¿Se­xo dé­bil? Apren­de a su­pe­rar cual­quier obs­tácu­lo de la mano de una ex­per­ta.

AMELIA BOONE ES CA­PAZ DE SU­PE­RAR EL RE­TO MÁS DU­RO CON UNA SON­RI­SA. AHO­RA ES TU TURNO.

Men's Health (México) - - CONTENTS - POR JERILYN COVERT

La tem­pe­ra­tu­ra es de -6 ºc y Amelia Boone es­tá en la ho­ra 20 de 24 du­ran­te la pri­me­ra edi­ción de un even­to lla­ma­do World’s Toug­hest Mud­der. Se ha arras­tra­do a tra­vés del lo­do pa­ra evi­tar los cables que ge­ne­ran des­car­gas eléc­tri­cas. Ha sal­ta­do des­de una pla­ta­for­ma de 7.5 me­tros ha­cia un la­go he­la­do. Ha en­fren­ta­do ma­reos y vo­mi­ta­do. No pue­de dejar de tem­blar. A es­tas al­tu­ras, cien­tos de sus com­pa­ñe­ros ya se han ren­di­do, pe­ro ella es­tá son­rien­do.

Eso fue en di­ciem­bre de 2011, cuan­do las ca­rre­ras de obs­tácu­los aún no se apo­de­ra­ban del mun­do del fit­ness. Boone ter­mi­nó esa prue­ba en segundo lu­gar en la ca­te­go­ría fe­me­ni­na y un­dé­ci­mo ge­ne­ral, con una dis­tan­cia to­tal de 50 mi­llas (80 ki­ló­me­tros).

Amelia es­ta­ba en­gan­cha­da y ese sor­pren­den­te re­sul­ta­do era ape­nas un pre­sa­gio de su even­tual do­mi­nio del de­por­te. Des­de esa com­pe­ten­cia, Boone ha com­ple­ta­do 50 más, ter­mi­nan­do en lo más al­to del po­dio en 30, in­clu­yen­do tres edi­cio­nes de World’s Toug­hest Mud­der.

“Ca­da ru­ta y obs­tácu­lo son dis­tin­tos”, co­men­ta. “Amo esa variedad e in­cer­ti­dum­bre”. Ella es pro­ba­ble­men­te la per­so­na con más vic­to­rias en es­ta dis­ci­pli­na en el mun­do, y ni si­quie­ra es su ocu­pa­ción prin­ci­pal. Cuan­do no en­tre­na, tra­ba­ja co­mo abo­ga­da cor­po­ra­ti­va pa­ra Ap­ple. Es­ta mu­jer, oriun­da de Ore­gón, Es­ta­dos Uni­dos, se ejer­ci­ta todos los días a las 4:30 am –un ré­gi­men que in­clu­ye in­ter­va­los de al­ta in­ten­si­dad, ca­rre­ras lar­gas, en­tre­na­mien­to de fuer­za y prác­ti­ca cons­tan­te de al­gu­nos obs­tácu­los par­ti­cu­lar­men­te di­fí­ci­les (una vez tu­vo una con­ver­sa­ción in­tere­san­te con un ofi­cial de la po­li­cía des­pués de que és­te la en­con­tra­ra en un par­que cla­van­do enor­mes lan­zas en un blan­co). Lue­go tra­ba­ja du­ran­te ocho ho­ras en una ofi­ci­na. Al­gu­nas per­so­nas la lla­ma­rían lo­ca, pe­ro eso es lo que le gus­ta.

Qui­zás es la ra­zón por la que pue­de son­reír mien­tras se so­me­te a una tor­tu­ra au­to­in­fli­gi­da. Esa po­dría ser la cla­ve. Cuan­do te re­sig­nas a un do­lor co­mo ese, no que­da más que re­co­no­cer tu lo­cu­ra, reír y dis­fru­tar la ago­nía.

“Una de mis ci­tas fa­vo­ri­tas es ‘la lu­cha ter­mi­na cuan­do la gra­ti­tud co­mien­za’”, di­ce. “Son­reír te re­cuer­da que de­bes ser agra­de­ci­do por lo que pue­des rea­li­zar en el mo­men­to. Apre­ciar eso te da un mo­ti­vo pa­ra se­guir pe­lean­do”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.