GUÍA BÁ­SI­CA DE PSI­CO­DÉ­LI­COS

Men's Health (México) - - SALUD -

De­je­mos algo en cla­ro: na­die aquí es­tá di­cien­do que de­be­rías con­su­mir dro­gas psi­co­dé­li­cas. De he­cho, si es­tás es­tre­sa­do o an­sio­so –o só­lo bus­cas pa­sar un buen ra­to– hay una variedad de opciones allá afue­ra que son más sa­lu­da­bles y no te me­te­rán en pro­ble­mas con la ley (só­lo ve “For­mas de dar­le un im­pul­so a tu men­te sin con­su­mir dro­gas” en la pá­gi­na an­te­rior). Aún así, qui­zá de­be­rías com­pren­der el buf­fet de opciones dis­po­ni­bles pa­ra el ex­plo­ra­dor de la men­te en el si­glo XXI.

MDMA

Ori­gen Fue sin­te­ti­za­da por pri­me­ra vez en 1912 por el con­glo­me­ra­do ale­mán Merck –la mis­ma com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca que nos tra­jo las va­cu­nas pa­ra ru­beo­la y pa­pe­ras–, a la MDMA se le co­no­ce me­jor por sus nom­bres co­lo­quia­les, éx­ta­sis o Molly. Efec­tos La MDMA ge­ne­ra un sen­ti­mien­to du­ra­de­ro de eu­fo­ria in­ten­sa, un in­cre­men­to de ener­gía, sen­sa­cio­nes cor­po­ra­les pla­cen­te­ras y ma­yor em­pa­tía. Pe­li­gros Aun­que ves el mun­do a tra­vés de un len­te ro­sa tem­po­ral­men­te, no todos los efec­tos de MDMA son agra­da­bles. Es­te es­ti­mu­lan­te pue­de cau­sar alu­ci­na­cio­nes le­ves (sin men­cio­nar ma­reos, náu­sea y pre­sión san­guí­nea ele­va­da). En al­gu­nos ca­sos se pre­sen­tan con­vul­sio­nes, tem­pe­ra­tu­ras de­ma­sia­do ele­va­das, fa­lla re­nal y muer­te.

PEYOTE

Ori­gen Cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to in­di­cios del uso de peyote, en­con­tra­do en el cac­tus Lop­hop­ho­ra wi­lliam­sii, des­de por lo me­nos el año 1,000 a.c. en lo que hoy es Es­ta­dos Uni­dos. Es­to lo po­ne en la lis­ta de las dro­gas re­crea­ti­vas más an­ti­guas del pla­ne­ta, jun­to con los hon­gos. Efec­tos Sus pro­mo­to­res ase­gu­ran que es­te alu­ci­nó­geno pro­vo­ca pro­fun­das vi­sio­nes y, con el uso re­gu­lar, un en­ten­di­mien­to su­pe­rior del mun­do, el pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro. Pe­li­gros Des­afor­tu­na­da­men­te, en los peo­res es­ce­na­rios pue­de con­du­cir a ata­ques psi­có­ti­cos. In­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren tam­bién que jun­to con las alu­ci­na­cio­nes, el peyote cau­sa un in­cre­men­to en el rit­mo car­dia­co y agi­ta­ción. En al­gu­nos ca­sos, los usua­rios han ex­pe­ri­men­ta­do vó­mi­tos tan in­ten­sos que ras­gan el re­ves­ti­mien­to del esó­fa­go.

LSD

Ori­gen Fue crea­do en 1938 en el la­bo­ra­to­rio del quí­mi­co pio­ne­ro de ori­gen sui­zo, Al­bert Hof­mann, quien ac­ci­den­tal­men­te lo con­su­mió él mis­mo. De pron­to co­men­zó a alu­ci­nar, y mu­chas otras per­so­nas han se­gui­do sus pa­sos des­de en­ton­ces. Efec­tos So­bre su pri­mer via­je, Hof­mann es­cri­bió: “per­ci­bí un flu­jo inin­te­rrum­pi­do de imá­ge­nes fan­tás­ti­cas”. Los usua­rios po­drían alu­ci­nar y te­ner ex­pe­rien­cias ex­tra­cor­po­ra­les. Es­ta dro­ga tam­bién ha­ce que las per­so­nas se sien­tan más cer­ca­nas, abier­tas y con­fia­das. Pe­li­gros No todos los usua­rios lo dis­fru­tan. El áci­do pue­de in­du­cir sen­ti­mien­tos de pa­ra­noia y, en al­gu­nos ca­sos, in­clu­so psi­co­sis. Tam­bién in­cre­men­tar la pre­sión san­guí­nea, el rit­mo car­dia­co y la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral a ni­ve­les pe­li­gro­sos.

AYAHUAS­CA

Ori­gen De acuer­do con el geó­gra­fo Manuel Villavicencio, los pue­blos in­dí­ge­nas de Ecua­dor usa­ban es­ta in­fu­sión her­bal pa­ra in­ten­tar res­pon­der las pre­gun­tas más di­fí­ci­les del uni­ver­so. Él pro­bó es­ta “be­bi­da má­gi­ca” con ellos a me­dia­dos del si­glo XIX. Hoy la ayahuas­ca es con­su­mi­da por ce­le­bri­da­des y mag­na­tes de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca. Efec­tos Se di­ce que la ayahuas­ca pue­de cam­biar vi­das y des­truir la reali­dad. En un es­tu­dio, tu­ris­tas que la pro­ba­ron en Pe­rú di­je­ron que les per­mi­tió com­pren­der­se me­jor a sí mis­mos y a los de­más. Pe­li­gros Es­ta dro­ga de­be dis­fru­tar­se con un cha­mán en­tre­na­do. Com­par­te efec­tos se­cun­da­rios –náu­sea, vó­mi­to, pre­sión san­guí­nea ele­va­da, agi­ta­ción y di­la­ta­ción de pu­pi­las– con mu­chos otros psi­co­dé­li­cos.

PSI­LO­CI­BI­NA

Ori­gen Exis­ten evi­den­cias de que los humanos han usa­do el in­gre­dien­te ac­ti­vo en­con­tra­do en los hon­gos má­gi­cos des­de ha­ce mi­le­nios. Una pin­tu­ra ru­pes­tre de seis mil años de an­ti­güe­dad en Es­pa­ña re­tra­ta una fi­la de Psi­locy­be his­pa­ni­ca alu­ci­nó­ge­nos. Efec­tos Los efec­tos del áci­do y los hon­gos en el ce­re­bro no son muy dis­tin­tos, aun­que se cree que es­tos úl­ti­mos pro­veen un via­je más gen­til y ma­ne­ja­ble. Un es­tu­dio de Reino Uni­do com­pa­ró a la psi­lo­ci­bi­na con MDMA y en­con­tró que la pri­me­ra in­du­ce “cam­bios más pro­fun­dos en la con­cien­cia”. Pe­li­gros Las res­pues­tas fí­si­cas ad­ver­sas pue­den incluir vó­mi­to y dia­rrea, sin men­cio­nar una gran can­ti­dad de su­dor.

IBOGAÍNA

Ori­gen Es una es­pe­cie de pri­ma de la ayahuas­ca y se de­ri­va del ar­bus­to afri­cano Ta­ber­nant­he ibo­ga. A di­fe­ren­cia de la ayahuas­ca, tí­pi­ca­men­te se mas­ti­ca o tra­ga con agua. His­tó­ri­ca­men­te, las tri­bus afri­ca­nas la han usa­do en ce­re­mo­nias re­li­gio­sas. En oc­ci­den­te, es el nuevo psi­co­dé­li­co de mo­da. No só­lo es ile­gal, sino que aún no ha si­do tan es­tu­dia­do co­mo el LSD, por ejem­plo. Efec­tos Ade­más de sus efec­tos alu­ci­nó­ge­nos, al­gu­nas per­so­nas su­gie­ren que la ibogaína po­dría ayu­dar con el tratamiento de una variedad de adic­cio­nes. Pe­li­gros Tam­bién exis­te evi­den­cia, co­mo plan­tea un es­tu­dio re­cien­te, de que el abu­so de es­ta sus­tan­cia pue­de cau­sar “com­pli­ca­cio­nes que po­nen en ries­go la vi­da, así co­mo la muer­te re­pen­ti­na”. Es par­ti­cu­lar­men­te pe­li­gro­sa pa­ra las per­so­nas con pro­ble­mas car­dia­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.