OB­TE­NER FUER­ZA A PAR­TIR DE LOS OTROS

Men's Health (México) - - LA FUERZA EN TODAS SUS FORMAS -

EL PA­DRE DE LA SI­LLA DE RUE­DAS WESLEY HA­MIL­TON 29 | KAN­SAS CITY, MO

Du­ran­te seis se­ma­nas en el in­vierno del 2015, Wesley Ha­mil­ton es­tu­vo re­cos­ta­do en una ca­ma de hos­pi­tal, pen­san­do en lo que po­dría ha­cer. Es­ta­ba ator­men­ta­do. Tres años antes, cuan­do te­nía 24, un ex­tra­ño le dis­pa­ró dos ve­ces. Que­dó pa­ra­li­za­do de la cin­tu­ra a los pies y en­fren­ta­ría una vi­da que ja­más ima­gi­nó, co­mo pa­dre sol­te­ro y des­em­plea­do. Se re­sig­nó a vi­vir en una si­lla de rue­das, “usan­do pan­ta­lo­nes de Wal­mart y za­pa­tos de Vel­cro”. En el hos­pi­tal, re­cu­pe­rán­do­se de su quin­ta ci­ru­gía, “tie­nes to­do ti­po de pen­sa­mien­tos. Sui­ci­dio y to­do, ¿sa­bes?”, di­ce Ha­mil­ton. “No es algo bo­ni­to”.

Pe­ro te­nía algo que le brin­da­ba la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra com­ba­tir la ne­ga­ti­vi­dad: su hi­ja de cin­co años, Ne­vaeh (“hea­ven”, cielo en in­glés, al re­vés). Ca­da vez que te­nía pen­sa­mien­tos os­cu­ros, “au­to­má­ti­ca­men­te pen­sa­ba en ella”, co­men­ta. “Y eso me da­ba el em­pu­jón extra que ne­ce­si­ta­ba pa­ra se­guir ade­lan­te”.

De vuel­ta en ca­sa con Na­vaeh, Ha­mil­ton se man­te­nía mo­ti­va­do. Que­ría ser fuer­te emo­cio­nal­men­te pa­ra ella, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­ba fuer­za fí­si­ca. Con 1.63 m de es­ta­tu­ra y 117 kg de pe­so, Ha­mil­ton ase­gu­ra que nun­ca ha­bía pen­sa­do en ha­cer ejer­ci­cio. Pe­ro con al­gu­nos cam­bios en su die­ta, per­dió 45 kg en ocho me­ses. Lue­go bus­có #Si­lla­de­rue­das en Ins­ta­gram y se sin­tió ins­pi­ra­do al ver a otros pa­ra­plé­ji­cos ejer­ci­tán­do­se. “Co­men­cé a ir al gim­na­sio pa­ra ver qué po­día ha­cer y qué no”, cuen­ta. “Des­pués de un tiem­po, mi con­fian­za cre­ció”.

Aho­ra, Ha­mil­ton le­van­ta 113 kg en press de ban­ca y pue­de sos­te­ner pe­sas ru­sas de 15 kg so­bre su ca­be­za. Com­pi­te en con­cur­sos de fi­si­cul­tu­ris­mo y en Cross­fit, dis­ci­pli­na en la que bus­ca cer­ti­fi­car­se. En su si­tio web, lla­ma­do Di­sa­bled But Not Really, com­par­te lo que ha apren­di­do. “Si las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des ven a al­guien ha­blar al res­pec­to, qui­zá ellas mis­mas se abran y di­gan lo que sien­ten y pien­san. A ve­ces no ex­ter­na­mos na­da so­bre lo que nos su­ce­de y es­to nos atra­pa”.

So­bre la compu­tado­ra de Ha­mil­ton pue­de leer­se una ci­ta de Bob Mar­ley: “nun­ca sa­bes cuán fuer­te eres, has­ta que ser­lo es tu úni­ca al­ter­na­ti­va”. Hoy, ayu­da a su hi­ja a ini­ciar el día pre­pa­ran­do su desa­yuno y rea­li­zan­do un en­tre­na­mien­to en con­jun­to. “Mi úni­co sue­ño”, apun­ta, “es per­mi­tir­le que si­ga so­ñan­do, en­se­ñar­le que pue­de lo­grar lo que quie­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.