¡RE­INI­CIA LA CA­ZA DE BA­LLE­NAS!

Mi Super Diario - - LA PRIMERA PÁGINA -

Las ba­lle­nas no em­pe­za­ron bien es­te año. Ha­ce unos días, el go­bierno de Ja­pón anun­ció que iba a em­pe­zar otra vez a ca­zar y ma­tar ba­lle­nas. Ha­ce unos días, los bar­cos ja­po­ne­ses ma­ta­ron 333 ba­lle­nas. El go­bierno de Ja­pón di­ce que las ma­tan y cap­tu­ran pa­ra in­ves­ti­ga­ción, pe­ro los eco­lo­gis­tas di­cen que es pa­ra ven­der su car­ne y su acei­te.

¿Pa­ra que se usa la car­ne de ba­lle­na?

La car­ne de es­tas ba­lle­nas - su­pues­ta­men­te ase­si­na­das por la cien­cia - se ven­de en los mer­ca­dos de ali­men­tos o se dis­tri­bu­yen gra­tui­ta­men­te o a ba­jo cos­to a es­cue­las y hos­pi­ta­les con la in­ten­ción de fo­men­tar la co­mer­cia­li­za­ción pa­ra el con­su­mo de la car­ne de ba­lle­na.

No­rue­ga tam­bién ma­ta ba­lle­nas

No­rue­ga es un país de Eu­ro­pa. No­rue­ga es­ta­ble­ce su pro­pia cuo­ta pa­ra el nú­me­ro de ba­lle­nas a ca­zar y sus ba­lle­ne­ros es­tán au­to­ri­za­dos a ma­tar por ra­zo­nes co­mer­cia­les. Es­te nú­me­ro ha ido su­bien­do y su­bien­do, don­de se per­mi­tía ma­tar 671 ba­lle­nas de min­ke en el año 2002 a más de 1.000 en la ac­tua­li­dad. No­rue­ga es­ta aho­ra ca­zan­do una ma­yor can­ti­dad de hem­bras re­pro­duc­to­ras que podría po­ner en gra­ve pe­li­gro la su­per­vi­ven­cia a lar­go pla­zo de las ba­lle­nas min­ke en el Atlán­ti­co Nor­te.

Is­lan­dia tam­bién ma­ta

Al igual que Ja­pón, Is­lan­dia ini­cial­men­te lle­vó a ca­bo un pro­gra­ma "científico" de ca­za de ba­lle­nas. En 2006, Is­lan­dia reanu­dó su ca­za co­mer­cial, di­ri­gi­da a las min­ke y a las ba­lle­nas de ale­ta. Ade­más de su ca­za, aho­ra las ba­lle­nas tam­bién tie­nen que ha­cer frente a otras cau­sas que es­tán afec­tan­do se­ria­men­te a su su­per­vi­ven­cia: el cam­bio cli­má­ti­co, la contaminación, la des­truc­ción del há­bi­tat y la pesca des­con­tro­la­da son pro­ble­mas que se de­ben abor­dar ur­gen­te­men­te si que­re­mos un mar sa­lu­da­ble pa­ra las ba­lle­nas, pa­ra to­dos los se­res que en él vi­ven y pa­ra las co­mu­ni­da­des que de­pen­den de él.

Más pro­ble­mas pa­ra las ba­lle­nas

La­men­ta­ble­men­te, de las di­fe­ren­tes es­pe­cies de ba­lle­nas que exis­ten, ca­si to­das sus po­bla­cio­nes se en­cuen­tran re­du­ci­das, al­gu­nas al bor­de de la ex­tin­ción, otras en len­ta re­cu­pe­ra­ción y al­gu­nas tie­nen en ja­que a los cien­tí­fi­cos, que no lo­gran des­ci­frar si se re­cu­pe­ran o de­cre­ce su nú­me­ro. Por ejem­plo, la ba­lle­na azul -el ani­mal más gran­de que ha ha­bi­ta­do ja­más el pla­ne­ta- aún no se ha re­cu­pe­ra­do de la ca­za in­dis­cri­mi­na­da que la lle­vó al bor­de de la ex­tin­ción. Y co­mo ella, mu­chas otras.

Es­tos da­tos son es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­tes, pues las ba­lle­nas vi­ven mu­cho tiem­po -pue­den al­can­zar en­tre los 70 y 150 años- y su re­pro­duc­ción es muy len­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.