Que ca­da quien pa­gue su be­bi­da

Men's Health (México) - - SEXO + RELACIONES - Por Ale­jan­dro Gre­co, www.se­duc­tio­narmy.com

Dé­ja­me adi­vi­nar… te di­je­ron que es muy ga­lan­te que le pa­gues ab­so­lu­ta­men­te to­do a una mu­jer pa­ra im­pre­sio­nar­la, ¿cier­to? Si con­tes­tas­te que sí, que­re­mos de­cir­te algo: tie­nes que dejar de ha­cer­lo. Las re­glas han cam­bia­do.

En mu­chas pe­lí­cu­las

he­mos vis­to es­ta tí­pi­ca es­ce­na: un hom­bre bien ves­ti­do lle­ga a un bar por la no­che, ob­ser­va a una mu­jer atrac­ti­va en un ves­ti­do su­ma­men­te sexy al otro la­do del lu­gar. En­ton­ces, él or­de­na al me­se­ro o en­car­ga­do de la ba­rra algo de be­ber y se lo en­vía co­mo ges­to de ga­lan­te­ría. Ella lo acep­ta, y así co­mien­za un flir­teo en don­de los dos ter­mi­nan en la ca­ma.

Es­ta es­ce­na se ha que­da­do gra­ba­da en el in­cons­cien­te de todos los hom­bres y aho­ra la re­pli­can cuan­do sa­len, pen­san­do en que ha­cer­lo les ayu­da­rá a li­gar. Ca­be acla­rar que no tie­ne na­da de ma­lo in­vi­tar­le algo de to­mar a una chi­ca, lo que no es­tá bien es pen­sar que com­prán­do­le un tra­go a una des­co­no­ci­da ha­rás que ella se in­tere­se en ti.

Co­mo lo di­ce Neil Strauss, uno de los más re­co­no­ci­dos da­ting coaches en Es­ta­dos Uni­dos: “no le in­vi­tes un tra­go, no tie­nes que pagar pa­ra cap­tar su aten­ción”. Con­tra­rio al in­cons­cien­te co­lec­ti­vo, ha­cer es­to es lo peor y pue­de sa­bo­tear to­do tu in­ten­to por se­du­cir­la.

Sé que hay mu­je­res que se acer­can a pe­dir­te que les in­vi­tes algo de to­mar, y co­mo son gua­pas y te son­ríen, les aca­bas di­cien­do que sí pa­ra no ser ru­do. Pe­ro de igual for­ma, no te re­co­mien­do que lo ha­gas, en vez de eso, tra­ta de ini­ciar una con­ver­sa­ción y de­tec­ta si ella tie­ne un ver­da­de­ro in­te­rés en ti. In­ten­tar con­quis­tar­la com­prán­do­le be­bi­das nun­ca es bue­na idea, por­que

in­di­rec­ta­men­te le das a entender que no tie­nes na­da me­jor que ofre­cer y que su be­lle­za es su­fi­cien­te pa­ra que le com­pres algo.

Si in­vi­tas una be­bi­da a una des­co­no­ci­da pro­ba­ble­men­te pase es­to: ella to­ma­rá el tra­go, son­rei­rá y se irá. O qui­zá no se re­ti­ra­rá in­me­dia­ta­men­te, pe­ro se­gu­ro lo ha­rá si tu per­so­na no le in­tere­sa.

Mu­chos hom­bres creen que si no ha­cen es­to no ten­drán la aten­ción de las chi­cas lin­das, pe­ro es­to es men­ti­ra. Aun­que sí exis­ten las in­tere­sa­das en lo que pue­des dar­les –las fa­mo­sas Gold Dig­gers- otras bus­can co­no­cer a un hom­bre di­fe­ren­te que las im­pre­sio­ne con su per­so­na­li­dad.

El si­tio web de atrac­ción y su­pera­ción Dial­teg pun­tua­li­za: “no pue­des com­prar afec­to, tam­po­co a una mu­jer. La atrac­ción no tie­ne un va­lor mo­ne­ta­rio, es un sen­ti­mien­to in­con­tro­la­ble que ge­ne­ras y le trans­mi­tes”.

Só­lo los hom­bres or­di­na­rios y po­co in­tere­san­tes bus­can im­pre­sio­nar a una des­co­no­ci­da in­vi­tán­do­le to­do lo que ella quie­ra sin ra­zón al­gu­na.

Si tú eres el que ini­cia es­to, es­tás arries­gan­do mu­cho y man­dan­do se­ña­les equi­vo­ca­das. Si ella te lo pi­de y tú ac­ce­des, es­tás ca­yen­do en un jue­go ton­to en don­de se­rás con­si­de­ra­do el per­de­dor des­de el ini­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.