La tos es un re­fle­jo, aquí te lo ex­pli­ca­mos con lu­jo de de­ta­lle.

Usa nues­tra guía pa­ra des­ha­cer­te de esos mo­les­tos ata­ques.

Men's Health (México) - - MENS HEALTH -

Cuan­do pes­cas un res­fria­do, el es­cu­rri­mien­to na­sal y los es­tor­nu­dos des­apa­re­cen des­pués de unos días. Pe­ro, ¿y la tos? “Esa no se va. Se que­da en sie­te de ca­da 10 con­ta­gia­dos”, de acuer­do con in­ves­ti­ga­cio­nes de Peter Dic­pi­ni­gai­tis. Si tam­bién tie­nes do­lor de pe­cho, fie­bre o san­gre, o si has es­ta­do to­sien­do du­ran­te dos me­ses o más, acu­de con un doc­tor. Si es­te no es tu ca­so, en­ton­ces ese ca­rras­peo pro­ba­ble­men­te no sea tan gra­ve. Y pue­des de­rro­tar­lo una vez que sa­bes có­mo fun­cio­na. “To­ser es un re­fle­jo al igual que una co­me­zón”. Aquí te de­ci­mos có­mo erra­di­car­lo. 1/ TRÁQUEA Y VÍA RESPIRATORIA Es­tos pa­sa­jes es­tán ali­nea­dos con re­cep­to­res sen­si­bles. Vi­rus in­va­so­res los irri­tan e in­fla­man, y la mo­les­tia pue­de per­sis­tir in­clu­so cuan­do tu sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co eli­mi­na la in­fec­ción. En un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el dia­rio Me­di­ci­ne, las per­so­nas que se la­va­ban las ma­nos an­tes de co­mer, des­pués de ir al ba­ño y al lle­gar a ca­sa lue­go de ac­ti­vi­da­des en la co­mu­ni­dad, eran ca­pa­ces de re­du­cir sus pro­ba­bi­li­da­des de con­traer una gri­pe sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, una cau­sa co­mún de la tos. 2/ NER­VIO VAGO Los re­cep­to­res irri­ta­dos en tu tráquea y vía respiratoria en­vían se­ña­les al ce­re­bro a tra­vés de las fi­bras de es­te gran ner­vio. 3/ CEN­TRO DE TOS ME­DU­LAR Tu ce­re­bro tie­ne una ofi­ci­na especial pa­ra la tos. Es­tá en tu mé­du­la, una re­gión que coor­di­na ac­cio­nes in­vo­lun­ta­rias. Cuan­do el cen­tro de tos re­ci­be una se­ñal del ner­vio vago, el re­fle­jo del ca­rras­peo entra. Pue­des de­te­ner­lo con dex­tro­me­tor­fano, un su­pre­sor que si­len­cia es­te pun­to. “Ne­ce­si­tas por lo me­nos 30 mi­li­gra­mos pa­ra que fun­cio­ne, y mu­chos pro­duc­tos son muy dé­bi­les”, di­ce el doc­tor Dic­pi­ni­gai­tis. Re­vi­sa las reac­cio­nes de es­tas me­di­ci­nas: el dex­tro­me­tor­fano es pe­li­gro­so cuan­do se to­ma con otros me­di­ca­men­tos, in­clu­yen­do al­gu­nos an­ti­de­pre­si­vos. 4/ PE­CHO Tu cen­tro de tos le di­ce a los múscu­los del pe­cho que se con­trai­gan cuan­do in­ha­las ai­re. Cuan­do vie­ne el ca­rras­peo, tu pe­cho po­dría im­pul­sar fle­ma ha­cia arri­ba, aun­que la ma­yo­ría de la tos pos­te­rior a la gri­pe es se­ca. To­ser con fle­ma con­sis­ten­te­men­te po­dría ser una se­ñal de bron­qui­tis o una con­di­ción cró­ni­ca lla­ma­da bron­quiec­ta­sia, la cual pue­de da­ñar tus vías res­pi­ra­to­rias. Acu­de con tu mé­di­co si es­to per­sis­te. 5/ BO­CA Y GAR­GAN­TA Abre tu epi­glo­tis (la en­tra­da de la tráquea) y echa el ai­re a la fuer­za ha­cia fue­ra de tu gar­gan­ta y bo­ca. La tos pue­de irri­tar ner­vios en la gar­gan­ta, lo que en­vía se­ña­les a tra­vés del ner­vio vago pa­ra dis­pa­rar to­do el pro­ce­so de nue­vo. Pa­ra cal­mar esos in­quie­tos ner­vios, trá­ga­te una cu­cha­ra­da de al­go es­pe­so y dul­ce, co­mo la miel. O tó­ma­te go­tas pa­ra la tos con men­tol, lo que pue­de desin­te­ti­zar a los re­cep­to­res en tu gar­gan­ta.

1 2 5 3 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.