El Ár­bol de los pro­ble­mas

Mi Super Diario - - RECREO -

El car­pin­te­ro que ha­bía con­tra­ta­do pa­ra que me ayu­da­ra a re­pa­rar una vie­ja gran­ja aca­ba­ba de fi­na­li­zar su pri­mer día de tra­ba­jo. Su cor­ta­do­ra eléc­tri­ca se ha­bía da­ña­do, ha­cién­do­le per­der una ho­ra de tra­ba­jo, y su vie­jo ca­mión se ne­ga­ba a arran­car. Mien­tras lo lle­va­ba a su ca­sa, per­ma­ne­ció en si­len­cio.

Cuan­do lle­ga­mos, me in­vi­tó a co­no­cer a su fa­mi­lia. Mien­tras nos di­ri­gía­mos a la puer­ta, se de­tu­vo bre­ve­men­te fren­te a un pe­que­ño ár­bol y to­có las pun­tas de las ra­mas con am­bas ma­nos. Cuan­do se abrió la puer­ta, ocu­rrió una sor­pren­den­te trans­for­ma­ción. Su bron­cea­da ca­ra es­ta­ba ple­na de son­ri­sas. Abra­zó a sus dos pe­que­ños hi­jos y le dio un be­so en­tu­sias­ta a su es­po­sa. De re­gre­so me acom­pa­ñó has­ta el ca­rro. Cuan­do pa­sa­mos cer­ca del ár­bol, sen­tí cu­rio­si­dad y le pre­gun­té acer­ca de lo que lo ha­bía vis­to ha­cer un ra­to an­tes. “Es­te es mi ár­bol de pro­ble­mas —con­tes­tó—. Sé que no pue­do evi­tar te­ner pro­ble­mas en el tra­ba­jo, pe­ro una co­sa es se­gu­ra: los pro­ble­mas no per­te­ne­cen a la ca­sa, ni a mi es­po­sa, ni a mis hi­jos.

Así que sim­ple­men­te los cuel­go en el ár­bol ca­da no­che cuan­do lle­go a ca­sa, y en la ma­ña­na los re­co­jo otra vez. Lo di­ver­ti­do —di­jo son­rien­do— es que cuan­do sal­go a re­co­ger­los, no hay tan­tos co­mo los que re­cuer­do ha­ber col­ga­do la no­che an­te­rior”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.