In­vier­te tu tiem­po en ella y lo­gra rá­pi­dos di­vi­den­dos.

Dis­cu­tir so­bre fi­nan­zas es co­mún y pue­de pro­vo­car rup­tu­ras des­agra­da­bles. Es­to es lo que ha­cen las pa­re­jas fe­li­ces pa­ra evi­tar­lo. Por Brit­tany Ris­her

Men's Health (México) - - MENS HEALTH -

1/ Con­tra­ta a un ré­fe­ri

Si tú estás con­cen­tra­do en pa­gar la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria de tus hi­jos, mien­tras que ella pla­nea una se­gun­da lu­na de miel, even­tual­men­te ten­drán pro­ble­mas. En una en­cues­ta rea­li­za­da por Ame­ri­pri­se Fi­nan­cial, ca­si tres cuar­tos de las pa­re­jas tu­vie­ron dis­tin­tos es­ti­los de ges­tión del di­ne­ro. Pe­ro 40 por cien­to de las que no pu­die­ron re­sol­ver sus pro­ble­mas di­je­ron que un ase­sor les per­mi­tió po­ner­se de acuer­do, ali­vian­do la ten­sión en su re­la­ción.

2/ Man­tén tu pro­pio fon­do

Sí, de­ben te­ner una cuen­ta co­mún pa­ra gas­tos fa­mi­lia­res y acor­dar el monto que ca­da uno de­po­si­ta­rá. Pe­ro es una bue­na idea que tam­bién ten­gan sus pro­pias cuen­tas pa­ra cual­quier co­sa que deseen, de acuer­do con Marcy Kec­kler, vi­ce­pre­si­den­ta de ase­so­ría en es­tra­te­gias fi­nan­cie­ras de Ame­ri­pri­se. “De esa for­ma no ha­brá acu­sa­cio­nes co­mo: ‘¿Dón­de con­se­guis­te esos za­pa­tos nue­vos?’”, ma­ni­fies­ta Kec­kler.

3/ In­vier­te en se­xo

Es­ta­ble­ce un mo­men­to ca­da se­ma­na pa­ra ha­blar so­bre di­ne­ro –sin jui­cios– por 10 mi­nu­tos. Eso evi­ta­rá que las pe­que­ñas mo­les­tias crez­can y se con­vier­tan en gran­des pe­leas. Pue­den te­ner una jun­ta en la cocina pa­ra dis­cu­tir pre­su­pues­tos y otra en su ha­bi­ta­ción pa­ra ha­blar so­bre cual­quier te­ma que sur­ja. Es­to dis­mi­nui­rá la ten­sión e in­cre­men­ta­rá las en­dor­fi­nas, se­gún la te­ra­peu­ta de re­la­cio­nes, Bon­nie Ea­ker Weil, PH.D., autora de Fi­nan­cial In­fi­de­lity.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.