SU­MER­GIR­SE HA­CIA LO PRO­FUN­DO

Men's Health (México) - - LA FUERZA EN TODAS SUS FORMAS -

EL NADADOR DE RES­CA­TE EVAN STAPH 30 | GUARDACOSTAS | FALMOUTH, MA

Antes de ca­mi­nar, Evan Staph ya sur­fea­ba. Oriun­do del sur de Ca­li­for­nia, se unió a la Guar­dia Cos­te­ra al ter­mi­nar la es­cue­la se­cun­da­ria, con la esperanza de con­ver­tir­se en un nadador de res­ca­te –el hom­bre que ba­ja des­de un he­li­cóp­te­ro al mar agi­ta­do pa­ra sal­var a las per­so­nas en pe­li­gro.

No es un tra­ba­jo pa­ra los dé­bi­les. Los na­da­do­res pa­san cua­tro días por se­ma­na en el gim­na­sio: le­van­ta­mien­tos olím­pi­cos, en­tre­na­mien­to de cir­cui­tos es­ti­lo Cross­fit, in­ter­va­los rá­pi­dos de car­dio y for­ta­le­ci­mien­to de co­re. Tam­bién es­tán dos días en la al­ber­ca, na­dan­do com­ple­ta­men­te equi­pa­dos.

Es­to los pre­pa­ra pa­ra los días co­mo el que vi­vió Staph en fe­bre­ro de 2015. Un pa­dre y su hi­jo se que­da­ron sin ener­gía eléc­tri­ca en su bo­te a 240 ki­ló­me­tros de Nan­tuc­ket, en me­dio de vien­tos de 60 nu­dos, olas de 10 me­tros y ne­va­das ho­ri­zon­ta­les. Cuan­do Staph to­có el agua, no sin­tió el frío. No es­ta­ba pen­san­do en su es­po­sa. Lo que pen­sa­ba –y que se ac­ti­vó au­to­má­ti­ca­men­te a par­tir de su me­mo­ria mus­cu­lar– es lo que ha­bía apren­di­do en el en­tre­na­mien­to: si­gue el pro­to­co­lo. Si al­gún pa­so fa­lla, re­agru­pa e in­ten­ta de nuevo.

Na­dó a má­xi­ma in­ten­si­dad du­ran­te cin­co mi­nu­tos en la tor­men­ta, es­qui­van­do desechos. Cuan­do co­lo­có al pri­me­ro de los hom­bres en la ca­nas­ta de res­ca­te, una ola gi­gan­te lo gol­peó y lo obli­gó a su­mer­gir­se. Los pro­ble­mas se acu­mu­la­ban: el cli­ma em­peo­ró, la grúa del he­li­cóp­te­ro fa­lló y un shock de elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca lo gol­peó, de­ján­do­lo in­cons­cien­te. Mien­tras es­ta­ba lú­ci­do, su ce­re­bro fun­cio­na­ba en pi­lo­to au­to­má­ti­co: pro­ce­sar, re­agru­par, in­ten­tar de nuevo.

Pa­ra el mo­men­to en que am­bos hom­bres es­ta­ban a sal­vo en el he­li­cóp­te­ro, Steph ha­bía pa­sa­do 40 mi­nu­tos en el mar. Le to­mó mu­cho tiem­po re­ve­lar­le a su mu­jer cuán cer­ca es­tu­vo de mo­rir.

El he­roís­mo no pro­vie­ne de la valentía, sino de la hu­mil­dad y el en­tre­na­mien­to. “La fuer­za y la sen­ci­llez son co­sas que siem­pre ten­go en men­te”, co­men­ta. “Tó­ma­te las co­sas en se­rio, pe­ro sé hu­mil­de y re­co­no­ce que hay per­so­nas de las que pue­des apren­der. Si no lo eres, al­guien o algo te obli­ga­rán a ser­lo. Lo que im­por­ta no es lo que di­ces o pien­sas que pue­des ha­cer. Lo úni­co importante es lo que ha­ces. Y eso re­quie­re hu­mil­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.