ACU­SA­CIO­NES DE DIS­CRI­MI­NA­CIÓN PO­NEN EN JA­QUE A HAR­VARD

A la fa­mo­so­sa uni­ver­si­dad se le acha­ca li­mi­tar el nú­me­ro de es­tu­dian­tes de es­te gru­po ét­ni­co, cu­yo éxi­to aca­dé­mi­co y diferencias cul­tu­ra­les po­dría re­pre­sen­tar una ame­na­za pa­ra la ma­yo­ría blan­ca

Milenio - Campus - - REPORTE - Aca­dé­mi­ca y pe­rio­dis­ta

Des­pués de años de in­tri­ga y an­ti­ci­pa­ción, la ba­ta­lla so­bre las po­lí­ti­cas de in­gre­so de la Uni­ver­si­dad de Har­vard ha lle­ga­do a una eta­pa crí­ti­ca. En 2014, el gru­po “Es­tu­dian­tes por Ad­mi­sio­nes Jus­tas” ( Stu­dents for Fair Ad­mis­sions, o SFFA) pre­sen­tó una de­man­da por dis­cri­mi­na­ción con­tra Har­vard en un tri­bu­nal fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos. El gru­po con­ser­va­dor acu­sa a la uni­ver­si­dad de li­mi­tar la can­ti­dad de es­tu­dian­tes de ori­gen asiá­ti­co que ad­mi­te ca­da año y de prac­ti­car “un equi­li­brio ra­cial” en vio­la­ción de las le­yes vi­gen­tes.

Har­vard nie­ga las acu­sa­cio­nes. Pe­ro no ha po­di­do evi­tar que se abra la ca­ja negra so­bre uno de los pro­ce­sos de ad­mi­sión más pe­lea­dos del mun­do. El pa­sa­do 15 de ju­nio, SFFA, que re­pre­sen­ta a es­tu­dian­tes asiá­ti­co- americanos que fue­ron re­cha­za­dos por Har­vard, en­tre­gó al tri­bu­nal una gran can­ti­dad de do­cu­men­tos pre­via­men­te cla­si­fi­ca­dos. Los do­cu­men­tos, que fue­ron ob­te­ni­dos de Har­vard por or­den ju­di­cial, in­clu­yen es­ta­dís­ti­cas, aná­li­sis ex­per­to y tes­ti­mo­nios re­la­cio­na­dos con los ex­pe­dien­tes de 200 mil as­pi­ran­tes a la uni­ver­si­dad du­ran­te un pe­rio­do de 6 años.

Har­vard tam­bién en­fren­ta una in­ves­ti­ga­ción por par­te del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia fe­de­ral, que es li­de­ra­da por el ul­tra­con­ser­va­dor Jeff Ses­sions. En no­viem­bre, la ofi­ci­na de Ses­sions ame­na­zó con pre­sen­tar su pro­pia de­man­da en ca­so de que no pros­pe­re la pro­mo­vi­da por SFFA. La pos­tu­ra del go­bierno de Trump re­fle­ja un gi­ro de 180 gra­dos, des­pués de que la anterior ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma de­ci­dió man­te­ner­se al mar­gen del pro­ce­so.

Aho­ra la uni­ver­si­dad bus­ca evi­tar que los do­cu­men­tos se abran al pú­bli­co. En una petición a la cor­te pre­sen­ta­do el 22 de ju­nio, los abo­ga­dos de Har­vard ar­gu­men­ta­ron que ha­cer pú­bli­cos los de­ta­lles del pro­ce­so de ad­mi­sión com­pro­me­te­ría la pri­va­ci­dad de los as­pi­ran­tes y los “in­tere­ses co­mer­cia­les” de la uni­ver­si­dad.

Se­gún la petición, los so­li­ci­tan­tes pro­veen “de­ta­lles ex­ten­sos y al­ta­men­te sen­si­bles so­bre sus his­to­ria­les aca­dé­mi­cos, sus vi­das per­so­na­les y sus as­pi­ra­cio­nes… [ y] lo ha­cen con to­da la ex­pec­ta­ti­va de que sean pri­va­dos”. Ade­más, la uni­ver­si­dad ar­gu­men­tó que la di­vul­ga­ción de la in­for­ma­ción pon­dría en des­ven­ta­ja a la ins­ti­tu­ción en “el mer­ca­do ex­tre­ma­da­men­te com­pe­ti­ti­vo, pa­ra re­clu­tar a los es­tu­dian­tes más so­bre­sa­lien­tes de to­do el mun­do”.

Por su par­te, el gru­po de­man­dan­te in­sis­te en que los datos in­ter­nos com­prue­ban su ar­gu­men­to cen­tral: que la uni­ver­si­dad prac­ti­ca una for­ma de in­ge­nie­ría ra­cial, en con­tra­ven­ción de las le­yes fe­de­ra­les y es­ta­ta­les.

“Des­de el prin­ci­pio de es­ta de­man­da, Har­vard ha bus­ca­do li­ti­gar en se­cre­to, por­que sa­be que el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se que­da­rá im­pac­ta­do al en­te­rar­se de có­mo [ la uni­ver­si­dad] tra­ta a los can­di­da­tos asiá­ti­co- americanos”, es­cri­bió el di­rec­tor del gru­po, Ed­ward Blum, en una de­cla­ra­ción en ju­nio.

El tam­bién ac­ti­vis­ta con­ser­va­dor ar­gu­men­ta que los can­di­da­tos de ori­gen asiá­ti­co son los “nue­vos ju­díos”, una “mi­no­ría mo­de­lo” cu­yo éxi­to aca­dé­mi­co y diferencias cul­tu­ra­les los vuel­ven una ame­na­za pa­ra la ma­yo­ría blan­ca. Blum se­ña­la las po­lí­ti­cas an­ti­se­mi­tas de los años 30, cuan­do Har­vard bus­có li­mi­tar el por­cen­ta­je de es­tu­dian­tes ju­díos den­tro de la uni­ver­si­dad.

Él y otros crí­ti­cos ar­gu­men­tan que exis­te un fuer­te ses­go en con­tra de los can­di­da­tos de ori­gen asiá­ti­co, que a su vez se ba­sa en es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos y re­duc­cio­nis­tas. Co­mo gru­po, “los asiá­ti­cos” son vis­tos co­mo “po­co ori­gi­na­les”, ex­ce­si­va­men­te es­tu­dio­sos, y “sin co­ra­zón”, ar­gu­men­tó Jean­nie Suk Ger­son, una egre­sa­da de Har­vard, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en 2017 en la re­vis­ta New Yor­ker. Ger­son, quien es de ori­gen co­rea­na, es la pri­me­ra— y úni­ca— pro­fe­so­ra asiá­ti­ca- ame­ri­ca­na de ha­ber si­do con­tra­ta­da por la Es­cue­la de De­re­cho de Har­vard.

En­fo­que ho­lis­ta

En 2018, Har­vard acep­tó a ape­nas 4.6 por cien­to de los ca­si 43 mil can­di­da­tos pa­ra nue­vo in­gre­so a la li­cen­cia­tu­ra. Un 22 por cien­to de ellos fue asiá­ti­co- ame­ri­cano, un por­cen­ta­je muy por en­ci­ma

Blum se­ña­la las po­lí­ti­cas an­ti­se­mi­tas de los años 30, cuan­do Har­vard bus­có li­mi­tar el por­cen­ta­je de es­tu­dian­tes ju­díos den­tro de la uni­ver­si­dad”

de la pro­por­ción de es­te gru­po den­tro de la po­bla­ción, que fue de 5.6 por cien­to En contraste, 15 por cien­to de los alum­nos acep­ta­dos fue ne­gro y 11 por cien­to his­pano, gru­pos que re­pre­sen­tan 12 y 17 por cien­to de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se, res­pec­ti­va­men­te. No obs­tan­te, un es­tu­dio in­terno rea­li­za­do por la uni­ver­si­dad en 2013 con­clu­yó que, si no se to­ma­ra en cuen­ta la ra­za de los so­li­ci­tan­tes, la pro­por­ción de es­tu­dian­tes asiá­ti­cos se du­pli­ca­ría. Mien­tras tan­to, la pro­por­ción de ne­gros e his­pa­nos ba­ja­ría sus­tan­cial­men­te.

A pe­sar de esos ha­llaz­gos, Har­vard de­fien­de su pro­ce­so de ad­mi­sión “ho­lis­ta”, que to­ma en cuen­ta fac­to­res co­mo la his­to­ria fa­mi­liar, las ac­ti­vi­da­des ex­tra cu­rri­cu­la­res, los en­sa­yos per­so­na­les, y la ra­za, ade­más del desem­pe­ño es­co­lar. In­sis­te en que ta­les fac­to­res son esen­cia­les pa­ra es­co­ger en­tre de­ce­nas de mi­les de can­di­da­tos al­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos. En 2017, más de 8 mil can­di­da­tos te­nían pro­me­dios es­co­la­res per­fec­tos y 2,700 ob­tu­vie­ron el 100 por cien­to de acier­tos en el Exa­men de Ap­ti­tu­des Es­tan­da­ri­za­dos ( SAT, por sus si­glas en in­glés), se­gún The Ch­ro­ni­cle of Hig­her Edu­ca­tion.

Por su par­te, la rec­to­ra Drew Gil­pin Faust pro­me­tió “de­fen­der vi­go­ro­sa­men­te” la po­lí­ti­ca de ad­mi­sio­nes de la ins­ti­tu­ción, en una car­ta di­ri­gi­da a la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria el 15 de ju­nio. “En las pró­xi­mas se­ma­nas y me­ses, una de­man­da le­gal que bus­ca com­pro­me­ter la ha­bi­li­dad de Har­vard de com­po­ner un alum­na­do di­ver­so avan­za­rá en los tri­bu­na­les y en los me­dios”, es­cri­bió Faust, quien es la pri­me­ra rec­to­ra en los ca­si 400 años de his­to­ria de la ins­ti­tu­ción. “Es­tas afir­ma­cio­nes se sus­ten­ta­rán en datos en­ga­ño­sos sa­ca­dos de con­tex­to […] Su in­ten­ción es cues­tio­nar la in­te­gri­dad del pro­ce­so de ad­mi­sio­nes y avan­zar una agen­da di­vi­si­va”.

No es la pri­me­ra vez que Har­vard ha si­do acu­sa­da de dis­cri­mi­nar con­tra asiá­ti­co- americanos. En 1988, la Ofi­ci­na de De­re­chos Hu­ma­nos del De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción em­pren­dió una in­ves­ti­ga­ción de dos años, pa­ra de­ter­mi­nar si la uni­ver­si­dad uti­li­za­ba cuo­tas ile­ga­les en con­tra de ese gru­po. La in­ves­ti­ga­ción con­clu­yó a fa­vor de Har­vard.

No só­lo es­tá en jue­go la au­to­no­mía de la uni­ver­si­dad más an­ti­gua y pres­ti­gia­da del país. El re­sul­ta­do del plei­to tam­bién ten­drá fuer­tes re­per­cu­sio­nes pa­ra el de­ba­te so­bre las po­lí­ti­cas de ac­ción afir­ma­ti­va a fa­vor de mi­no­rías ra­cia­les ( so­bre to­do ne­gros e his­pa­nos).

Har­vard fue pio­ne­ra en adop­tar las po­lí­ti­cas com­pen­sa­to­rias en los años 70, ba­jo el li­de­raz­go de De­rek Bok. El ex rec­tor des­pués es­cri­bi­ría uno de los tex­tos se­mi­na­les so­bre las po­lí­ti­cas, jun­to con su con­tra­par­te de Prin­ce­ton, William G. Bo­wen ( The Sha­pe of the Ri­ver, 1998). La uni­ver­si­dad tam­bién in­ter­vino a fa­vor de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en un ca­so cla­ve an­te la Su­pre­ma Cor­te en 1978. En Re­gen­tes de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia vs. Bak­ke, la cor­te afir­mó la le­ga­li­dad de las po­lí­ti­cas de ac­ción afir­ma­ti­va con ba­se en la ra­za, pe­ro prohi­bió el uso de cu­pos re­ser­va­dos ( quo­tas en in­glés) pa­ra fa­vo­re­cer cier­tos gru­pos ra­cia­les. En su de­ci­sión, los jue­ces ci­ta­ron al pro­gra­ma de Har­vard co­mo un mo­de­lo a se­guir.

Sin em­bar­go, em­pe­zan­do en los años 80, una se­rie de de­ci­sio­nes ju­di­cia­les y le­yes es­ta­ta­les han li­mi­ta­do la ca­pa­ci­dad de las ins­ti­tu­cio­nes de con­si­de­rar la ra­za de los can­di­da­tos en los pro­ce­sos de ad­mi­sión. Ac­tual­men­te, ocho es­ta­dos prohí­ben las me­di­das com­pen­sa­to­rias con ba­se en la ra­za en sus uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. El pri­me­ro de ellos fue Ca­li­for­nia, a tra­vés de una ley es­ta­tal en 1996.

Co­mo re­sul­ta­do, la pro­por­ción de es­tu­dian­tes his­pa­nos y ne­gros en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas en es­tos es­ta­dos ha caí­do mar­ca­da­men­te, se­gún una ma­yo­ría de es­tu­dios. En al­gu­nos ca­sos, sin em­bar­go, los es­ta­dos han re­cu­rri­do a “cuo­tas geo­grá­fi­cas” en un in­ten­to por ga­ran­ti­zar un mí­ni­mo de di­ver­si­dad ra­cial. Por ejem­plo, la Uni­ver­si­dad de Te­xas acep­ta el pri­mer 10 por cien­to de los egre­sa­dos de to­das las es­cue­las pú­bli­cas del es­ta­do, una po­lí­ti­ca que fa­vo­re­ce a es­tu­dian­tes de con­da­dos po­bres y de ma­yo­ría la­ti­na.

La bre­cha ra­cial cre­ce

En ge­ne­ral, sin em­bar­go, va­rias dé­ca­das de po­lí­ti­cas de ac­ción afir­ma­ti­va no han lo­gra­do am­pliar el ac­ce­so pa­ra mi­no­rías des­fa­vo­re­ci­das en la edu­ca­ción su­pe­rior del país. De he­cho, la bre­cha ra­cial va en au­men­to, se­gún un nue­vo es­tu­dio de la or­ga­ni­za­ción pro­gre­sis­ta Edu­ca­tion Trust ( The State of Hig­her Edu­ca­tion Equity, 2018). En 2016, só­lo 22 por cien­to de los adul­tos la­ti­nos y 31 por cien­to de los ne­gros con­ta­ban con al­gún ti­po de tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio ( de ni­vel téc­ni­co o li­cen­cia­tu­ra), com­pa­ra­do con 47 por cien­to de la po­bla­ción blan­ca. Y las diferencias son aún más mar­ca­das pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes, se­gún el es­tu­dio. A su vez, la ven­ta­ja que lle­va la po­bla­ción blan­ca es ma­yor a ni­vel pos­gra­do: 13.4 por cien­to de los blancos con­ta­ba con tí­tu­los de maes­tría o doc­to­ra­do, con­tra 7.8 por cien­to de los ne­gros y 5 por cien­to de los his­pa­nos.

A pe­sar de tal evi­den­cia, exis­ten fuer­tes de­ba­tes so­bre el pa­pel del go­bierno y las ins­ti­tu­cio­nes en bus­car una ma­yor equi­dad ra­cial en el país. Pa­ra crí­ti­cos co­mo Blum, cual­quier con­si­de­ra­ción de la ra­za en los pro­ce­sos de ad­mi­sión es igual a ra­cis­mo.

El ac­ti­vis­ta con­ser­va­dor ha es­ta­do en la van­guar­dia de la lu­cha con­tra las po­lí­ti­cas de ac­ción afir­ma­ti­va. En los úl­ti­mos años, ha par­ti­ci­pa­do en jui­cios con­tra las uni­ver­si­da­des de Prin­ce­ton y Ca­ro­li­na del Sur, en don­de tam­bién ale­gó dis­cri­mi­na­ción en con­tra de es­tu­dian­tes de ori­gen asiá­ti­co. Y en 2013, pre­sen­tó una de­man­da en con­tra de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, por su­pues­ta­men­te dis­cri­mi­nar con­tra una so­li­ci­tan­te blan­ca. El ca­so lle­gó a la Su­pre­ma Cor­te en 2016, cuan­do los jue­ces, con un vo­to de 4 a 3, de­fen­die­ron la con­si­de­ra­ción de la ra­za co­mo es­tra­te­gia pa­ra ase­gu­rar la di­ver­si­dad. Sin em­bar­go, la cor­te es­pe­ci­fi­có que ta­les po­lí­ti­cas de­be­rían ser su­je­tas a “es­cru­ti­nio es­tric­to” pa­ra no caer en dis­cri­mi­na­ción ra­cial.

Pa­ra Blum, el pro­gra­ma de Har­vard no so­bre­vi­vi­ría tal es­cru­ti­nio. Al con­tra­rio, ar­gu­men­ta que la uni­ver­si­dad, por su pro­pia ad­mi­sión, ha li­mi­ta­do ar­ti­fi­cial­men­te la pro­por­ción de es­tu­dian­tes asiá­ti­co- americanos.

El re­sul­ta­do de la de­man­da con­tra Har­vard ten­drá im­por­tan­tes im­pli­ca­cio­nes, y no so­lo pa­ra las uni­ver­si­da­des.

Un ca­so que po­dría ver­se im­pac­ta­do es el de los ba­chi­lle­ra­tos pú­bli­cos de la Ciu­dad de Nue­va York. En ju­nio, el alcalde Bill de Bla­sio anun­ció que im­ple­men­ta­ría cu­pos re­ser­va­dos pa­ra mi­no­rías des­fa­vo­re­ci­dos en el sis­te­ma de ba­chi­lle­ra­tos “es­pe­cia­les”, que abar­ca a ocho ins­ti­tu­cio­nes en don­de el in­gre­so es a tra­vés de un exa­men su­ma­men­te com­pe­ti­ti­vo. En­tre las es­cue­las afec­ta­das es­tán dos de las más com­pe­ti­das de la ciu­dad, Bronx Scien­ce y Stuy­ve­sant, que tie­nen al­tos por­cen­ta­jes de es­tu­dian­tes de ori­gen asiá­ti­co.

Y hay otra ra­zón por la cual el ca­so de Har­vard es­tá ba­jo la lu­pa: por el pres­ti­gio y vi­si­bi­li­dad de la ins­ti­tu­ción a ni­vel mun­dial. Es de­cir, por­que es Har­vard.

“Es­te ca­so es la pri­me­ra prue­ba real de una po­lí­ti­ca de ad­mi­sio­nes que to­me en cuen­ta la ra­za en una uni­ver­si­dad pri­va­da co­mo Har­vard”, di­jo Matt­hew Cre­gor, un miem­bro del equi­po le­gal de la uni­ver­si­dad, al pe­rió­di­co es­tu­dian­til Har­vard Crim­son. “Es­pe­ra­mos que es­te ca­so man­de un men­sa­je ro­tun­do de que […] nuestras uni­ver­si­da­des sí pue­den usar pro­gra­mas con con­si­de­ra­ción de ra­za pa­ra apo­yar a la di­ver­si­dad”.

JEFF SES­SIONS li­de­ra el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia fe­de­ral, or­ga­nis­mo que rea­li­za una in­ves­ti­ga­ción ha­cia Har­vard

La ca­sa de es­tu­dios, por su pro­pia ad­mi­sión, ha li­mi­ta­do ar­ti­fi cial­men­te la pro­por­ción de asiá­ti­co- americanos; sus po­lí­ti­cas no re­sis­ti­rían un es­cru­ti­nio es­tric­to.

La SSFA en­tre­gó una se­rie de do­cu­men­tos pre­via­men­te cla­si­fi­ca­dos.

El re­sul­ta­do de la de­man­da ten­drá fuer­tes re­per­cu­sio­nes pa­ra el de­ba­te so­bre las po­lí­ti­cas de ac­ción afir­ma­ti­va a fa­vor de mi­no­rías ra­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.