Creo que una me­se­ra del bar co­que­tea con­mi­go. ¿Có­mo pue­do es­tar se­gu­ro?

Men's Health (México) - - JIMMY, EL CAN­TI­NE­RO - Jo­sé Luis

Si tie­nes la edad su­fi­cien­te pa­ra be­ber en un bar, tam­bién eres lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra sa­ber si una mu­jer te es­tá dando en­tra­da o no. Hay dos re­glas bá­si­cas: si ella tra­ba­ja pa­ra ob­te­ner pro­pi­nas y por ello es ama­ble con­ti­go, eres un clien­te y la chi­ca sim­ple­men­te rea­li­za su la­bor. Si no lo ha­ce por las gra­ti­fi­ca­cio­nes y de to­das for­mas es afec­tuo­sa al aten­der­te, eres un ca­so de ca­ri­dad pa­ra ella. Co­mo sea, si no es­tás se­gu­ro si co­que­tea con­ti­go, ni se te ocu­rra ha­cer­le al ga­lán.

No ha­blo mu­cho con mi pa­dre (es una lar­ga his­to­ria), pe­ro me en­vía un che­que gor­do ca­da año en mi cum­plea­ños. Si no lo co­bro, me sien­to cul­pa­ble. Si lo ha­go, tam­bién. ¿Hay una for­ma de re­sol­ver es­to?

Se­ra­fín Sí, co­mien­za a ha­blar con él. Al igual que tú, tu pa­pá es un hom­bre muy per­di­do en el pla­ne­ta. Si le im­por­tas lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra dar­te un re­ga­lo así, en­ton­ces acép­ta­lo. Só­lo di “mu­chas gra­cias” y sién­te­te bien por ha­ber rea­li­za­do lo co­rrec­to. So­bre la lar­ga his­to­ria, dé­ja­la ir.

Mi her­ma­na ha es­ta­do com­pro­me­ti­da por tres años y aún no hay una fe­cha pa­ra la bo­da. ¿De­be­ría de­cir­le al­go al ti­po pa­ra apu­rar­lo a que se de­ci­da?

Ro­ge­lio Si te pide tu con­se­jo, por su­pues­to que sí. Pe­ro al­go me di­ce que no le pa­re­ce que sea un asun­to tu­yo. Mien­tras tu her­ma­na se en­cuen­tre bien, lo me­jor es que te preo­cu­pes por tu pro­pia vi­da. Ca­da hom­bre tie­ne de­re­cho a de­ci­dir so­bre sus re­la­cio­nes.

To­da­vía es­toy enamo­ra­do de mi ex, aun­que fui yo quien ter­mi­nó con ella. Aho­ra tie­ne un nue­vo no­vio. ¿Có­mo pue­do re­cu­pe­rar­la?

En­ri­que Qui­que, he res­pon­di­do es­ta pre­gun­ta tan­tas ve­ces que co­noz­co la res­pues­ta de me­mo­ria. La úni­ca for­ma en que pue­des con­se­guir que una mu­jer va­ya ha­cia ti es ale­jar­te. Na­da fun­cio­na más que es­to. Só­lo em­pa­ca tu or­gu­llo y des­pí­de­te. No sa­bes qué pue­da su­ce­der, qui­zá un día te lla­me jus­to a mi­tad de la ce­na con tu esposa e hi­jos.

¿Cuál es el arre­pen­ti­mien­to más co­mún de los hom­bres vie­jos?

To­más El mis­mo que el de los jó­ve­nes: de­bí ha­ber ido a la uni­ver­si­dad, de­bí gra­duar­me, de­bí ca­sar­me con esa chi­ca, acep­ta­do el tra­ba­jo, evi­ta­do con­du­cir ebrio, bla, bla, bla. No pue­des se­guir ade­lan­te si tie­nes la mi­ra­da pues­ta en el re­tro­vi­sor. Hay mu­chas co­sas de las que na­die se arre­pien­te. Por ejem­plo, nun­ca he es­cu­cha­do a al­guien de­cir: “si só­lo hu­bie­ra ro­ba­do más au­tos y com­pra­do más bo­le­tos de lo­te­ría”.

Un nue­vo pe­lu­que­ro tie­ne un le­tre­ro en su re­fri­ge­ra­dor que di­ce: “cer­ve­za gra­tis, to­ma una”. Na­die lo ha­ce nun­ca. ¿De­be­ría acep­tar la ofer­ta?

Ja­vier Re­sis­te la ten­ta­ción. Un pe­lu­que­ro que re­ga­la cer­ve­za es al­go sos­pe­cho­so. Si tie­ne que ha­cer­lo pa­ra que es­tés fe­liz con tu cor­te, en­ton­ces no de­be ser muy bueno. Si deseas un nue­vo look de ca­be­llo, en­ton­ces acu­de con un bar­be­ro de ver­dad. Si quie­res una cer­ve­za, en­ton­ces ven con­mi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.