CAS­TA DE CAM­PEÓN

Men's Health (México) - - EDITORIAL - Ser­gio Ro­drí­guez Du­rán DI­REC­TOR EDI­TO­RIAL

Es ín­fi­mo lo que sé de él. Ig­no­ro a qué se de­di­ca, có­mo es su vi­da o qué fue lo que le ocu­rrió. Ape­nas le sa­lu­do por la fuer­za de la cos­tum­bre. Acu­de al gim­na­sio a la mis­ma ho­ra que no­so­tros (me re­fie­ro a mis otros cua­tro ami­gos con los que dia­rio ha­go pe­sas), pe­ro él en­tre­na so­lo, ha­bla po­co, usa au­dí­fo­nos y no se dis­trae con na­die. No bus­ca apro­ba­ción, ni si­quie­ra pi­de ayu­da. Al­gu­nas ve­ces lle­ga­mos a pa­sar­le al­gu­na man­cuer­na, mo­ver­le un banco, fa­ci­li­tar­le un ba­rra Z o le ayu­da­mos a in­cor­po­rar­se… no por­que él lo pi­da, sino por­que, fi­nal­men­te, lle­va­mos en­con­trán­do­nos ca­da ma­ña­na des­de ha­ce ya va­rios me­ses.

Se lla­ma Dan­te, lo sé por­que lo es­cu­ché en al­gún mo­men­to. Uti­li­za si­lla de rue­das, no tie­ne mo­vi­li­dad de la cin­tu­ra pa­ra aba­jo y de­pen­de por com­ple­to de sus bra­zos. Todos los días ha­ce pe­sas, se du­cha y alis­ta pa­ra sa­lir a tra­ba­jar. Re­pi­to. No lo co­noz­co, ig­no­ro sus cir­cuns­tan­cias, no po­seo de­ta­lles; úni­ca­men­te lo que veo de ma­ne­ra co­ti­dia­na. El ti­po es ejem­plar. Es un su­je­to no­ta­ble, lleno de au­tén­ti­co co­ra­je y una vo­lun­tad que no se pue­de me­dir.

¿Te cues­ta tra­ba­jo le­van­tar­te tem­prano pa­ra ir a en­tre­nar? ¿Tie­nes flo­je­ra de ir a la cham­ba? ¿Te due­len las pier­nas des­pués del ejer­ci­cio? ¿Crees que has te­ni­do un mal día por­que en la ofi­ci­na las co­sas no an­dan bien o el ne­go­cio no pros­pe­ra co­mo lo es­pe­ra­bas? ¿Te mo­les­ta cuan­do las co­sas no sa­len tal y co­mo tú quie­res? Muy bien. Aho­ra ima­gi­na que no pue­des mo­ver tus pier­nas pa­ra ab­so­lu­ta­men­te na­da. ¿Ten­drías el áni­mo de sa­lir y afron­tar el día? ¿Te que­ja­rías de lo mis­mo que te que­jas aho­ra?, o peor aún, ¿con­si­de­ra­rías pro­ble­mas a esos que hoy lla­mas pro­ble­mas?

Ofrez­co una pro­fun­da dis­cul­pa por es­cri­bir so­bre al­guien a quien no co­noz­co, pe­ro es­te in­di­vi­duo, fre­cuen­te­men­te, se bur­la de mis ten­sio­nes, preo­cu­pa­cio­nes y do­lo­res de ca­be­za. Dan­te, con su so­la pre­sen­cia en el área de pe­sas, me de­mues­tra que no soy tan fuer­te co­mo creía ni tan dis­ci­pli­na­do co­mo ima­gi­na­ba. Pa­ra ser ho­nes­to, al la­do de él me sien­to ri­dícu­lo por per­ci­bir do­lor en el ejer­ci­cio, can­san­cio en un día la­bo­ral com­pli­ca­do o frus­tra­ción cuan­do al­gún plan no se con­cre­ta. Me sien­to ri­dícu­lo por­que mi cuer­po fun­cio­na a su to­tal ca­pa­ci­dad, mien­tras el de él pre­sen­ta una li­mi­ta­ción, res­tric­ción o con­di­ción di­fe­ren­te que no lo de­tie­ne, al con­tra­rio, le otor­ga el va­lor pa­ra con­vi­vir en un mun­do en el que es­ta­mos más aten­tos por lo tri­vial, su­per­fi­cial e in­sig­ni­fi­can­te, que por agra­de­cer cuan­do –sim­ple­men­te- es­ta­mos bien, ale­gres y no nos due­le na­da.

Des­co­noz­co có­mo lle­ve las rien­das de su vi­da ni có­mo reac­cio­ne cuan­do se sien­te ago­ta­do, frus­tra­do, enoja­do o ex­tre­ma­da­men­te tris­te, pe­ro me que­da cla­ro que ne­ce­si­ta­mos más ti­pos así, per­so­na­jes que en si­len­cio ha­cen alar­de de su co­ra­je, no se vic­ti­mi­zan y des­pier­tan pa­ra re­cla­mar­le a la vi­da que pue­den y quieren más.

Dan­te no pue­de ni po­drá ca­mi­nar. La­men­to di­cha si­tua­ción aun sin co­no­cer­lo. Pe­ro al cru­zar­me con él, ya sea en el gim­na­sio o la al­ber­ca, le agra­dez­co que es­té ahí pa­ra evi­den­ciar mi fal­ta de fe, con­fian­za, va­lor, ener­gía… ade­más de cues­tio­nar­me mi ver­da­de­ro potencial, pues él, que so­bre­lle­va una pér­di­da gi­gan­tes­ca, es ca­paz de en­ca­rar la ad­ver­si­dad. Le doy las gra­cias por­que me per­mi­te ob­ser­var có­mo ac­túan los de su es­tir­pe: esos que co­lo­quial­men­te lla­ma­mos triun­fa­do­res.

“Un hom­bre no mi­de su al­tu­ra en los mo­men­tos de con­fort, sino en los de cam­bio y con­tro­ver­sia”. Mar­tin Lut­her King Jr.

Vo­lun­tad. Ca­pa­ci­dad del ser hu­mano pa­ra ac­tuar y de­ci­dir por sí mis­mo.

Twit­ter: @ser­ch_­ro­du Ins­ta­gram: ser­ch_­ro­du Email: ser­gio.ro­dri­guez @mhe­nes­pa­nol.net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.