EL MUN­DO DE AYER

En una era au­to­ri­ta­ria, los es­tu­dian­tes de­to­na­rían una co­rrien­te que cam­bia­ría el sis­te­ma po­lí­ti­co del país

Milenio - Campus - - DOSSIER - CAR­LOS RE­YES

El 26 de ju­lio de 1968 es­ta­lló en Mé­xi­co el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, cu­yos efec­tos im­pac­ta­ron al sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano. Eran po­cos los que es­pe­ra­ban que ocu­rrie­ra. Pe­ro si al­guien quie­re bus­car un co­re­la­to con las elec­cio­nes de ese año y el le­van­ta­mien­to del car­de­nis­mo, así co­mo la al­ter­nan­cia del Po­der Eje­cu­ti­vo en el año 2000 y lo que hoy mis­mo es­ta­mos vi­vien­do, lo po­drá en­con­trar en las pie­dras mi­lia­res del mo­vi­mien­to de 1968.

Aquí, una pri­me­ra en­tre­ga de la gé­ne­sis de la ac­tual de­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

En ju­lio de 1968, ha­ce cin­cuen­ta años, Mé­xi­co vi­vía el mi­la­gro eco­nó­mi­co y se pre­pa­ra­ba la dé­ci­mo­no­ve­na Olim­pia­daen la que se con­gre­ga­rían de­por­tis­tas de to­do el mun­do.

En­ton­ces, el país es­ta­ba ci­men­ta­do en un sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta sin con­tra­pe­sos, sin es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca abier­tos a la plu­ra­li­dad o al di­sen­ti­mien­to.

Un es­que­ma cen­tra­do en un sis­te­ma po­lí­ti­co en el que la opo­si­ción era ca­si inexis­ten­te y las ex­pre­sio­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes so­cia­les no es­ta­ban den­tro de lo pro­gra­ma­do.

El Es­ta­do era el eje rec­tor de la eco­no­mía na­cio­nal y cual­quier vi­sión con­tra­ria era vis­ta co­mo una afren­ta. Se tra­ta­ba, en lo po­lí­ti­co y lo so­cial, de un sis­te­ma au­to­ri­ta­rio que no con­ta­ba con con­tra­pe­sos su­fi­cien­tes.

En ese con­tex­to, era di­fí­cil que el re­gi­men ad­mi­tie­ra una mo­vi­li­za­ción es­tu­dian­til, que es­ta­ba en mar­cha des­de años atrás, en importantes ca­sas de es­tu­dio del país. La UNAM, el IPN, la Uni­ver­si­dad Mi­choa­ca­na de San Ni­co­lás de Hidalgo, la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa, la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Pue­bla, la Uni­ver­si­dad de Cha­pin­go, en­tre otras, ha­bían si­do sa­cu­di­das por lu­chas es­tu­dian­ti­les cu­ya orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca y po­lí­ti­ca pro­ve­nía de pe­que­ños, pe­ro ac­ti­vos, gru­pos de la iz­quier­da, des­ta­ca­da­men­te, de la ju­ven­tud co­mu­nis­ta.

El lla­ma­do ma­yo fran­cés, con sus pro­tes­tas y re­vuel­tas es­tu­dian­ti­les in­flu­yó en aque­llos jó­ve­nes me­xi­ca­nos que vie­ron en la pro­tes­ta de sus coe­tá­neos fran­ce­ses el ejem­plo de lo que podía ser un mo­men­to opor­tuno pa­ra pug­nar por cam­bios drás­ti­cos y ra­di­ca­les.

El mo­vi­mien­to es­tu­dian­til se ex­pan­dió en va­rias par­tes del mun­do. Los es­tu­dian­tes to­ma­ron la ba­tu­ta y fue­ron el de­to­nan­te de to­da una co­rrien­te que pu­so en ja­que a los sis­te­mas políticos.

Es un año que coin­ci­de con la es­ca­la­da de la Guerra de Viet­nam y las pro­tes­tas ma­si­vas con­tra es­ta guerra en Es­ta­dos Uni­dos y surge el mo­vi­mien­to hip­pie ba­jo la con­sig­na del amor y la paz.

En tan­to, los Beatles pro­pa­ga­ban un es­ti­lo de música, ac­ti­tud y apa­rien- cia que mu­chos vie­ron tam­bién co­mo una rup­tu­ra an­te to­do lo es­ta­ble­ci­do, mien­tras que en otras la­ti­tu­des se po­pu­la­ri­za­ba la can­ción de pro­tes­ta en vo­ces co­mo Ós­car Chá­vez, Mar­ga­ri­ta Bau­che y des­de el sur del con­ti­nen­te, can­tau­to­res co­mo Vio­le­ta Pa­rra y Da­niel Vi­gliet­ti.

Co­mo re­cuer­da Gil­ber­to Gue­va­ra Nie­bla, uno de los lí­de­res his­tó­ri­cos del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, por aque­llos años ya cir­cu­la­ba Cien Años de Soledad, de Gabriel Gar­cía Már­quez, pe­ro se leía mu­cho a au­to­res co­mo Al­bert Ca­mus, Jean Paul Sar­tre, Her­mann Hes­se, Cur­zio Mal­par­te, y al­gu­nos me­xi­ca­nos cé­le­bres co­mo Oc­ta­vio Paz y Car­los Fuen­tes.

En 1968 es­ta­ba en su mo­men­to la lla­ma­da “li­te­ra­tu­ra de la on­da” en la cual so­bre­sa­lía Jo­sé Agus­tín.

“Aun­que, pa­ra ser ob­je­ti­vos, debo de­cir que los es­tu­dian­tes de 1968, co­mo los de aho­ra, no eran gran­des lec­to­res. Lo que, en cam­bio se­du­cía y arras­tra­ba a esos jó­ve­nes eran los de­por­tes”, re­me­mo­ra.

En 1968 el fut­bol ame­ri­cano es­ta­ba en­tre los de­por­tes pre­fe­ri­dos, los clá­si­cos Po­li- UNAM aba­rro­ta­ban el es­ta­dio uni­ver­si­ta­rio y sus­ci­ta­ban en­tu­sias­mos per­du­ra­bles, sin em­bar­go, el soc­cer no se que­da­ba atrás: en reali­dad, la te­le­vi­sión lo con­vir­tió en el de­por­te na­cio­nal.

En el te­rreno eco­nó­mi­co, Mé­xi­co vi­vi­ría en 1968, el clí­max de su pe­río­do de ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do, el lla­ma­do desa­rro­llo es­ta­bi­li­za­dor, ca­rac­te­ri­za­do por un cre­ci­mien­to pro­me­dio anual de seis por cien­to y una mar­ca­da es­ta­bi­li­dad de pre­cios, si­mi­lar a la de Es­ta­dos Uni­dos en ese mo­men­to.

A pe­sar de contar con es­ta­bi­li­dad de pre­cios, un au­men­to sos­te­ni­do de los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res, el aba­ti­mien­to efi­caz del anal­fa­be­tis­mo, una en­san­cha­da cla­se me­dia y una sor­pren­den­te dis­mi­nu­ción de la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, las oportunidades de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca pa­ra los jó­ve­nes de cla­se me­dia edu­ca­dos, eran es­ca­sas debido a la fal­ta de di­na­mis­mo del sis­te­ma po­lí­ti­co com­pa­ra­do con el eco­nó­mi­co.

Ahí, en esa pa­ra­do­ja, el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til del 68 vino a rom­per con ese es­que­ma y de­jó abier­ta la po­si­bi­li­dad pa­ra cons­truir ma­yo­res oportunidades de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y de­mo­cra­cia.

Co­mo lo re­cuer­da el pro­pio Gue­va­ra Nie­bla, hu­bo au­to­ri­ta­ris­mo en otros cam­pos: el go­bierno prohi­bió Los hi­jos de Sán­chez, li­bro es­cri­to por un an­tro­pó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se que des­cri­bía la vi­da de las ve­cin­da­des po­bres de la ciu­dad de Mé­xi­co.

“La cen­su­ra — y mu­cho la au­to­cen­su­ra— ac­tua­ba en to­dos los medios de co­mu­ni­ca­ción. Es­ta­ba prohi­bi­do

Fue un mo­men­to his­tó­ri­co en que la so­cie­dad me­xi­ca­na, im­pul­sa­da por sus jó­ve­nes, to­mó conciencia de la necesidad de cam­biar”

ha­blar mal del ré­gi­men, cri­ti­car al Pre­si­den­te, elo­giar a los crí­ti­cos del go­bierno, opi­nar ne­ga­ti­va­men­te de las fuer­zas ar­ma­das ( re­gla que to­da­vía hoy se man­tie­ne) y, des­de lue­go, po­ner en du­da que en el país exis­tía una au­tén­ti­ca de­mo­cra­cia”, apun­ta.

Una opor­tu­ni­dad cla­ve

De acuer­do con Jor­ge Vol­pi, es­cri­tor y Coor­di­na­dor de Di­fu­sión Cul­tu­ral de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co ( UNAM), la me­mo­ria en torno al mo­vi­mien­to del 68 de­be man­te­ner­se vi­va, así co­mo de quie­nes par­ti­ci­pa­ron en es­ta etapa de la his­to­ria del país.

“Man­te­ner vi­vo ese mis­mo es­pí­ri­tu con­tes­ta­ta­rio, an­ti­au­to­ri­ta­rio, de­mo­cra­ti­za­dor, crí­ti­co y, so­bre to­do, man­te­ner­lo vi­vo en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”, co­men­ta.

Y es que, ex­pli­ca, ha­ce 50 años el au­to­ri­ta­ris­mo era la mar­ca na­tu­ral no só­lo en Mé­xi­co sino en la ma­yor par­te del mun­do, por lo que el re­cla­mo de los jó­ve­nes era equi­va­len­te a la ce­rra­zón del sis­te­ma po­lí­ti­co.

“Des­de en­ton­ces lo que ha ha­bi­do han si­do lu­chas cons­tan­tes pa­ra tratar de ir eli­mi­nan­do po­co a po­co ese au­to­ri­ta­ris­mo. Que­dan mu­chos re­za­gos pen­dien­tes, se­gui­mos vi­vien­do en un Mé­xi­co lleno de de­sigual­dad, de injusticia, de co­rrup­ción, de vio­len­cia”, con­si­de­ra el es­cri­tor.

En ese sen­ti­do, Ro­dri­go Díaz Cruz rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na ( UAM) Uni­dad Iz­ta­pa­la­pa, es­ta ca­sa de es­tu­dios es re­sul­ta­do par­cial de aque­lla grie­ta del 68 que de­ri­vó en un mo­vi­mien­to por la de­mo­cra­ti­za­ción del país que aún no cul­mi­na.

“Por eso ha­ce­mos aquí me­mo­ria y ac­tua­li­dad de 1968, 50 años des­pués, en una cir­cuns­tan­cia en la que la vio­len­cia la­ce­ra a Mé­xi­co, en la que se de­ba­te el fu­tu­ro de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y los jó­ve­nes ex­plo­ran nue­vas for­mas de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca”, plan­tea el rec­tor.

Pa­ra En­ri­que Graue Wie­chers, rec­tor de la UNAM, la edu­ca­ción su­pe­rior mis­ma no pue­de en­ten­der­se sin el pun­to de in­fle­xión que re­pre­sen­tó pa­ra Mé­xi­co el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de ha­ce 50 años.

Y co­mo en aque­llos tiem­pos, ar­gu­men­ta, es mo­men­to de lu­char por los es­pa­cios, por la au­to­no­mía y la dig­ni­dad de las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias.

“Las víc­ti­mas del ’ 68 im­pri­mie­ron una hue­lla que ha tras­cen­di­do la me­mo­ria a lo lar­go de cin­co dé­ca­das. Fue un mo­men­to his­tó­ri­co en que la so­cie­dad me­xi­ca­na, im­pul­sa­da por sus jó­ve­nes, to­mó conciencia de la necesidad de cam­biar”, co­men­ta el rec­tor de la UNAM.

Y a 50 años de dis­tan­cia, di­ce, las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior de­ben asu­mir y to­mar la he­ren­cia de li­ber­tad, plu­ra­li­dad, conciencia crí­ti­ca y to­le­ran­cia que se lo­gra­ron en aque­llos movimientos.

Aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca

De acuer­do con Luis Raúl Gon­zá­lez Pé­rez, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos ( CNDH), re­va­lo­rar y re­cor­dar el mo­vi­mien­to de 1968 y to­do lo que ocu­rrió al­re­de­dor de él, en­tra­ña tam­bién re­co­no­cer y aten­der las de­bi­li­da­des que si­gue te­nien­do el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co del país.

Y es que, se­ña­la, si bien al­gu­nos sec­to­res de la po­bla­ción re­nie­gan y po­nen en en­tre­di­cho los al­can­ces que ha tenido el ac­tual sis­te­ma de­mo­crá­ti­co del país, tam­po­co tie­nen el pun­to de re­fe­ren­cia ne­ce­sa­rio pa­ra dar­se cuenta que hay mar­ca­das di­fe­ren­cias con lo que se vi­vía ha­ce 50 años.

“La de­mo­cra­cia y la vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos no es­tán ga­ran­ti­za­dos: la ame­na­za, la desa­zón, la apa­tía, el cre­cien­te es­cep­ti­cis­mo de una po­bla­ción que se de­ses­pe­ra an­te los re­sul­ta­dos, a ve­ces ma­gros del ré­gi­men de­mo­crá­ti­co y que no co­no­ció, o ya no re­cuer­da, el Mé­xi­co de li­ber­ta­des res­trin­gi­das que en­fren­ta­ron los jó­ve­nes del 68”.

Gon­zá­lez Pé­rez sos­tie­ne que re­cor­dar el mo­vi­mien­to del 68 y el con­tex­to po­lí­ti­co y so­cial que lo ge­ne­ró ayu­da a pre­ser­var la me­mo­ria de uno de los mo­men­tos fun­da­cio­na­les del Mé­xi­co de­mo­crá­ti­co y de de­re­chos que se bus­ca con­so­li­dar y de­fen­der.

“Es­to, an­te los em­ba­tes au­to­ri­ta­rios que pre­ten­den des­co­no­cer y me­nos­ca­bar la dig­ni­dad de las per­so­nas; hay que re­co­no­cer la tras­cen­den­cia y re­per­cu­sio­nes de ese mo­vi­mien­to en la trans­for­ma- ción y crea­ción del Mé­xi­co en el que vi­vi­mos”, se­ña­la.

Pe­ro so­bre to­do, co­men­ta, se de­be re­fle­xio­nar so­bre las lec­cio­nes que de­ja­ron aque­llos años pa­ra en­ten­der y dar res­pues­ta a los re­tos y desafíos que se en­fren­tan en la ac­tua­li­dad.

Al res­pec­to, aun­que exis­ten tes­ti­mo­nios y es­tu­dios aca­dé­mi­cos en torno a los movimientos so­cia­les que tu­vie­ron lu­gar en 1968, aún hay pre­gun­tas pen­dien­tes que ata­ñen a sus ac­to­res y pro­ta­go­nis­tas.

Y es que, di­ce, el in­ves­ti­ga­dor Juan Car­los Ro­drí­guez Are­llano, no se han ago­ta­do las re­fle­xio­nes so­bre los su­ce­sos es­tu­dian­ti­les ocu­rri­dos ha­ce 50 años.

De­ta­lla que es­tos he­chos no res­pon­die­ron úni­ca­men­te a cues­tio­nes lo­ca­les, sino a una ló­gi­ca internacional, ya que el go­bierno te­nía una mi­sión que era irre­vo­ca­ble, de de­mos­trar le­gi­ti­mi­dad an­te la in­mi­nen­te ce­le­bra­ción de una jus­ta de­por­ti­va internacional.

Otro te­ma pen­dien­te es el pa­pel que ju­ga­ron las mu­je­res y la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca que tu­vie­ron en las asam­bleas y la to­ma de de­ci­sio­nes, ya que no se ha re­co­no­ci­do ni se ha di­men­sio­na­do su la­bor.

“El ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co de las mu­je­res va más allá de fi­gu­ras co­mo Ro­ber­ta “La Ti­ta” Aven­da­ño e Ig­na­cia Ro­drí­guez “La Na­cha”, pues­to que fue­ron mu­chas las que par­ti­ci­pa­ron en los mí­ti­nes y bri­ga­das es­tu­dian­ti­les”, re­cuer­da.

Aun­que se han da­do avan­ces con­si­de­ra­bles, Ro­drí­guez Are­llano con­si­de­ra que mu­chos de los tó­pi­cos del mo­vi­mien­to si­guen pen­dien­tes en la agen­da so­cial y po­lí­ti­ca.

“Aún so­mos tes­ti­gos de ac­tos re­pre­si­vos y de vio­len­cia con­tra los jó­ve­nes y los es­tu­dian­tes”, en­fa­ti­za.

Y aun­que el te­ma de 1968 se ha po­li­ti­za­do de­ma­sia­do, exis­ten ele­men­tos cua­li­ta­ti­vos re­le­van­tes que no han si­do es­tu­dia­dos a pro­fun­di­dad.

Uno de ellos, plan­tea, se re­fie­re a cier­tos ac­to­res y pro­ta­go­nis­tas del mo­vi­mien­to a quie­nes du­ran­te mu­cho tiem­po se les ha in­vi­si­bi­li­za­do por no per­te­ne­cer a las ins­ti­tu­cio­nes que pro­ta­go­ni­za­ron el mo­vi­mien­to.

“Es ne­ce­sa­rio pre­gun­tar­se qué hay de las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das que par­ti­ci­pa­ron en 1968, por qué no se ha es­tu­dia­do el ca­so de las uni­ver­si­da­des Ibe­roa­me­ri­ca­na y del Va­lle de Mé­xi­co, y por qué es­te mo­vi­mien­to se cen­tra en el IPN y en la UNAM so­la­men­te”, con­si­de­ra.

El es­pe­cia­lis­ta tam­bién plan­tea que de­be­mos pre­gun­tar­nos qué hay de es­tos otros pro­ta­go­nis­tas que que­da­ron en el ol­vi­do.

“Pe­ro tam­bién qué hay de los agre­so­res, de los cuer­pos po­li­cia­cos y del go­bierno, así co­mo de las mo­ti­va­cio­nes in­ter­nas y las cir­cuns­tan­cias que se ins­cri­ben al­re­de­dor del 2 de oc­tu­bre”, di­ce.

Por ello, es ne­ce­sa­rio pro­fun­di­zar en la his­to­ria y la me­mo­ria pa­ra sa­ber cuál fue el pa­pel de los sol­da­dos, de las di­rec­cio­nes Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad y de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas y So­cia­les, así co­mo del Ba­ta­llón Olim­pia, ya que el mo­vi­mien­to fue un mo­sai­co muy com­ple­jo.

“Es­te año se es­tán con­me­mo­ran­do 50 años y de­be­mos pre­gun­tar­nos si he­mos apren­di­do la lec­ción y ha­cia dón­de que­re­mos ir co­mo país, as­pi­ran­do a una so­cie­dad jus­ta le­jos del te­rri­ble fan­tas­ma de aque­lla fe­cha”, apun­ta.

Mien­tras el país se pre­pa­ra­ba pa­ra los jue­gos olím­pi­cos, en­tre los es­tu­dian­tes cre­cía una in­quie­tud por or­ga­ni­zar­se y cues­tio­nar los sis­te­mas políticos de la épo­ca.

El re­cla­mo de los jó­ve­nes era equi­va­len­te a la ce­rra­zón de las au­to­ri­da­des du­ran­te esos tiem­pos au­to­ri­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.