Nue­vas ar­mas

¿Que cuál es la lla­ve que te ayu­da­rá a vol­ver a en­cen­der la lla­ma en la al­co­ba? Es­pon­ta­nei­dad. Man­da al diablo tu vie­ja ru­ti­na y deja que los bue­nos tiem­pos re­gre­sen.

Men's Health (México) - - CONTENTS - Por Lo­ri Cohen | Fo­tos Ga­rreth Bar­clay

Ex­pe­ri­men­ta en la ca­ma pa­ra lo­grar el me­jor se­xo con tu pa­re­ja.

Si des­pués de un lar­go año te sien­tes can­sa­do, te en­ten­de­mos. Estar ex­haus­tos nos ha­ce hun­dir­nos has­ta el fon­do de ca­da as­pec­to de nues­tras vi­das antes de que si­quie­ra nos de­mos cuen­ta; in­clu­so tu vi­da sexual co­mien­za a dejar atrás la in­ten­si­dad que so­lía te­ner. “La es­pon­ta­nei­dad sexual en los hom­bres man­tie­ne a sal­vo sus re­la­cio­nes”, ase­gu­ra la ase­so­ra de re­la­cio­nes de Men’s Health, doc­to­ra El­na Ru­dolph. “Si eres un hom­bre que even­tual­men­te se sien­te a gus­to con su vi­da sexual, ter­mi­nas ha­cien­do las mis­mas co­sas una y otra vez que te res­tan crea­ti­vi­dad y evi­tan que ex­pe­ri­men­tes no­ve­da­des en la ca­ma. Si eres de re­la­cio­nes lar­gas, da­le un gi­ro a tu téc­ni­ca”. Des­cui­da, te di­re­mos có­mo.

Tam­bién pu­die­ra pa­sar que tu cam­bio es­pon­tá­neo ha­ya si­do lo que te de­jó en hi­ber­na­ción, ya que es algo que no siem­pre es re­ci­bi­do con re­ci­pro­ci­dad o en­tu­sias­mo. “Si tu pa­re­ja ha di­cho ‘no’ a la es­pon­ta­nei­dad, de­be­rías dejar de pe­dir­lo y ape­gar­te a lo que real­men­te fun­cio­na. Si ya tu­vis­te una res­pues­ta ne­ga­ti­va por par­te de tu pa­re­ja en el pa­sa­do, eso po­dría estar afec­tan­do tu au­to­es­ti­ma, lo cual te es­ta­ría in­hi­bien­do se­xual­men­te y ha­cién­do­te di­fí­cil el to­mar la ini­cia­ti­va”, aña­de. La me­jor ma­ne­ra de ma­du­rar la si­tua­ción es con tu com­por­ta­mien­to; de­bes creer­te que de ver­dad los hom­bres lle­gan a ser dul­ces aun­que sea por un mo­men­to.

Afor­tu­na­da­men­te, la bue­na no­ti­cia es que to­do es­tá en la men­te y pue­des de­rri­bar tus ba­rre­ras cuan­do quie­ras. Las opor­tu­ni­da­des pro­ba­ble­men­te ya has­ta se ha­yan pre­sen­ta­do, pe­ro fuis­te sor­do y cie­go an­te las se­ña­les, mien­tras tú se­guías ape­gán­do­te a tu ru­ti­na. ¿No te agra­dan las sor­pre­sas? Na­die es­tá su­gi­rien­do que tu pa­re­ja se pre­sen­te en tu ofi­ci­na con un abri­go pues­to y sin na­da de­ba­jo, a mitad de una junta con tu je­fe o que un buen día te re­ci­ba en ca­sa, en len­ce­ría jun­to con su me­jor ami­ga dis­pues­tas a ha­cer un trío. Aun­que to­do es­to po­dría con­si­de­rar­se si abrie­ras tu men­te a nue­vas ex­pe­rien­cias.

Re­sul­ta que el fo­re­play y ex­pe­ri­men­tar co­sas nue­vas, tie­ne los mis­mos pros pa­ra los adul­tos que el ju­gar pa­ra los ni­ños. En am­bos ca­sos es una gran fuen­te de re­la­ja­ción (se ac­ti­va la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas, que es una for­ma natural de ha­cer sen­tir bien a tu cuer­po) que te da la sen­sa­ción de que tu cuer­po se man­tie­ne hot. Tam­bién pue­de me­jo­rar tus re­la­cio­nes y tu co­ne­xión con otros. Com­par­tir ri­sas y di­ver­sión fo­men­ta em­pa­tía, com­pa­sión, con­fian­za e in­ti­mi­dad. Mez­clan­do una me­tá­fo­ra con la reali­dad, tú pue­des (y de­bes) en­se­ñar­le a un pe­rro vie­jo nue­vos tru­cos pa­ra ha­cer­lo sen­tir jo­ven y con ener­gía. En pa­la­bras de Geor­ge Ber­nard Shaw: “no de­ja­mos de

ju­gar por­que nos ha­ce­mos vie­jos; nos ha­ce­mos vie­jos por­que de­ja­mos de ju­gar”.

Con­se­guir más y más emo­ción no siem­pre es al­can­za­ble, pe­ro ha­cer co­sas es­pe­cia­les siem­pre lo es. “Te­ner mu­cho se­xo es apa­ren­te­men­te es­pon­tá­neo, pe­ro de he­cho, la ma­yo­ría de las ve­ces re­sul­ta ser algo pla­nea­do. Eso ha­ce que la otra per­so­na se sien­ta es­pe­cial: el he­cho es que te con­cen­tres en ha­cer siem­pre algo nuevo y ex­ci­tan­te pa­ra ti y tu pa­re­ja. To­do eso lo lo­gras dan­do más ca­li­dad en el se­xo que es­tás te­nien­do y tam­bién pro­por­cio­nan­do más tiem­po de ca­li­dad a tu re­la­ción”, apun­ta Ru­dolph.

Así que, ¿cuán­do vas a dar­le vuel­ta a la pá­gi­na e in­yec­tar­le jue­go y es­pon­ta­nei­dad a tu vi­da amo­ro­sa? Aquí hay seis ma­ne­ras de lo­grar­lo.

1/Vuél­ve­te tra­vie­so

Es­tá bien rom­per las re­glas de vez en cuan­do. Pe­ro en es­te ca­so, ha­cer re­glas de jue­go po­dría ser una es­tra­te­gia bas­tan­te aser­ti­va. Du­char­te es par­te de tu ru­ti­na del día, así que, ¿qué me­jor ma­ne­ra de dar­le una sa­cu­di­da a tu día a día que in­vi­tar a tu pa­re­ja a una sesión de va­por?

No se to­quen con las ma­nos, só­lo con la es­pon­ja de ba­ño. Uno de us­te­des de­be­rá estar ven­da­do mien­tras el otro fro­ta ca­da rin­cón de su cuer­po, sin ha­blar, pues esa es la idea. In­clu­so pue­des ayu­dar­te con otros “ju­gue­tes”.

Apli­car nue­vas “re­glas” a tu vi­da sexual te abri­rá las puer­tas a otra di­men­sión. Es­cri­be 10 nor­mas con tu pa­re­ja y que uno ha­ga fir­mar al otro. Por ejem­plo, si tú de­bes te­ner se­xo por la

“Ha­cer­la sen­tir desea­da y au­men­tar su ex­ci­ta­ción les per­mi­ti­rá se­guir ade­lan­te”

ma­ña­na, agre­ga que la úni­ca con­di­ción sea que el uno com­plaz­ca al otro por la no­che. Una vez que ten­gan esa idea en men­te du­ran­te el día, los dos es­ta­rán pen­san­do en el otro du­ran­te las 24 ho­ras… y na­da más sexy que an­ti­ci­par­se. O, ve aun más allá. Des­piér­ta­la a me­dia no­che pa­ra la di­ver­sión. Re­cuer­da los días en que gran par­te de tu se­ma­na era de­di­ca­da a tu vi­da sexual —es­ta­ban tan uni­dos y no que­rían qui­tar­se las ma­nos de en­ci­ma a to­das ho­ras. Di­le lo bien que es­tu­vo, pe­ro que aho­ra quie­res más que úni­ca­men­te se­xo.

“Es­tas ideas pue­den ser de pro­ve­cho y muy ex­ci­tan­tes”, di­ce la doc­to­ra El­ma­ri Mul­der Craig, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Afri­ca­na de Sa­lud Sexual. “Es­to sig­ni­fi­ca que eres crea­ti­vo se­xual­men­te, lo que au­men­ta el de­seo y la ex­ci­ta­ción”, ase­gu­ra la es­pe­cia­lis­ta.

2/Bus­ca ins­pi­ra­ción

Ser crea­ti­vo tal vez te re­pre­sen­te un re­to cuan­do las ideas no flu­yen de ma­ne­ra natural. De­fi­ni­ti­va­men­te, un ase­sino de la es­pon­ta­nei­dad. Si quie­res lle­var las co­sas con cal­ma, pien­sa qué ha­cías antes y qué fun­cio­na­ba. Atrae a tu pa­re­ja con una lis­ta de todos tus turn-ons, mán­da­se­la por Whatsapp y ré­ta­la a que cum­plan ca­da una de tus fan­ta­sías. Lo que si­gue es pe­dir­le que ella ha­ga el mis­mo lis­ta­do y te lo com­par­ta.

Ca­da co­sa nue­va que te ha­ga sen­tir un po­co in­có­mo­do o aver­gon­za­do, in­ten­ta do­si­fi­car­la o dar­le un en­fo­que sexual con sen­ti­do del hu­mor. Lo me­jor es sen­tir­se co­mo den­tro de una pe­lí­cu­la, aun­que es pro­ba­ble que no sea así du­ran­te los pri­me­ros in­ten­tos. Todos so­mos di­fe­ren­tes y so­le­mos po­ner­le lí­mi­tes a nues­tras fan­ta­sías, sí, esas que ve­mos en In­ter­net, y es que es un he­cho que no to­do lo que mi­ras en las pe­lí­cu­las pue­de ir de acuer­do con­ti­go y tu pa­re­ja.

“La ins­pi­ra­ción cons­tru­ye la crea­ti­vi­dad. To­do co­mien­za con un sue­ño sexual. Cuan­do te sien­tes a sal­vo emo­cio­nal­men­te con tu pa­re­ja, te pue­des per­mi­tir ser vul­ne­ra­ble con tus fan­ta­sías, las cua­les pue­den ir sur­gien­do es­pon­tá­nea­men­te. Así que de­be­rás tra­ba­jar en tu in­ti­mi­dad emocional de me­jor ma­ne­ra”, re­co­mien­da la doc­to­ra Craig.

3/Cam­bia de am­bien­te

Es vier­nes. Tú tie­nes los pla­nes de to­da la vi­da pa­ra el fin de se­ma­na. Ju­gar “to­cho ban­de­ra” con tus ami­gos el sá­ba­do por la tar­de, co­rrer un po­co más de lo nor­mal la ma­ña­na del do­min­go antes de leer unos pa­pe­les im­por­tan­tes. Lo mis­mo de to­da la vi­da. Sor­prén­de­la con un fin de se­ma­na que no se es­pe­re —lo úni­co que ne­ce­si­tas es una ha­bi­ta­ción con una bue­na vis­ta y un po­co de al­go­dón egip­cio en las sá­ba­nas.

Una in­ves­ti­ga­ción he­cha por la en­cues­ta Du­rex Glo­bal Sex ha de­mos­tra­do que la tec­no­lo­gía no es un buen alia­do en la ca­ma —más del 40 por cien­to de la gen­te se sien­te me­nos in­vi­ta­da al se­xo cuan­do su pa­re­ja se la pa­sa vien­do el te­lé­fono en la ca­ma. Pon al­gu­nos lí­mi­tes en la es­ce­na. Acuer­den am­bos que sus ce­lu­la­res per­ma­ne­ce­rán en la ca­ja de se­gu­ri­dad del ho­tel en cuan­to ano­chez­ca. En lu­gar de ha­cer posteos en sus re­des so­cia­les, ha­gan el amor. Un aná­li­sis rea­li­za­do por Trip­cen­tral ase­gu­ra que es­to trae be­ne­fi­cios. 58 por cien­to de las mu­je­res de en­tre 18 y 34 años ase­gu­ra te­ner más se­xo al estar de va­ca­cio­nes que en el ho­gar. Los fe­li­ces nú­me­ros: el 46 por cien­to de las mu­je­res de en­tre 45 y 60 tam­bién afir­ma te­ner más in­ti­mi­dad du­ran­te sus va­ca­cio­nes que cuan­do es­tá en ca­sa.

4/Ve por un extra

Fo­re­play (pa­lo­mi­ta), jue­go (pa­lo­mi­ta)… y des­pués del jue­go pre­vio, ¿qué? ¿Por qué no usas tus ma­nos pa­ra au­men­tar el tiem­po de pla­cer, con tus ma­nos y las su­yas? Si es­tás sú­per ex­ci­ta­do, pue­des sen­tir­te me­nos in­hi­bi­do.

Un cam­bio es igual de bueno que las va­ca­cio­nes, ¿a po­co no? En­ton­ces, por qué no dar­le la vuel­ta a tu ru­ti­na de al­co­ba de una vez por to­das. Por ejem­plo, cierra las cor­ti­nas, pe­ro deja las ven­ta­nas abier­tas du­ran­te una no­che de tor­men­ta de­jan­do que en­tre al dor­mi­to­rio una li­ge­ra bri­sa, eso le da­rá más in­ten­si­dad al mo­men­to.

5/No edi­tes tus pen­sa­mien­tos

¿Te ha pa­sa­do que al estar sen­ta­do to­man­do el al­muer­zo te vie­nen pen­sa­mien­tos ex­plo­si­vos del ti­po: “me en­can­ta­ría que vi­nie­ra y me arras­tra­ra has­ta el ba­ño aho­ra mis­mo”? A ve­ces tus pen­sa­mien­tos pue­den ser más ex­ci­tan­tes que tu zo­na de con­fort: las ideas “in­tru­sas” son per­fec­ta­men­te nor­ma­les, pe­ro pue­den re­sul­tar muy in­có­mo­das pa­ra mu­chos que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a re­ci­bir men­sa­jes ne­ga­ti­vos cuan­do algo su­cio se nos vie­ne a la men­te.

Da­te per­mi­so de se­guir te­nien­do ese ti­po de pen­sa­mien­tos y deja de eti­que­tar­los co­mo de­pra­va­dos. Re­co­no­ce que has sen­ti­do ten­ta­cio­nes se­xua­les —no, eso no te ha­ce un en­fer­mo sexual. Es un gran co­mien­zo pa­ra mo­ver­te ha­cia una gran­dio­sa y es­pon­tá­nea re­la­ción. Una vez que ya te sien­tas có­mo­do con tus ideas, em­pie­za a com­par­tir­las. Ini­cia de ma­ne­ra sim­ple: “tie­nes unos la­bios muy sexys”, o “me en­can­ta ver­te ca­mi­nar des­nu­da”.

“Ex­pre­sar­le lo que dis­fru­tas es cru­cial en la es­pon­ta­nei­dad sexual”, ase­gu­ra la doc­to­ra Craig. “Ex­pan­de tu ex­ci­ta­ción sexual con una ac­ti­tud po­si­ti­va y co­no­cien­do tu cuer­po (au­to­es­ti­mú­la­te con eso que sue­ñas rea­li­zar). Es­to tam­bién es un pa­so importante”, aña­de.

6/Sé más es­pon­tá­neo con­ti­go

Aco­plar­se se­xual­men­te pue­de ser di­fí­cil, pe­ro no es­tá de más co­men­zar con un po­co de amor pro­pio, so­bre to­do cuan­do es­tás in­ten­tan­do to­mar la ini­cia­ti­va. Da­te per­mi­so de sen­tir de­seo por ti mis­mo la pró­xi­ma vez que te sien­tas ex­ci­ta­do, ya que es una bue­na ma­ne­ra de co­men­zar a ser más es­pon­tá­neo, a la vez ha­rás que tu pa­re­ja to­me la mis­ma ini­cia­ti­va.

“Mas­tur­bar­se es fun­da­men­tal pa­ra la se­xua­li­dad de hom­bres y mu­je­res”, ase­ve­ra la doc­to­ra Craig. “Nos ayu­da a dar­le más a nues­tros cuer­pos, es una ma­ne­ra pro­duc­ti­va de lle­gar a acuer­dos con­for­me a la li­bi­do de ca­da uno, y fa­vo­re­ce mu­chí­si­mo la es­pon­ta­nei­dad que te lle­va­rá a to­mar las rien­das de tu vi­da sexual”, afir­ma.

“Todos se mas­tur­ban y es­tá bien. De he­cho, si tú con­fías ple­na­men­te en la sa­tis­fac­ción sexual que ella te da, mas­tur­bar­te po­dría cau­sar frus­tra­ción y re­sen­ti­mien­to en ti”, ad­vier­te. “Tú eres con­si­de­ra­do con sus de­seos y ne­ce­si­da­des, y eso no es ne­ce­sa­ria­men­te una po­si­ción de po­der. Or­de­na tus ideas con­ti­nua­men­te, y com­par­tan in­ti­mi­dad, so­bre to­do cuan­do ella es­té lis­ta”.

Pe­ro bas­ta de ha­blar de ti. ¿Qué hay de tu pa­re­ja? “Uno de los be­ne­fi­cios de ser es­pon­tá­neo es to­mar en cuen­ta los de­seos de tu pa­re­ja y, por lo tan­to, de su ma­ne­ra de ex­ci­tar­se. Pue­des ins­pi­rar­la a que tam­bién sea más es­pon­tá­nea”, su­gie­re la ex­per­ta.

110

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.