Elec­cio­nes, tran­si­ción, re­for­ma edu­ca­ti­va

Milenio - Campus - - CAMPAÑAS POLÍTICAS/ VIII -

Ex­tra­ñas elec­cio­nes las de Mé­xi­co. Un mar­gen enor­me de vic­to­ria pa­ra el ga­na­dor y un arra­sar de su Par­ti­do en to­do el país du­ran­te la jor­na­da co­mi­cial del do­min­go. Un lu­jo en cual­quier otra de­mo­cra­cia li­be­ral del mun­do. De ese ta­ma­ño era tam­bién la in­con­for­mi­dad con aquél es­ta­do de co­sas en la na­ción en­te­ra. Si­gue la tran­si­ción de cin­co me­ses, un lar­go o bre­ve pe­rio­do se­gún se va­ya o se ven­ga, evo­can­do a Rul­fo en Pe­dro Pá­ra­mo. La cor­dia­li­dad y bue­nos mo­dos mos­tra­dos el do­min­go en­tre los an­ti­guos ad­ver­sa­rios y el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca han si­do esen­cia­les pa­ra se­re­nar a fran­jas de la ciu­da­da­nía, los fun­da­men­ta­lis­mos po­lí­ti­cos y aún a los mer­ca­dos. El men­sa­je pre­si­den­cial en esa ho­ra del triun­fo, al ofre­cer una “tran­si­ción or­de­na­da y efi cien­te”, pue­de ser de­ci­si­va pa­ra un buen arran­que de la ad­mi­nis­tra­ción Lopez Obra­do­ris­ta. Es­to in­clu­ye a la Re­for­ma Edu­ca­ti­va, po­si­ble­men­te la más de­li­ca­da de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas anun­cia­das en la cam­pa­ña y ra­ti­fi ca­da des­de los pri­me­ros men­sa­jes del triun­fo el do­min­go mis­mo.

Pa­ra quie­nes al­ber­ga­ban te­mo­res y re­ce­los por el triun­fo de Mo­re­na, las pa­la­bras ini­cia­les del can­di­da­to triun­fan­te han si­do tran­qui­li­za­do­ras. Se po­drían re­su­mir en la fra­se por él di­cha: “cam­bios pro­fun­dos pe­ro con ape­go a lo es­ta­ble­ci­do le­gal­men­te”. Es­to sig­ni­fi ca, re­fe­ri­do a las tres le­yes que desa­rro­llan la Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal del Ar­tícu­lo Ter­ce­ro, con la ma­yo­ría ab­so­lu­ta ob­te­ni­da por ese par­ti­do en am­bas Cá­ma­ras del Con­gre­so, que per­mi­ti­ría cam­biar ca­si to­do lo que ofre­ció en ese ru­bro el can­di­da­to Ló­pez Obra­dor. Esa es aún su ex­pec­ta­ti­va, y la ma­ña­na del lu­nes 2 la ex­pre­só muy cla­ra­men­te en su pri­me­ra entrevista ( con Te­le­vi­sa) ya co­mo vir­tual Pre­si­den­te Elec­to: “En la mal lla­ma­da Re­for­ma Edu­ca­ti­va no hay na­da que sig­ni­fi que me­jo­rar la en­se­ñan­za”.

Esa pro­me­sa, de can­ce­lar des­de el pri­mer mo­men­to (“lle­gan­do se can­ce­la”, dis­cur­so de Tuxtla, 27 de ju­nio) o “de­jar sin efec­to”, pa­ra ser con­gruen­te con la de “cam­bios pro­fun­dos” re­que­ri­rá de mu­cho tra­ba­jo en las Cá­ma­ras e hi­la­do fi no con otros par­ti­dos du­ran­te los cin­co me­ses de tran­si­ción. Es­to de­bi­do a que la par­te más sen­si­ble de la Re­for­ma y que ha ve­ni­do pe­lean­do la CNTE des­de 2013, y aho­ra el pro­pio SNTE por me­dio de su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Al­fon­so Ce­pe­da (“los maes­tros no clau­di­ca­re­mos en de­man­dar una re­vi­sión es­truc­tu­ral y a fon­do de los efec­tos que has­ta aho­ra ha te­ni­do la re­for­ma”, A. Maya, Re­for­ma

4 de ju­nio), se re­fi ere a la “per­ma­nen­cia” y a la “ven­ta o he­ren­cia de pla­zas”. Esos dos as­pec­tos que son esen­cia­les en el Ar­tícu­lo Ter­ce­ro Cons­ti­tu­cio­nal, y par­te in­te­gral del “ca­si to­do” arri­ba men­cio­na­do.

Es­te­ban Moc­te­zu­ma, fu­tu­ro ti­tu­lar de la SEP, tan­to en el do­cu­men­to “Diez propuestas por la edu­ca­ción 2018” co­mo la entrevista da­da a El País ( E. Cam­ha­ji, 20 de ju­nio) se re­fi ere a esas dos cues­tio­nes así co­mo, de ahí de­ri­va­do, a lo que es­ti­ma uno de los erro­res prin­ci­pa­les de ese pro­ce­so: ha­ber li­ga­do a la eva­lua­ción con la per­ma­nen­cia, aque­llo que Ló­pez Obra­dor reite­ra­da­men­te ha lla­ma­do “eva­lua­ción pu­ni­ti­va”.

En am­bos do­cu­men­tos ( el pri­me­ro de 31pp.) lo que se plan­tea es la con­ti­nui­dad y no la su­pre­sión de la Re­for­ma. Hay crí­ti­cas, sí, pe­ro tam­bién ob­ser­va­cio­nes pun­tua­les: a) Par­ti­ci­pa­ción so­cial en las eva­lua­cio­nes do­cen­tes; b) el de­sa­rro­llo nue­vas me­to­do­lo­gías de eva­lua­ción; c) la re­vi­sión de la fór­mu­la del Fo­ne; d) el im­pul­so el Acuer­do Na­cio­nal pa­ra la Ca­pa­ci­ta­ción del Ma­gis­te­rio; e) la crea­ción la Aca­de­mia Na­cio­nal de Di­rec­to­res; f) el es­ta­ble­ci­mien­to de un sis­te­ma for­mal de ren­di­ción de cuen­tas pa­ra ca­da uno de los cen­tros edu­ca­ti­vos; g) la ac­tua­ción ba­jo el prin­ci­pio de ca­pa­ci­tar pri­me­ro y eva­luar des­pués… y mu­chos más.

Con­clu­sión. La tran­si­ción, se­gún la Aca­de­mia, es la “ac­ción y efec­to de pa­sar de un mo­do de ser o es­tar a otro dis­tin­to”. La Re­for­ma Edu­ca­ti­va es un con­jun­to de ins­ti­tu­cio­nes, sis­te­mas, pro­ce­di­mien­tos y pro­gra­mas que tie­nen dis­tin­to va­lor, pe­so y uti­li­dad. Al­gu­nos de ellos se pue­den cam­biar mo­di­fi can­do las le­yes ya vi­gen­tes en el Con­gre­so, pe­ro otras re­quie­ren la in­ter­ven­ción del Cons­ti­tu­yen­te Per­ma­nen­te. Só­lo en la cam­pa­ña o en la emo­ción de la ho­ra del triun­fo se pue­de ex­pli­car el “bo­rrar to­do” o “no hay na­da ( en la re­for­ma) que sig­ni­fi que me­jo­rar la en­se­ñan­za”. El pro­pio do­cu­men­to de las diez propuestas ya pre­veía que, den­tro del pe­rio­do de tran­si­ción, se em­pe­za­ría de in­me­dia­to a in­te­grar un equi­po de tra­ba­jo con­jun­to con la SEP pa­ra con­du­cir las ac­cio­nes que per­mi­tan arran­car vi­go­ro­sa­men­te el pri­me­ro de diciembre, o sea: pa­sar de un mo­do de ser a otro dis­tin­to.

Ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral eje­cu­ti­vo de la Anuies ca­pa­fi 2@ hot­mail. com Car­los Pa­llán Fi­gue­roa

EL NUE­VO GO­BIERNO ha pro­me­ti­do “cam­bios pro­fun­dos pe­ro con ape­go a lo es­ta­ble­ci­do le­gal­men­te” al res­pec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.