La ver­dad y la men­ti­ra

Mi Super Diario - - RECREO -

Cuen­ta la le­yen­da, que un día la ver­dad y la men­ti­ra se cru­za ron. -Buen­día-di­jo la­men­ti­ra. -Bue­nos días-con­tes­tó la ver­dad. -Her­mo­so día-di­jol a men­ti­ra. En­ton­ces la ver­dad se aso­mó pa­ra ver si era cier­to. Loe­ra. -Her­mo­so día–di­jo en­ton­ces la ver­dad. -Aún más her­mo­so es­tá el la­go-di­jo la­men­ti­ra. En­ton­ces la ver­dad mi­ró ha­cia el la­go y vio que la men­ti­ra de­cía la ver­dad y a sin­tió. Co­rrió la men­ti­ra ha­cia el agua y di­jo: -Ela­gua es­tá aún más her­mo­sa. Na­de­mos. La ver­dad to­có el agua con sus de­dos y real­men­te es­ta­ba her­mo­sa y con­fió en­la­men ti­ra. Am­bas se qui­ta­ron la ro­pa y na­da ron tran­qui­las. Un ra­to des­pués sa­lió la men­ti­ra, se vis­tió con las ro­pas de la ver­dad y se fue. La ver­dad, inc apaz de ves­tir­se con las ro­pas de la men­tir a co­men­zóa ca­mi­nar sin ro­pas y to­dos se ho­rro­ri­za­ban al verla. Es así co­mo aún hoy en día la gen­te pre­fie­re acep­tar la men­ti­ra dis­fra­za­da de ver­dad y no la ver­dad al des­nu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.