Edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra el pró­xi­mo go­bierno

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Hum­ber­to Mu­ñoz Gar­cía UNAM. Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, IIS. Pro­fe­sor de la FCPS. re­ci­llas@ unam. mx

1. La uni­ver­si­dad en Mé­xi­co tie­ne ca­si cin­co si­glos de ha­ber si­do fun­da­da. En el Si­glo pa­sa­do, el Es­ta­do fue crean­do un sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior en el que la uni­ver­si­dad pú­bli­ca tu­vo la ca­pa­ci­dad de man­te­ner­se adop­tan­do in­no­va­cio­nes en su or­ga­ni­za­ción, ajus­tán­do­se a los tiem­pos del país, Co­mo par­te de di­cho sis­te­ma ca­da una de nues­tras uni­ver­si­da­des tie­ne una his­to­ria que contar.

El au­ge de la cien­cia, las hu­ma­ni­da­des y el desa­rro­llo de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción han tenido mu­cho que ver con sus trans­for­ma­cio­nes, ta­ma­ño e im­por­tan­cia pa­ra el desa­rro­llo de la na­ción. Y en pleno Si­glo XXI, las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas jugarán un pa­pel no­ta­ble des­de tres pers­pec­ti­vas: la pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to, que au­xi­lia­rá a plan­tear so­lu­cio­nes a los gran­des pro­ble­mas na­cio­na­les, la crea­ción de cul­tu­ra cien­tí­fi­ca, ar­tís­ti­ca y ciu­da­da­na y, fi­nal­men­te, la for­ma­ción de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de cien­tí­fi­cos y cua­dros pro­fe­sio­na­les pa­ra ha­cer y di­ri­gir las ta­reas per­ti­nen­tes a las ne­ce­si­da­des so­cia­les no re­suel­tas.

En su­ma, y es­to lo he­mos di­cho des­de ha­ce años, en­tra­mos a un pe­río­do en el que la uni­ver­si­dad ten­drá que ir a la so­cie­dad y la so­cie­dad a la uni­ver­si­dad. La uni­ver­si­dad re­que­ri­rá te­ner pre­sen­cia en la es­fe­ra pú­bli­ca co­mo agen­te con­vo­can­te de los ac­to­res que reali­cen pro­yec­tos de cam­bio y co­mo ins­tan­cia con­vo­ca­da por di­chos ac­to­res pa­ra con­tri­buir al cam­bio de la so­cie­dad.

Es­to úl­ti­mo, me pa­re­ce, es una te­sis ge­ne­ral que ha que­da­do ex­pues­ta en las gran­des reunio­nes de rec­to­res te­ni­das re­cien­te­men­te, en Ciu­dad de Mé­xi­co, or­ga­ni­za­da por la UDUAL, en Sa­la­man­ca, con mo­ti­vo de los 800 años de vi­da de la Uni­ver­si­dad y en Cór­do­ba, Ar­gen­ti­na, don­de se aca­ba de lle­var a ca­bo la Con­fe­ren­cia Re­gio­nal de Edu­ca­ción Su­pe­rior. Evi­den­te­men­te, a los uni­ver­si­ta­rios nos to­ca­rá cam­biar la ca­sa, sin mal­tra­tar el mo­bi­lia­rio que sa­le o el que en­tra. En es­to va­mos a es­tar en los pró­xi­mos años.

2. Hay una su­ge­ren­cia que se ha he­cho, tam­bién des­de ha­ce tiem­po. En un con­tex­to de de­cai­mien­to mo­ral, co­mo pa­sa en Mé­xi­co, es de la ma­yor prio­ri­dad que los es­tu­dian­tes, des­de el ba­chi­lle­ra­to, y lue­go en la li­cen­cia­tu­ra, re­ci­ban co­no­ci­mien­tos de las hu­ma­ni­da­des y las cien­cias so­cia­les, pa­ra que ca­da quien ten­ga la po­si­bi­li­dad de contar con ca­pa­ci­da­des pa­ra cons­truir su vi­da. La en­se­ñan­za de las hu­ma­ni­da­des no so­lo ayu­da a ele­gir ca­rre­ra, sino que al con­cluir la li­cen­cia­tu­ra los egre­sa­dos ten­gan ca­pi­tal cul­tu­ral pa­ra en­trar al ám­bi­to la­bo­ral.

A los pa­dres de los es­tu­dian­tes les preo­cu­pa que al sa­lir de la uni­ver­si­dad sus hi­jos en­cuen­tren tra­ba­jo. Sí ya tie­nen al­gu­na ex­pe­rien­cia, co­ne­xio­nes y cul­tu­ra van a po­der ha­cer­lo de una me­jor ma­ne­ra, siem­pre que el mer­ca­do la­bo­ral ten­ga una ma­yor di­ná­mi­ca.

3. ¿ Se arre­gla­rá el pro­ble­ma fi­nan­cie­ro de una de­ce­na de uni­ver­si­da­des pú­bli­cas que en­tra­ron en quie­bra téc­ni­ca? Dos cues­tio­nes tie­nen que ser re­suel­tas: que el fi­nan­cia­mien­to sea su­fi­cien­te y opor­tuno, y que el pro­ble­ma de las ju­bi­la­cio­nes re­tra­sa­das ten­ga una sa­li­da. Amén de que, in­ter­na­men­te, los go­bier­nos uni­ver­si­ta­rios sus­pen­dan una se­rie de pri­vi­le­gios de los que go­za una par­te de la bu­ro­cra­cia, y que se ha­ga un uso más ade­cua­do de los re­cur­sos pú­bli­cos.

El pro­ble­ma de los re­cur­sos es fun­da­men­tal por­que tie­ne que ver con sec­to­res del go­bierno que in­clu­yen a la Se­cre­ta­ria de Ha­cien­da. Pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro es­ta Se­cre­ta­ria de­fi ne mu­chas po­lí­ti­cas de las uni­ver­si­da­des, con su es­ti­lo pro­pio, que nor­mal­men­te ha­ce más di­fí­cil la tra­mi­to­lo­gía uni­ver­si­ta­ria. Se­ría muy importante que el nue­vo go­bierno re­ci­ba a las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior con fi nan­zas más sa­nas y que ga­ran­ti­ce la ple­na au­to­no­mía.

4. Asi­mis­mo, co­mo se en­fa­ti­zó en Cór­do­ba ha­ce unas se­ma­nas, se re­quie­re res­tar im­por­tan­cia a la idea de que el co­no­ci­mien­to só­lo tie­ne sen­ti­do por su re­la­ción con el mer­ca­do. El be­ne­fi cio de la edu­ca­ción no se al­can­za ex­clu­si­va­men­te de es­ta ma­ne­ra, co­mo to­do mun­do sa­be. Pe­ro hay que re­cal­car­lo.

Se­rá importante que el nue­vo go­bierno fe­de­ral gane le­gi­ti­mi­dad con­si­de­ran­do que la edu­ca­ción su­pe­rior no es un gas­to, cuan­do en reali­dad es una de las me­jo­res in­ver­sio­nes que pue­de ha­cer un país co­mo el nues­tro en es­te mo­men­to. Un pun­to se­rá el lo­gro de ma­yo­res gra­dos de equi­dad. Los jó­ve­nes lo ne­ce­si­tan y lo van a agra­de­cer, jun­to con la am­plia­ción de la co­ber­tu­ra y la inau­gu­ra­ción de las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes que ha­gan fal­ta. Así co­mo, dar con­di­cio­nes a las nue­vas ins­ti­tu­cio­nes pa­ra que pue­dan rea­li­zar bien sus ta­reas, ga­nar pres­ti­gio, ca­na­li­zar de­man­da, y eva­luar­las con in­di­ca­do­res de desa­rro­llo que es­tén aso­cia­dos a la ló­gi­ca edu­ca­ti­va.

5. Ya que los fun­cio­na­rios del pró­xi­mo go­bierno es­tán preo­cu­pa­dos con la eva­lua­ción del desem­pe­ño, bien ha­rían en re­vi­sar los aná­li­sis he­chos en la aca­de­mia, por­que hay con­sen­so en sus efec­tos ne­ga­ti­vos. El juicio ba­sa­do en re­sul­ta­dos nu­mé­ri­cos no se aso­cia ne­ce­sa­ria­men­te con la ori­gi­na­li­dad, la crea­ti­vi­dad y el im­pac­to in­te­lec­tual y so­cial de los pro­duc­tos cien­tí­fi cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.