pe­di­ción a la cumbre del vol­cán Iz­tac­cíhuatl, acep­ta­mos de in­me­dia­to. Tras po­ner­nos en con­tac­to con los me­jo­res guías y en­tre­nar pa­ra so­por­tar la exi­gen­cia de es­te desafío, nos lan­za­mos emo­cio­na­dos a la aven­tu­ra.

En nues­tro tra­yec­to apren­di­mos mu­chas co­sas, tan­to de es­te de­por­te co­mo de no­so­tros mis­mos. En pri­mer lu­gar, des­cu­bri­mos que el éxito no es­tá en lle­gar a la ci­ma, sino en re­gre­sar sa­nos y sal­vos al cam­pa­men­to. “Hay gen­te que se en­fer­ma por al­can­zar una cumbre y es un gra­ve error”, di­ce Fer­nan­do Ti­je­ri­na, quien tie­ne 17 años de ex­pe­rien­cia es­ca­lan­do y sie­te tra­ba­jan­do co­mo guía. “No hay mon­ta­ña en el mun­do por la que val­ga la pe­na ex­po­ner­se de más”, sen­ten­cia.

Uno de los fac­to­res de ries­go que los prin­ci­pian­tes no sue­len to­mar en cuen­ta, de acuer­do con el guía Diego Mon­ta­ño, lí­der de nues­tra ex­pe­di­ción, es la al­ti­tud. Pa­ra al­can­zar la cumbre del Iz­tac­cíhuatl, la ter­ce­ra mon­ta­ña más al­ta de Mé­xi­co, es ne­ce­sa­rio su­bir has­ta los 5,230 me­tros so­bre el ni­vel del mar. A es­ta al­ti­tud, la pre­sión at­mos­fé­ri­ca es mu­cho me­nor y es­to pue­de pro­vo­car el de­no­mi­na­do mal agu­do de mon­ta­ña o “mal de al­tu­ra”, un tras­torno que en ca­sos ex­tre­mos pue­de po­ner en ries­go la vi­da.

“Las afec­ta­cio­nes al cuer­po son muy fuer­tes, muy rá­pi­das y si­len­cio­sas”, ad­vier­te Mon­ta­ño. La me­jor for­ma de evi­tar es­te pa­de­ci­mien­to es rea­li­zar ca­mi­na­tas de acli­ma­ta­ción an­tes de co­men­zar el ascenso, es­to es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te pa­ra las per­so­nas que vi­ven a una al­ti­tud me­nor a los mil me­tros.

Co­mo po­drás ima­gi­nar, pa­ra su­bir una cús­pi­de co­mo és­ta se re­quie­re una gran con­di­ción fí­si­ca y so­bre to­do mu­cha re­sis­ten­cia mus­cu­lar (es­to se re­fie­re a la ca­pa­ci­dad de un múscu­lo pa­ra rea­li­zar tra­ba­jo de for­ma con­ti­nua por lap­sos pro­lon­ga­dos), es por eso que el mon­ta­ñis­mo es un ex­ce­len­te entrenamiento. Si eres uno de los hom­bres que se sal­ta el día de pier­na, más va­le que co­mien­ces a tra­ba­jar en tus glú­teos, pan­to­rri­llas y cuá­dri­ceps, pues lo ne­ce­si­ta­rás.

Lo me­jor es que es­te de­por­te no só­lo po­ne a prue­ba tu cuer­po, tam­bién te en­se­ña a do­mi­nar tus mie­dos y des­cu­brir de qué eres ca­paz. “Lo que las per­so­nas su­pe­ran no es una mon­ta­ña, sino sus pro­pios obs­tácu­los men­ta­les”, di­ce Mon­ta­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.