Te­ner una hi­gie­ne per­fec­ta no es lo me­jor pa­ra la sa­lud. En se­rio.

En vez de ha­cer que los ni­ños sean más sa­lu­da­bles, nues­tro mun­do hi­gié­ni­co los es­tá en­fer­man­do. Es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra vi­vir en la na­tu­ra­le­za. El bió­lo­go y pa­dre Rob Dunn, PH.D., di­ce que es ho­ra de que nos en­su­cie­mos de nue­vo y per­mi­ta­mos a nues­tros hi­jo

Men's Health (México) - - MENS HEALTH -

Ha­ce po­co re­cor­dé to­do es­to cuan­do la cla­se de prees­co­lar de mi hi­jo reali­zó un via­je a una la­gu­na lo­cal. Soy bió­lo­go en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­ro­li­na del Nor­te, así que los pro­fe­so­res me pi­die­ron que los acom­pa­ña­ra. Pa­ra pre­pa­rar­me, lle­né el au­to de re­des, bo­tas de hu­le, bi­no­cu­la­res, guías de ex­plo­ra­ción y un pa­lo pa­ra ser­pien­tes. En mi emo­ción, ol­vi­dé em­pa­car el al­muer­zo. Cuan­do lle­ga­mos al es­ta­cio­na­mien­to, me di cuen­ta de que era el úni­co que ha­bía traí­do un mon­tón de equi­po. Así que pa­ra no aver­gon­zar a mi hi­jo só­lo sa­qué una red, una guía y un par de bi­no­cu­la­res. Con re­ti­cen­cia de­jé el pa­lo pa­ra ser­pien­tes en el au­to.

A ca­da ni­ño le asig­na­ron un es­pa­cio en el bor­de de la la­gu­na. Le die­ron una red y le pi­die­ron que to­ma­ra al­go de lo­do y lo exa­mi­na­ra; des­pués de­bía pa­sar la red a un com­pa­ñe­ro. Fue una bue­na es­tra­te­gia pa­ra con­se­guir que los chi­cos se acer­ca­ran a la na­tu­ra­le­za; sin em­bar­go, to­dos se re­sis­tie­ron a en­trar al char­co, ex­cep­to yo.

Ha­bía vis­to una gran ra­na to­ro cer­ca del si­tio don­de los ni­ños es­ta­ban pa­ra­dos. No pu­de re­sis­tir­me, de­jé a mi hi­jo y me acer­qué si­gi­lo­sa­men­te pa­ra to­mar­la. La atra­pé y mi cuer­po se es­te­me­ció por el en­tu­sias­mo de la ca­za. La lle­vé a don­de es­ta­ban to­dos, se la pa­sé a mi pe­que­ño y él la mos­tró a los de­más. Los pa­dres nos ob­ser­va­ban, al­gu­nos se mos­tra­ban an­sio­sos. De pron­to la ra­na pro­du­jo un es­truen­do­so chi­rri­do. Mi hi­jo la sos­tu­vo por un mo­men­to más y lue­go la de­jó ir, sa­tis­fe­cho.

En­ton­ces me di cuen­ta de que es­ta­ba em­pa­pa­do y me pre­gun­ta­ba si ha­bía em­pa­ca­do una toa­lla pa­ra sen­tar­me en el co­che.

Por un la­do, ese mo­men­to fue glo­rio­so; por el otro, un re­cor­da­to­rio de que en la ac­tua­li­dad los ni­ños tie­nen una re­la­ción con la na­tu­ra­le­za muy dis­tin­ta de la mía. De vez en cuan­do po­drían en­con­trar­se con una gran ra­na to­ro, pe­ro ese ti­po de ex­pe­rien­cias son mu­cho me­nos fre­cuen­tes y sue­len te­ner lu­gar en am­bien­tes con­tro­la­dos, con pa­dres pre­sen­tes y una

se­rie de re­glas de­ta­lla­das de com­por­ta­mien­to.

Ese es un gran cam­bio no só­lo a com­pa­ra­ción de mi pro­pia in­fan­cia, sino de las ex­pe­rien­cias de los pe­que­ños ha­ce mi­les de años. Los ni­ños han ex­plo­ra­do y to­ca­do co­sas des­de el co­mien­zo de la hu­ma­ni­dad. Qui­zá no ten­ga­mos to­da la in­for­ma­ción so­bre las vi­das de los ca­za­do­res y re­co­lec­to­res de ha­ce 10 mil años, pe­ro po­de­mos es­tar se­gu­ros de que sus hi­jos exa­mi­na­ban y ju­ga­ban en el lo­do.

Ca­da vez más per­so­nas se mu­dan a áreas ur­ba­nas en las que es más di­fí­cil ser par­te de la na­tu­ra­le­za. Pe­ro hay una co­sa de la que soy cons­cien­te, co­mo pa­dre y al­guien que ha pa­sa­do la úl­ti­ma dé­ca­da es­tu­dian­do la na­tu­ra­le­za, y es que es­ta des­co­ne­xión in­cre­men­ta dra­má­ti­ca­men­te las pro­ba­bi­li­da­des de que los ni­ños se en­fer­men. In­clu­so po­dría im­pac­tar en la ha­bi­li­dad de nues­tros hi­jos pa­ra con­ver­tir­se en adul­tos fe­li­ces y sa­tis­fe­chos. Sos­te­ner una ra­na con las ma­nos po­dría ser, a fin de cuen­tas, una es­pe­cie de medicina an­ti­mi­cro­bia­na.

Exis­ten evi­den­cias de que pa­ra in­cre­men­tar las po­si­bi­li­da­des de que tus hi­jos estén li­bres de aler­gias, de­bes ex­po­ner­los a mu­chos ti­pos de mi­cro­bios. Es­to le en­se­ña a su sis­te­ma in­mu­ne cuá­les de ellos son bue­nos o ma­los, y los que no son ni una co­sa ni la otra.

Mi­les de mi­llo­nes de mi­cro­bios vi­ven en la piel. Tam­bién se en­cuen­tran en in­tes­ti­nos, bo­ca y prác­ti­ca­men­te cual­quier par­te del cuer­po. For­man com­ple­jas co­mu­ni­da­des in­ter­co­nec­ta­das lla­ma­das mi­cro­bio­mas, que los cien­tí­fi­cos co­mo yo ape­nas co­men­za­mos a en­ten­der y apre­ciar.

Los se­res hu­ma­nos de­pen­den de es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos pa­ra la sa­lud y su­per­vi­ven­cia.

Sin em­bar­go, el trán­si­to a am­bien­tes ur­ba­nos ha cau­sa­do que al­gu­nas de es­tas es­pe­cies des­apa­rez­can. Su au­sen­cia nos po­ne a to­dos —in­clu­yen­do, en al­gu­nos ca­sos, a nues­tros hi­jos— en un ma­yor ries­go de su­frir aler­gias, as­ma, en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria in­tes­ti­nal, de­men­cia y otros pa­de­ci­mien­tos.

Los ni­ños cria­dos en am­bien­tes ru­ra­les ra­ra vez pre­sen­tan des­ór­de­nes au­to­in­mu­nes o con­di­cio­nes re­la­cio­na­das con aler­gias. En áreas ur­ba­nas, es­tas al­te­ra­cio­nes son mu­cho más comunes. De he­cho, la mi­tad de los in­fan­tes en el es­tan­que ese día su­frían de al­gu­na sen­si­bi­li­dad o aler­gia ali­men­ta­ria.

De­be­mos ha­cer que nues­tros hi­jos re­cu­pe­ren los mi­cro­bios que ne­ce­si­tan y se acer­quen a la na­tu­ra­le­za, por pe­que­ña que és­ta sea.

Unos re­me­dios son bas­tan­te sen­ci­llos. A con­ti­nua­ción te com­par­to al­gu­nas co­sas que ha­ce­mos en mi fa­mi­lia:

Cuan­do nos la­va­mos las ma­nos só­lo usa­mos agua y ja­bón. Nos man­te­ne­mos ale­ja­dos de los ge­les an­ti­bac­te­ria­les, las toa­lli­tas o las pren­das que con­ten­gan tri­clo­sán. Usar pro­duc­tos con es­ta sus­tan­cia pue­de in­hi­bir la res­pues­ta in­mu­ne del cuer­po, ya que ma­ta a to­dos los mi­cro­bios, tan­to a las bac­te­rias bue­nas co­mo a los pa­tó­ge­nos.

Re­co­ge­mos fru­tos sil­ves­tres. Plan­té un huer­to en ca­sa que mis hi­jos y las ar­di­llas aman. Se­gún al­gu­nos es­tu­dios, los ni­ños con ac­ce­so a un es­pa­cio ver­de o jar­dín que con­ten­ga plan­tas na­ti­vas tie­nen una ma­yor di­ver­si­dad de mi­cro­bios y son me­nos pro­pen­sos a desa­rro­llar aler­gias.

Al ir de com­pras, per­ma­ne­ce­mos en el área del su­per­mer­ca­do don­de se en­cuen­tran las fru­tas y los ve­ge­ta­les.

De ser po­si­ble, ad­qui­ri­mos pro­duc­tos or­gá­ni­cos. Es­to no es por­que estén li­bres de pes­ti­ci­das (no siem­pre es el ca­so), sino por­que es más pro­ba­ble que las plan­tas aún cuen­ten con mi­cro­bios be­né­fi­cos.

In­ten­ta­mos evi­tar el azú­car, ya que ali­men­ta a los mi­cro­bios ma­los, y co­me­mos ali­men­tos vi­vos co­mo yo­gur, kim­chi y kéfir. És­tos po­drían o no ayu­dar a los mi­cro­bios in­tes­ti­na­les, pe­ro cier­ta­men­te no ha­cen da­ño.

No usa­mos an­ti­bió­ti­cos —los cua­les eli­mi­nan mu­chos mi­cro­bios be­né­fi­cos—, a me­nos de que uno de los ni­ños en ver­dad los ne­ce­si­te pa­ra una in­fec­ción bac­te­ria­na. (Es­tos fár­ma­cos no cu­ran las in­fec­cio­nes vi­ra­les.) Tam­bién evi­ta­mos in­ge­rir car­ne que ha­ya si­do pro­du­ci­da usan­do an­ti­bió­ti­cos, ya que pue­de con­te­ner re­si­duos de es­tas sus­tan­cias, así co­mo pa­tó­ge­nos re­sis­ten­tes, los cua­les son es­pe­cial­men­te pe­li­gro­sos pa­ra los pe­que­ños.

De­ja­mos a nues­tros hi­jos mor­der sus uñas, si lo desean. Es­ta prác­ti­ca, jun­to con la cos­tum­bre de chu­par­se el de­do, pue­de, de he­cho, re­du­cir los ries­gos de su­frir al­gu­nas aler­gias.

To­do es­tá ba­sa­do en lo más nue­vo de la cien­cia. Pe­ro la ver­dad es que, has­ta que se­pa­mos más, lo me­jor pa­ra los pe­que­ños —con el ob­je­ti­vo de es­ti­mu­lar su men­te, crear­les un sen­ti­do de asom­bro, pa­sión por la aven­tu­ra y man­te­ner sus bio­mas sa­lu­da­bles— es lle­var­los a la na­tu­ra­le­za con el es­pa­cio y la li­ber­tad de ex­plo­rar a su gus­to. Por su­pues­to, ins­pec­cio­nar los si­tios más in­creí­bles es me­jor, pe­ro si eso no es po­si­ble, una apes­to­sa la­gu­na con ra­nas o un bos­que bas­tan.

Ha­ce unas se­ma­nas, mi es­po­sa y yo lle­va­mos a nues­tros hi­jos a la pla­ya. Nos hos­pe­da­mos en la ca­sa de un ami­go, la cual se en­cuen­tra se­pa­ra­da del agua por me­dia do­ce­na de pi­nos y al­gu­nas ro­cas. De ese pe­que­ño es­pa­cio na­tu­ral, los ni­ños re­co­pi­la­ron pa­los y en­re­da­de­ras, y cons­tru­ye­ron una bal­sa. To­ma­ron una do­ce­na de tron­cos, re­mo­vie­ron la cor­te­za, re­cor­ta­ron plan­tas, ca­va­ron un ho­yo, api­la­ron ro­cas y re­co­rrie­ron to­do el lu­gar bus­can­do ma­te­ria­les.

Cuan­do ter­mi­na­ron, pu­sie­ron el na­vío en el agua y se sen­ta­ron so­bre él. Se hun­dió. No po­drían ha­ber es­ta­do más fe­li­ces. Lue­go pa­sa­ron el res­to del día in­ten­tan­do cons­truir una red.

Hi­cie­ron to­do es­to en un área mu­cho más pe­que­ña que el lu­gar don­de yo ju­ga­ba de ni­ño. A pe­sar de eso, era su­fi­cien­te­men­te sal­va­je co­mo pa­ra que ima­gi­na­ran una aven­tu­ra y de pa­so re­co­pi­la­ran al­gu­nos mi­cro­bios ami­ga­bles, de los cua­les su sa­lud fu­tu­ra de­pen­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.