¿Se pue­de su­pe­rar la an­sie­dad con dro­gas? Des­cú­bre­lo.

Men's Health (México) - - CONTENTS -

“Des­cri­bi­ría la sen­sa­ción co­mo te­ner la men­te per­ma­nen­te­men­te abier­ta”

El fun­cio­na­mien­to de los psi­co­dé­li­cos aún no se com­pren­de del to­do. “Al pa­re­cer, es­ti­mu­lan los re­cep­to­res de se­ro­to­ni­na en la cor­te­za fron­tal, la par­te del ce­re­bro que con­tro­la la cog­ni­ción bá­si­ca y la me­mo­ria”, de acuer­do con Geor­ge Greer, di­rec­tor mé­di­co del Heff­ter Re­search Ins­ti­tu­te, el cual apo­yó los es­tu­dios de psi­lo­ci­bi­na de Lan­go­ne y John Hop­kins. La pa­la­bra cla­ve es es­ti­mu­la­ción. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Pro­cee­dings of the Na­tio­nal Aca­demy of Scien­ces en­con­tró que el LSD in­cre­men­ta la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca y el flu­jo san­guí­neo en la cor­te­za vi­sual, la re­gión del ce­re­bro que in­ter­pre­ta lo que ves. Otras in­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren que el LSD per­mi­te la co­mu­ni­ca­ción en­tre áreas de la men­te que de otra for­ma se en­cuen­tran se­pa­ra­das.

Aún así, los cien­tí­fi­cos no han des­ci­fra­do lo que ocu­rre a ni­vel mo­le­cu­lar, apun­ta el doc­tor Greer. “No sa­be­mos cuán­tas de es­tas ex­pe­rien­cias cu­ra­ti­vas son de na­tu­ra­le­za bio­ló­gi­ca” –es de­cir, el re­sul­ta­do de que el ce­re­bro sea al­te­ra­do fí­si­ca­men­te de for­ma per­ma­nen­te– “o cuán­tas son pro­duc­to de la ex­pe­rien­cia, sus­tan­cias que brin­dan a las per­so­nas una nue­va pers­pec­ti­va so­bre sus pro­pias vi­das”, aña­de Greer. “Aún hay mu­cho tra­ba­jo por rea­li­zar”, pro­si­gue, y eso “po­dría to­mar va­rias dé­ca­das”.

Has­ta en­ton­ces, los ex­per­tos acon­se­jan pre­cau­ción a las per­so­nas que pien­sen rea­li­zar sus pro­pios ex­pe­ri­men­tos. Pa­ra em­pe­zar, los es­tu­dios men­cio­na­dos antes fue­ron he­chos con psi­lo­ci­bi­na o LSD des­ti­la­dos en un la­bo­ra­to­rio. Si com­pras algo en las ca­lles, no só­lo es­ta­rás co­me­tien­do un de­li­to –to­das las sus­tan­cias men­cio­na­das en es­te ar­tícu­lo son ile­ga­les– sino que co­rre­rás el ries­go de con­su­mir dro­gas im­pu­ras. Ade­más, en al­gu­nos ca­sos los psi­co­dé­li­cos pue­den exa­cer­bar los mis­mos sín­to­mas que los in­ves­ti­ga­do­res quieren tra­tar. En el es­tu­dio de Lan­go­ne, la ma­yo­ría de los pa­cien­tes re­por­tó un des­cen­so en sus sen­ti­mien­tos de de­pre­sión y an­sie­dad, pe­ro al­gu­nos ex­pe­ri­men­ta­ron in­cre­men­tos tem­po­ra­les en las mis­mas va­ria­bles. Afor­tu­na­da­men­te, sus via­jes se rea­li­za­ron en com­pa­ñía de psi­co­te­ra­peu­tas que mo­ni­to­rea­ban su es­ta­do men­tal.

“Sin el apo­yo clí­ni­co de pro­fe­sio­na­les, esas si­tua­cio­nes pue­den sa­lir­se de con­trol rá­pi­da­men­te”, se­ña­la el doc­tor Greer. “Y eso pue­de ser trau­má­ti­co en sí mis­mo”.

Has­ta que la cien­cia lo des­ci­fre to­do y las dro­gas sean le­ga­les, úni­ca­men­te hay dos opciones: viajar en com­pa­ñía de un mé­di­co, o no ha­cer­lo.

Só­lo pre­gún­ta­le a Mihai. Con 25 años, vi­ve en Las Ve­gas y tra­ba­ja co­mo asis­ten­te mé­di­co. Su cán­cer con­ti­núa en re­mi­sión. Su an­sie­dad es­tá ba­jo con­trol y be­be mu­cho me­nos que antes –progreso que atri­bu­ye en gran me­di­da a su par­ti­ci­pa­ción en el es­tu­dio de Lan­go­ne. “Re­cor­dan­do lo ocu­rri­do, des­cri­bi­ría la ex­pe­rien­cia co­mo si hu­bie­ran abier­to mi sub­cons­cien­te com­ple­ta­men­te”, di­ce. “Fue co­mo rea­li­zar me­ses y me­ses de te­ra­pia, tra­ba­jan­do pa­ra su­pe­rar mis obs­tácu­los men­ta­les, to­do eso en una so­la sesión”.

Du­ran­te me­ses des­pués del es­tu­dio, Mihai sin­tió efec­tos se­cun­da­rios –co­lo­res y so­ni­dos más in­ten­sos de lo nor­mal, una es­pe­cie de bri­llo que se des­va­ne­ció even­tual­men­te. “Pe­ro cuan­do es­toy es­tre­sa­do, pue­do vol­ver a ese día”, di­ce. Re­cuer­da lo que vio y la sa­bi­du­ría que ob­tu­vo.

Aun así, Oc­ta­vian no tie­ne de­seos de ex­pe­ri­men­tar otro via­je. “Creo que las per­so­nas que quieren to­mar es­tas sus­tan­cias por di­ver­sión, co­mo dro­gas re­crea­ti­vas, ten­drán una sen­sa­ción más dé­bil”, di­ce. “Son muy po­ten­tes y de­bes mos­trar una ac­ti­tud cui­da­do­sa al res­pec­to. Tie­nes que usar­las de la for­ma co­rrec­ta, en el si­tio ade­cua­do. De­bes te­mer­les y res­pe­tar­las, por­que es así co­mo co­mien­zas a apren­der”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.