INGRESA AL CO­LE­GIO NA­CIO­NAL SOBRESALIENTE ASTROFÍSICA DE LA UNAM

Pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal

Milenio - Campus - - IMPULSO UAS -

Es­te­la Su­sa­na Li­zano So­be­rón, in­te­gran­te del Ins­ti­tu­to de Ra­dioas­tro­no­mía y Astrofísica ( IR­yA) de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co ( UNAM), con­si­de­ra­da una de las más so­bre­sa­lien­tes as­tro­fí­si­cas de Mé­xi­co, fue ele­gi­da co­mo nue­va in­te­gran­te de El Co­le­gio Na­cio­nal. Así, se su­ma al má­xi­mo de 40 per­so­na­li­da­des me­xi­ca­nas que pue­de agru­par la ins­ti­tu­ción.

La cien­tí­fi ca es­tu­dia la for­ma­ción de es­tre­llas en nues­tra ga­la­xia, y su tra­ba­jo es re­co­no­ci­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Ha he­cho apor­ta­cio­nes fun­da­men­ta­les al en­ten­di­mien­to con­tem­po­rá­neo del fe­nó­meno del na­ci­mien­to es­te­lar, tan­to des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co co­mo ob­ser­va­cio­nal.

Sus in­ves­ti­ga­cio­nes in­clu­yen mo­de­los teó­ri­cos de có­mo den­tro de gran­des nu­bes ga­lác­ti­cas de pol­vo y gas se for­man pe­que­ños nú­cleos den­sos, có­mo se con­den­san y co­lap­san por su pro­pia gra­ve­dad pa­ra for­mar en su cen­tro una es­tre­lla o gru­po de es­tre­llas.

De igual ma­ne­ra, se ha in­tere­sa­do en el es­tu­dio de los po­de­ro­sos vien­tos bi­po­la­res que se pro­du­cen en los so­les en for­ma­ción, mu­cho más po­ten­tes que los de nues­tro Sol, y que des­tru­yen la nu­be ma­ter­na.

Li­zano So­be­rón, la sex­ta mu­jer en per­te­ne­cer a esa agru­pa­ción, tam­bién tie­ne in­te­rés en la for­ma­ción de dis­cos de pol­vo y gas al­re­de­dor de las es­tre­llas, lla­ma­dos pro­to­pla­ne­ta­rios; se pro­du­cen por­que el ma­te­rial de la nu­be es­tá en ro­ta­ción. En ellos se ori­gi­nan los sis­te­mas pla­ne­ta­rios, co­mo nues­tro Sis­te­ma So­lar.

La ex­di­rec­to­ra del en­ton­ces Cen­tro de Ra­dioas­tro­no­mía y Astrofísica co­men­tó que in­ves­ti­ga có­mo evo­lu­cio­nan y cuá­les son las pro­pie­da­des de los dis­cos pro­to­pla­ne­ta­rios, có­mo se aglu­ti­nan pe­que­ñas par­tí­cu­las de pol­vo que dan ori­gen a los pla­ne­tas ro­co­sos co­mo la Tie­rra, y que tam­bién for­man los nú­cleos de pla­ne­tas ga­seo­sos co­mo los gi­gan­tes Jú­pi­ter, Urano y Nep­tuno. “To­do el tra­ba­jo teó­ri­co se com­pa­ra con ob­ser­va­cio­nes”.

En torno al na­ci­mien­to es­te­lar, ex­pu­so que aún fal­ta mu­cho por sa­ber. Por ejem­plo, no se en­tien­de bien el me­ca­nis­mo de la for­ma­ción de las es­tre­llas ma­si­vas. Se han en­con­tra­do dis­cos y vien­tos bi­po­la­res al­re­de­dor de al­gu­nas de ellas, así que exis­te la po­si­bi­li­dad de que ese pro­ce­so sea una ver­sión es­ca­la­da de las es­tre­llas de ba­ja ma­sa. Tam­bién pue­de ser que no ha­ya un úni­co pro­ce­so.

El des­cu­bri­mien­to de esos dis­cos es re­cien­te por­que es di­fí­cil ver­los. Las es­tre­llas de al­ta ma­sa son es­ca­sas, vi­ven po­co tiem­po y es­tán más le­jos que las es­tre­llas pe­que­ñas co­mo el Sol; ade­más, ca­lien­tan y io­ni­zan el gas a su al­re­de­dor, por lo que no es fá­cil en­con­trar­los. “Es un cam­po de in­ves­ti­ga­ción muy in­ten­so”, re­la­tó.

La cien­tí­fi ca ha he­cho apor­ta­cio­nes fun­da­men­ta­les al en­ten­di­mien­to con­tem­po­rá­neo del fe­nó­meno del na­ci­mien­to es­te­lar.

Su­sa­na Li­zano So­be­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.