FOR­MAS DE DAR­LE UN IM­PUL­SO A TU MEN­TE SIN CON­SU­MIR DRO­GAS

Los psi­co­dé­li­cos ac­túan en la cor­te­za fron­tal del ce­re­bro –el cen­tro de co­man­do de la per­cep­ción, el apren­di­za­je y la me­mo­ria. Pe­ro hay co­sas más sim­ples que ha­cen lo mis­mo.

Men's Health (México) - - SALUD -

Trip­tó­fano Tu ce­re­bro usa es­te ami­noá­ci­do pa­ra crear se­ro­to­ni­na, una sus­tan­cia in­vo­lu­cra­da en la re­gu­la­ción del hu­mor. El trip­tó­fano se en­cuen­tra en el pa­vo, pe­ro tam­bién las se­mi­llas de gi­ra­sol, los hue­vos y la so­ya lo con­tie­nen. Me­tio­ni­na Tam­bién es un ami­noá­ci­do y se en­cuen­tra en la lan­gos­ta y las nue­ces de Bra­sil. Se ha de­mos­tra­do que los su­ple­men­tos que con­tie­nen me­tio­ni­na y la en­zi­ma ATP son tan efec­ti­vos co­mo los an­ti­de­pre­si­vos. Ejer­ci­cio El “high del co­rre­dor”, una es­pe­cie de eu­fo­ria que pro­du­ce el ejer­ci­cio in­ten­so, pue­de ser un psi­co­dé­li­co. Los entrenamientos in­ten­sos po­drían fo­men­tar la se­cre­ción de un neu­ro­trans­mi­sor que re­du­ce la an­sie­dad e in­cre­men­ta el um­bral del do­lor. Se­xo Es­ti­mu­la tan­to el cuer­po co­mo la men­te. Al­gu­nas hor­mo­nas y neu­ro­trans­mi­so­res li­be­ra­dos du­ran­te el se­xo pue­den te­ner un efec­to en las fun­cio­nes ce­re­bra­les, se­gún in­ves­ti­ga­do­res. Una ra­zón más pa­ra di­ver­tir­te en la ca­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.