¿Pue­des cu­rar la an­sie­dad con dro­gas?

Los psi­co­dé­li­cos po­drían ser los me­jo­res alia­dos en el tratamiento de es­te mal.

Men's Health (México) - - SALUD - POR MATT­HEW SHAER

Po­co antes de su cum­plea­ños 22, a Oc­ta­vian Mihai, en­ton­ces es­tu­dian­te de Uni­ver­si­dad de Nue­va York (NYU, por sus si­glas en in­glés), le diag­nos­ti­ca­ron un ti­po agre­si­vo de lin­fo­ma de Hodg­kin, un cán­cer de la mé­du­la ósea y san­gre. Aun­que una to­mo­gra­fía compu­tari­za­da mos­tra­ba que el cán­cer se ha­bía ex­ten­di­do por su cuer­po, el on­có­lo­go de Mihai con­fia­ba en que és­te res­pon­de­ría a la qui­mio­te­ra­pia. El doc­tor te­nía ra­zón: des­pués de ocho me­ses de ri­gu­ro­so tratamiento, las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas en la san­gre de Mihai ha­bían si­do eli­mi­na­das.

Lo ló­gi­co era que el jo­ven se emo­cio­na­ra. Sin em­bar­go, lo in­va­dió una an­sie­dad so­fo­can­te. “In­te­lec­tual­men­te, com­pren­día que la ta­sa de su­per­vi­ven­cia a cin­co años pa­ra los pa­cien­tes de lin­fo­ma de Hodg­kin en eta­pa 3 es de al­re­de­dor de 80 por cien­to”, re­cuer­da Mihai, quien es­tu­dió me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York. “Pe­ro eso tam­bién sig­ni­fi­ca­ba que 20 por cien­to de esas per­so­nas mo­ría. Y la idea de que siem­pre ha­bría algo den­tro de mí que ame­na­za­ría mi exis­ten­cia, me des­truía po­co a po­co”.

Él era un be­be­dor oca­sio­nal, pe­ro aho­ra ha­bía du­pli­ca­do su con­su­mo en un es­fuer­zo por aho­gar la an­sie­dad. Fun­cio­nó, has­ta cier­to pun­to. Pe­ro en las ma­ña­nas, jun­to con la re­sa­ca lle­ga­ba la an­gus­tia, aún más fuer­te. “Even­tual­men­te de­ci­dí que no po­día so­por­tar­lo más”, re­cuer­da. Su doc­tor en NYU su­gi­rió Xa­nax, pe­ro él re­cha­zó la ofer­ta, te­mien­do que la ben­zo­dia­ze­pi­na só­lo con­se­gui­ría ador­me­cer­lo tem­po­ral­men­te, igual que el al­cohol. “Bien, hay una po­si­bi­li­dad más”, su­gi­rió el es­pe­cia­lis­ta. “Si es­tás dis­pues­to”, agre­gó.

Un co­le­ga del mé­di­co en el Lan­go­ne Me­di­cal Cen­ter de NYU es­ta­ba pre­pa­ran­do una prue­ba clí­ni­ca de psi­lo­ci­bi­na –el in­gre­dien­te ac­ti­vo en los de­no­mi­na­dos “hon­gos má­gi­cos”– pa­ra tra­tar la an­sie­dad y de­pre­sión que sue­len acom­pa­ñar los diag­nós­ti­cos de cán­cer. Aún ha­bía un es­pa­cio dis­po­ni­ble. Mihai nun­ca ha­bía pro­ba­do algo más fuer­te que la ma­rihua­na, pe­ro se sen­tía de­ses­pe­ra­do.

Unas cuan­tas se­ma­nas des­pués, Oc­ta­vian se en­con­tra­ba en una ha­bi­ta­ción bien ilu­mi­na­da en Lan­go­ne con dos psi­co­te­ra­peu­tas, quie­nes lo guia­rían a tra­vés de su pri­mer via­je psi­co­dé­li­co. Le pre­sen­ta­ron un cá­liz de me­tal con una píl­do­ra den­tro. Mihai la tra­gó. Du­ran­te me­dia ho­ra, no sin­tió na­da. Pi­dió per­mi­so pa­ra ir al ba­ño.

Es­ta­ba pa­ra­do fren­te al es­pe­jo cuan­do algo ex­tra­ño y ma­ra­vi­llo­so su­ce­dió. “Vi un uni­ver­so del otro la­do”, re­cuer­da Mihai. “Las pa­re­des es­ta­ban en­cor­va­das; na­da per­ma­ne­cía de­re­cho. Que­ría sal­tar a tra­vés del cris­tal y des­li­zar­me en ese mun­do”.

Ca­mi­nó de vuel­ta a la ha­bi­ta­ción y se re­cos­tó en un so­fá. Ahí, en com­pa­ñía de los psi­co­te­ra­peu­tas, con una ven­da so­bre los ojos y au­dí­fo­nos a prue­ba de rui­do cu­brien­do sus ore­jas, co­men­zó a alu­ci­nar. Des­cri­be lo que vió co­mo algo sa­li­do de la cin­ta In­cep­tion; co­lo­res bri­llan­tes, os­cu­ri­dad in­fi­ni­ta. La ha­bi­li­dad de des­pla­zar­se a tra­vés del tiem­po y el es­pa­cio. Era el ti­po de alu­ci­na­ción que te per­mi­te ren­dir­te por com­ple­to, don­de es­tás con­ven­ci­do de que fi­nal­men­te ves el mun­do co­mo es en ver­dad: inefa­ble, ge­ne­ro­so, ar­mó­ni­co. Mien­tras una can­ción con rit­mos tri­ba­les y ba­jos fuer­tes lle­ga­ba a sus oí­dos, Oc­ta­vian se sin­tió, por pri­me­ra vez, com­ple­ta­men­te en paz. “Des­cri­bi­ría la sen­sa­ción co­mo te­ner la men­te per­ma­nen­te­men­te abier­ta”, di­ce. “Y la an­sie­dad sim­ple­men­te se mar­chó”.

Lo que el chico ex­pe­ri­men­tó no fue algo nuevo. In­ves­ti­ga­do­res han rea­li­za­do ex­pe­ri­men­tos con los efec­tos po­ten­cial­men­te pa­lia­ti­vos de los psi­co­dé­li­cos des­de la dé­ca­da de los 40, cuan­do el quí­mi­co sui­zo, Al­bert Hof­mann, co­men­zó a prac­ti­car con die­ti­la­mi­da de áci­do li­sér­gi­co (LSD), la cual ha­bía sin­te­ti­za­do él mis­mo unos años antes. En los 50 y 60, mi­les de pa­cien­tes par­ti­ci­pa­ron en es­tu­dios; mu­chos tu­vie­ron un des­cen­so en sus ni­ve­les de an­sie­dad y mos­tra­ron me­jo­ras de hu­mor des­pués de un so­lo via­je, al igual que Mihai. Pe­ro en 1970, el pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon fir­mó la Ley de Sus­tan­cias Con­tro­la­das, la cual prohi­bía el LSD y los hon­gos, obs­ta­cu­li­zan­do las in­ves­ti­ga­cio­nes.

Los psi­co­dé­li­cos es­tán ga­nan­do in­te­rés en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca de nuevo. El Lan­go­ne Me­di­cal Cen­ter no es el úni­co: equi­pos de ins­ti­tu­cio­nes tan va­ria­das co­mo el Im­pe­rial Co­lle­ge Lon­don y las uni­ver­si­da­des de Ala­ba­ma y Johns Hop­kins rea­li­zan es­tu­dios ac­tual­men­te. El año pa­sa­do, un aná­li­sis cien­tí­fi­co he­cho en Bra­sil en­con­tró que la ayahuas­ca, una in­fu­sión psi­co­dé­li­ca que tu­vo su ori­gen en las tri­bus ama­zó­ni­cas, po­dría ayu­dar a com­ba­tir la de­pre­sión. La FDA per­mi­tió a la Mul­ti­dis­ci­pli­nary As­so­cia­tion for Psy­che­de­lic Stu­dies pro­ce­der con prue­bas pa­ra de­ter­mi­nar si la MDMA (o éx­ta­sis) pue­de con­tra­rres­tar sín­to­mas de es­trés pos­trau­má­ti­co.

“Mi­ra a todos los es­ta­dos que han le­ga­li­za­do la ma­rihua­na me­di­ci­nal”, di­ce Phi­lip Wolf­son, M.D., un psi­quia­tra ca­li­for­niano y defensor de las te­ra­pias con psi­lo­ci­bi­na y MDMA. “Exis­te la idea de que la al­te­ra­ción del es­ta­do men­tal pue­de ser algo bueno –útil, be­né­fi­co e in­clu­so pla­cen­te­ro. Y que la prohi­bi­ción no es algo sa­lu­da­ble”. Ade­más de es­to, las “mi­cro­do­sis” han ad­qui­ri­do po­pu­la­ri­dad, se tra­ta de la in­ges­tión de di­mi­nu­tas can­ti­da­des de LSD, lo cual po­dría fo­men­tar la crea­ti­vi­dad y me­jo­rar el hu­mor, se­gún sus de­fen­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.