El ár­bol de man­za­nas

Mi Super Diario - - RECREO -

Era un ár­bol de man­za­nas al cual un ni­ño ama­ba mu­cho, to­dos los días ju­ga­ba al­re­de­dor de él, co­mía sus fru­tos y to­ma­ba su sies­ta ba­jo el ár­bol. Pa­só el tiem­po, el ni­ño cre­ció y se ale­jó del ár­bol. Re­gre­só, pe­ro ya no que­ría ju­gar: so­lo desea­ba ju­gar con ju­gue­tes, pe­ro no los te­nía. El ár­bol le ofre­ció sus man­za­nas pa­ra que las ven­die­ra y com­pra­ra sus ju­gue­tes. Pa­só el tiem­po y ya co­mo adul­to se ol­vi­da­da del ár­bol has­ta que ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro pa­ra cons­truir una casa pa­ra su fa­mi­lia. Re­gre­só so­lo por­que ne­ce­si­ta­ba ayu­da y el ár­bol otra vez le ayudó dán­do­le las ra­mas pa­ra cons­truir la casa. Des­pués de que el ár­bol le ha­bía ayu­da­do, otra vez se ol­vi­dó y so­la­men­te re­gre­sa­ba cuan­do te­nía pro­ble­mas. Re­gre­só una vez más y el ár­bol le in­vi­tó a ju­gar, pe­ro el so­lo ne­ce­si­ta­ba un lu­gar don­de re­po­sar; pe­ro el ár­bol lo úni­co que te­nía pa­ra ofre­cer­le fue­ron sus raí­ces.

Es­ta es la his­to­ria de ca­da uno de no­so­tros: el ár­bol son nuestros pa­dres. De ni­ños, los ama­mos y ju­ga­mos con ellos. Cuan­do cre­ce­mos los de­ja­mos so­los; re­gre­sa­mos a ellos cuan­do los ne­ce­si­ta­mos, o cuan­do es­ta­mos en pro­ble­mas. No im­por­ta lo que sea, siem­pre es­tán allí pa­ra dar­nos to­do lo que pue­dan y ha­cer­nos fe­li­ces. Us­ted pue­de pen­sar que el mu­cha­cho es cruel con el ár­bol, pe­ro, ¿no es así co­mo tra­ta­mos a ve­ces a nuestros pa­dres?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.